Redes sociales y conducta ingestiva | 10 JUN 19

Influencers y marketing de alimentos no saludables

Influencia de las redes sociales en el consumo infantil de alimentos y snacks
Autor/a: Anna E. Coates, M. Phil, Charlotte A. Hardman y colaboradores Pediatrics. 2019;143(4):e20182554
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Introducción

La obesidad infantil es un problema de salud mundial. Los entornos de alimentos obesogénicos, en los cuales los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, alto contenido de sal y / o alto contenido de azúcar (HFSS) están cada vez más disponibles y ampliamente comercializados, son un impulsor predominante del aumento de peso de la población en el sistema alimentario.1–5

La Organización Mundial de la Salud ha pedido a los gobiernos que implementen políticas que promuevan la ingesta de alimentos saludables y reduzcan la ingesta de alimentos poco saludables por parte de niños y adolescentes.6

Los efectos perjudiciales del marketing de transmisión tradicional, 7–10 y la colocación de productos HFSS, 11–14 en el comportamiento alimentario de los niños están bien establecidos. Internet es ahora una plataforma importante para el mercadeo de alimentos, 15 y estudios recientes sugieren que el mercadeo digital puede tener efectos similares a los de la televisión.15–19

La investigación también ha demostrado un efecto "más allá de la marca" del marketing digital de alimentos, por lo que, independientemente de una señal de salud, la ingesta total de alimentos de los niños aumenta posteriormente. 20, 21

El consumo de medios digitales (contenido en línea) de los niños está creciendo rápidamente.19,22 Cuando están en línea, muchos niños usan los sitios de redes sociales;23–25 por ejemplo, el 50% de los niños de 8 a 11 años de edad reportan usar Instagram, y el 80% de los de 5 a 15 años usan YouTube.19

En las redes sociales, el marketing suele estar integrado en el atractivo y el contenido entretenido de los medios de comunicación, que alienta activamente a los niños a compartir estas experiencias con sus compañeros.26,27 

Las redes sociales también han creado una nueva forma de celebridad: los influencers (personas influyentes en línea) con una gran base de seguidores28 y cuyas opiniones pueden afectar las de sus suscriptores.

Las marcas buscan relaciones promocionales con influencers debido a su alcance y la confianza que los seguidores tienen en ellos.30

Los influencers a menudo se involucran en actividades de marketing de alimentos en las redes sociales al presentar marcas y a los productos en su contenido, y aún no está claro si esto afecta los comportamientos alimentarios en los jóvenes expuestos.

Los modelos psicológicos recientes sugieren que la reactividad a las señales de los alimentos está moderada por los factores del mensaje, incluido el nivel de integración de las señales de los alimentos.31

Debido a la naturaleza integrada de las señales de los alimentos en el contenido de los medios de comunicación influyentes, la conciencia de los niños sobre el marketing puede ser baja y los efectos potencialmente más potentes que para la televisión, en la que incluso los niños pequeños pueden discernir entre el marketing y el contenido.

Además, la teoría del aprendizaje social33 afirma que el gusto de los niños por un personaje aumenta la probabilidad de imitar la acción del personaje.

Por lo tanto, la exposición a un personaje de los medios de comunicación admirado, como un influencer, que sostiene un producto alimenticio puede fomentar estos comportamientos en los niños.34

Se ha demostrado que la exposición al respaldo tradicional de celebridades de los alimentos HFSS en anuncios de televisión aumenta la preferencia y el consumo de estos productos por parte de los niños, 35,36 con hallazgos menos sólidos observados para alimentos saludables.37–39

Los niños informan que ver a los influencers es más confiable que ver a las celebridades tradicionales, 40 posiblemente debido a un mayor sentimiento de familiaridad.41 Hasta la fecha, no se ha investigado el impacto del mercadeo influyente de alimentos en la conducta alimentaria de los niños.

El objetivo de los autores de este estudio fue examinar el impacto del marketing en las redes sociales de los snaks (bocadillos/ refrigerios) través de los perfiles de Instagram de los influencers, en la ingesta de bocadillos para niños de forma libre.

Se planteó la hipótesis de que:

  1. Los niños expuestos a la comercialización de los bocadillos en las redes sociales (saludables o no saludables) consumirían más bocadillos en comparación con los niños expuestos al marketing de un producto no alimentario.
     
  2. Los niños expuestos al marketing en las redes sociales de bocadillos poco saludables consumirían más bocadillos poco saludables en comparación con los niños expuestos a la comercialización de un producto no alimenticio
     
  3. Los niños expuestos a la comercialización en las redes sociales de meriendas saludables consumirían más bocadillos saludables en comparación con niños expuestos a la comercialización de un artículo no alimenticio.
Métodos

> Participantes

Se reclutó una muestra de conveniencia de 178 participantes de 9 a 11 años a través de escuelas en el Reino Unido.

A los participantes no se les ofreció ningún incentivo por participar. Este grupo de edad está activo en las redes sociales19 a pesar de los términos y condiciones de la plataforma que establecen la edad de participación a los 13 años.

El tamaño de muestra requerido (n = 150) se calculó sobre la base de un estudio similar con un tamaño de efecto medio del respaldo de celebridades en la ingesta de alimentos de los niños.35

El estudio actual fue aprobado por el Comité de Ética de la Investigación del Instituto de Psicología, Salud y Sociedad de la Universidad de Liverpool, y los datos se recopilaron entre enero de 2017 y julio de 2017. Padres y los niños fueron informados del estudio a través de la distribución escolar de las hojas de información del estudio, lo que obligó a los padres a devolver los formularios de consentimiento de aceptación y a los niños a asentir antes de participar.

Los padres proporcionaron información sobre la demografía de sus hijos, alergias a los alimentos y uso de los medios en el formulario de consentimiento.

Los niños con alergias alimentarias fueron excluidos de la participación. La cantidad de niños con alergias alimentarias y la cantidad de padres elegibles que no dieron su consentimiento no se registraron debido a las limitaciones de tiempo del investigador.

> Diseño del estudio

En un diseño entre sujetos, los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de las 3 condiciones de marketing de influencers: comercialización de alimentos saludables, comercialización de alimentos no saludables y comercialización no controlada (control). Dentro de cada condición, los perfiles de Instagram simulados de 2 influencers populares (1 hombre, 1 mujer) se vieron en una computadora portátil.

El contrapeso de los participantes a la condición, y el orden del influencer (hombre primero o mujer primero), se realizaron mediante randomizer.org. Aunque una condición de “solo señales de alimentos” comenzaría a desenredarse ya sea que los efectos en la ingesta de alimentos sean atribuibles a la aprobación de la señal de comida o solo a la misma señal de comida, esto no es representativo de cómo los influencers de los medios sociales comercializan los alimentos;; por lo tanto, esta condición no fue incluida en el estudio.

Materiales y medidas

>Simulacros de perfiles de Instagram

Se seleccionaron dos influencers las redes sociales: una blogger de video de YouTube (vlogger) de 26 años y un vlogger de YouTube de 23 años (los nombres no se proporcionan por razones de derechos de autor).

Ambos figuran entre los 10 bloggers más populares con niños en el Reino Unido42 con ∼12.1 millones y 4.1 millones de suscriptores en YouTube, respectivamente, en el momento de la prueba y un número equivalente de seguidores en Instagram.

La investigación sugiere que los consumidores responden de manera diferente a los patrocinadores de celebridades masculinas y femeninas, 43 y los niños fueron expuestos a perfiles de Instagram simulados para ambos influencers. Los perfiles consistían en el banner de Instagram y 6 imágenes (3 pruebas y 3 rellenos) del influencer sosteniendo un producto.

En las imágenes de prueba, los productos fueron snaks (poco saludables [Ej., Galletas de chocolate] o saludables [Ej., plátano]) o artículos no alimentarios de marca (control [Ej., Zapatillas de deporte]). Los snaks se usaron porque con frecuencia se comercializan entre los niños44 y son una fuente importante de calorías.45 En las imágenes de relleno, los productos eran no alimenticios sin marca.

Todas las imágenes se obtuvieron y editaron (para crear estímulos saludables) de los canales de YouTube de los influencers (Corel PaintShop Pro 9).

IMC

El IMC se calculó como el peso (kg) dividido por la altura (m).2 El peso fue medido al 0.1 kg más cercano con una balanza de pesaje calibrada (Seca 770); la altura se midió a los 0,5 cm más cercanos utilizando un estadiómetro (Medida de altura portátil Leicester).

Para clasificar niños con peso saludable, sobrepeso o obesidad se utilizaron criterios internacionalmente reconocidos para los niños en función de las puntuaciones de corte del IMC específicas por edad y sexo.46

Las puntuaciones del IMC z ajustadas por edad y sexo se calcularon utilizando el software AnthroPlus de la Organización Mundial de la Salud (who.int/growthref/tools/es).

Hambre

Las medidas subjetivas del hambre se obtuvieron utilizando escalas analógicas visuales de 100 mm (EAV). Esta medida siguió el formato de la pregunta, “¿Cuánta hambre sientes ahora?” Con los puntos de anclaje “nada hambriento” y “muy hambriento” a la izquierda y derecha de la línea, respectivamente. Las EAV son escalas de calificación válidas y confiables y de uso generalizado para medir las experiencias subjetivas de los niños relacionadas con la ingesta de alimentos.

Ingesta de calorías

Para medir la ingesta de calorías, se invitó a los niños a comer a voluntad de una pequeña selección de snaks. Los alimentos ofrecidos fueron bocadillos no saludables (caramelos de gelatina [343 kilocalorías (kcals) por 100 g] y botones de chocolate [510 kcals por 100 g]) y bocadillos saludables (bastones de zanahoria [42 kcals por 100 g] y uvas blancas sin semillas [66 kcals por 100 g]).

Estudios anteriores han utilizado con éxito alimentos similares para evaluar la ingesta después de la exposición a los anuncios20,21.

Cada alimento fue precalentado a 100 g, con la excepción de los botones de chocolate, que se sirvieron como se venden (70 g) para garantizar que las cantidades de todos los bocadillos parecía ser similar cuando se sirvió.

Los snaks fueron presentados sin ninguna información de marca en platos de papel blanco y se pesaron post ingesta hasta el 0.1 g más cercano (Modelo BP8100; Sartorius, Epsom, Reino Unido), y los datos se convirtieron posteriormente en kcals sobre la base de la información nutricional del fabricante.

Cuestionario de redes sociales

Un cuestionario diseñado para este estudio realizó a los niños 18 preguntas cerradas sobre el uso de Internet y las actividades realizadas en las redes sociales. Las preguntas fueron adaptadas de la encuesta en línea para niños de la Unión Europea 2010.48

Para controlar los posibles efectos en la ingesta de kcal de alimentos, se pidió a los niños que informaran si les gustaban los perfiles simulados de Instagram con una respuesta positiva y una familiaridad previa con los influencers, indicando la cantidad de sitios de redes sociales en los que los habían visto anteriormente.

Procedimiento

Los participantes fueron evaluados en una sala tranquila de su escuela, sentados en un escritorio con una computadora portátil y un cuestionario.

En primer lugar, los niños completaron la calificación de hambre EAV y luego vieron cada influencer en el perfil de Instagram en la pantalla portátil durante 1 minuto. Se les pidió a los niños que prestaran mucha atención a los perfiles porque luego se les preguntaría sobre ellos en el cuestionario.

Luego, a los participantes se les sirvieron 4 bocadillos (ninguno de los alimentos servidos fue visible en ninguna de las imágenes de prueba o de relleno) y se les dijo que tenían 10 minutos para comer tanto o tan poco como quisieran.

Después de 10 minutos, todos los bocadillos restantes se retiraron y pesaron, y los participantes completaron el cuestionario. Los participantes fueron interrogados y las mediciones de altura y peso se registraron en privado. Se acompañó a los niños a las aulas y se les pidió que se abstuvieran de discutir el experimento con sus compañeros.

 Análisis estadístico

Se realizaron verificaciones aleatorias del hambre, el IMC, la edad, el sexo, el origen étnico, el gusto por los perfiles de Instagram y la exposición previa a los influencers mediante el uso de un análisis de varianza de Welch. Las condiciones no difirieron en las variables medidas (todas p.05). Para examinar qué factores deberían usarse como covariables, se calcularon las correlaciones de Pearson.

El hambre, la exposición previa a personas influencers y el gusto por los perfiles de Instagram se relacionaron con la ingesta de kcal y se incluyeron como covariables en los análisis.

El análisis multivariado de la covarianza midió el efecto de la condición de exposición al marketing (bocadillos no saludables, bocadillos saludables o control no alimentario) en la ingesta de kcal.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022