La metamorfosis del saltamontes en langosta | 02 JUN 19

Lo que un insecto nos puede enseñar sobre cómo adaptarse al estrés

¿Qué pasaría si le dijéramos que podría aprender mucho sobre cómo manejar la adversidad de la vida de un insecto?
14
1
Autor: Liana Simstrom  Fuente: Health News From NPR What An Insect Can Teach Us About Adapting To Stress

En sus exploraciones de seres humanos y cómo interactuamos con el mundo que nos rodea, el equipo que hace que Invisibilia de NPR tropezó con un hecho sorprendente sobre el mundo de los insectos, uno que podría inspirar una nueva forma de vernos a nosotros mismos.

La destrucción épica producida por enjambres de langostas es francamente bíblica. El "Éxodo" habla de una plaga que no dejó nada verde en todo Egipto, y hemos visto a estos precursores de la destrucción en acción en la Australia moderna, Argentina e Israel, solo por nombrar algunos lugares del mundo. Pero durante siglos, una pieza esencial de información sobre estos extraños insectos eludió a los científicos: ¿de dónde vienen?

Estos enjambres masivos parecían surgir de la nada, diezmar todo y luego desaparecer.

Y finalmente, en 1921, un científico llamado Sir Boris Uvarov hizo un gran avance sobre la fuente de los enjambres. Resultó que las horribles langostas eran en realidad saltamontes comunes que habían sufrido una metamorfosis biológica.

Al principio, los científicos se mostraron escépticos porque los saltamontes son conocidos por ser criaturas tímidas y solitarias. Si ven a otro saltamontes, por ejemplo, "en realidad huyen de ellos", dice el científico Michael Anstey.

Pero bajo condiciones estresantes, como una sequía, por ejemplo, todos los saltamontes deben unirse para compartir los recursos limitados. Mientras intentan agarrar los últimos trozos de comida, sus grandes patas traseras se rozan entre sí, lo que básicamente es una tortura de cosquillas. El frotamiento en conjunto alimenta la liberación de serotonina en su sistema nervioso, lo que pone en movimiento varias cosas.

"Hay pequeños estímulos, pequeños pelos, en las patas traseras que se activan y que luego comienza esta cascada de dominó del cambio de comportamiento del solitario [saltamontes] a la notoria forma de enjambre", dice Anstey, quien publicó una investigación sobre langostas del desierto, una de las especies que pasan por estos cambios.

Sus alas crecen y comienzan a volar como locas, cambian de verde a negro y amarillo. Se vuelven agresivas y audaces, e increíblemente sociales. De hecho, según Anstey, se sienten atraídas activamente por otras langostas. Y así es como se construyen los enjambres.

La serotonina media la formación de conductos en la formación de enjambres subyacente en la langosta del desierto. Michael L. Anstey, Stephen M. Rogers, Swidbert R. Ott, Malcolm Burrows, Stephen J. Simpson. Science  30 Jan 2009: Vol. 323, Issue 5914, pp. 627-630 DOI: 10.1126/science.1165939
  • La langosta del desierto, Schistocerca gregaria, muestra una plasticidad fenotípica extrema, que se transforma entre una fase solitaria poco vista y la notoria fase de gregario enjambre dependiendo de la densidad de la población.
     
  • Un punto de inflexión esencial en el proceso de formación de enjambres es el cambio inicial de una fuerte aversión mutua en langostas solitarias a la formación de grupos coherentes y una mayor actividad en langostas gregarias.
     
  • Aquí mostramos que la serotonina, un mediador evolutivamente conservado de la plasticidad neuronal, es responsable de esta transformación del comportamiento, siendo ambos necesarios para que ocurra la gregarización del comportamiento y suficientes para inducirla.
     
  • Nuestros datos demuestran un mecanismo neuroquímico que vincula las interacciones entre individuos y los cambios a gran escala en la estructura de la población y el inicio de la migración masiva.

Pero: ¿por qué literalmente tardaron siglos en darse cuenta de que estas dos criaturas eran en realidad la misma criatura? ¿Y por qué, incluso después de que se propuso la teoría, los científicos se resistieron? ¿Por qué fue una idea tan difícil de tragar?

Tal vez sea porque no podemos ver eso en nosotros mismos

Lisa Feldman Barrett, profesora de psicología de la Northeastern University, dice que las personas pueden ser "ciegaa a la experiencia" cuando se enfrentan a una nueva imagen de sí mismas. Ellos simplemente no pueden tomarla (carecen de los conceptos que las categorizan).

Ella dice que a menudo tenemos un sentido del yo tan rígido que cuando se nos presentan nuevos conceptos sobre nosotros mismos, como, te consideras una persona generosa y luego alguien te dice que en realidad piensan que eres un poco egoísta, y nuestra reacción suele ser rechazarlo.

"La gente se defenderá o clavará sus talones, mantendrá sus conceptos intactos. O lo ignorarán", dice ella.

Nos gusta pensar que sabemos quiénes somos y que somos una sola cosa: un verdadero yo unificado. Pero según Barrett, la investigación en psicología social ha demostrado que no es así.

"Quién eres en un momento dado está muy determinado por la situación en la que te encuentras", dice Barrett.

Entonces, cuando estás tratando de manejar algunas críticas francas o estás luchando con algo duro, o simplemente quieres hacer un cambio en tu vida, dice Barrett, es posible que desees adoptar una imagen personal más flexible.

"Si te ves a ti mismo de cierta manera y esa es manera es inflexible, entonces harás todo lo posible para asegurarte de que tú y todos los demás te vean de esa manera", dice ella. "Y al final, te estresarás más frecuentemente, trabajarás más duro para tratar de complacer a la gente ... para mantener intacta esa visión de ti mismo".

Dice que si estás luchando por un rol en la vida, tu vida profesional, por ejemplo, no fijas toda tu identidad, todo tu sentido del yo, en ese rol. En cambio, ayuda tener "múltiples vistas de ti mismo", dice Barrett.

"Entonces, si alguien te critica como profesor, bueno, tienes otras maneras de pensar en tí mismo. Podrías pensar en ti mismo como amigo en ese momento, podrías pensar en ti mismo como madre. Piensas en ti mismo como un gran jardinero..."

Darse cuenta de que tiene "un vocabulario de sí mismo" en el que puede convertirse, Barrett dice, puede ser algo empoderador. "No permite que otras personas definan quién eres. Puedes ser el autor de quién eres. Tu cerebro es el que toma las decisiones".

Según Barrett, "No eres quien eres todo el tiempo. Eres quien eres en una situación dada". Podrías ser una langosta en un lugar, y un saltamontes en otra situación.

Las langostas, por cierto, han abrazado la idea. Tan pronto como termina la sequía, regresan a sus rincones como su tímido, solitario, verde y brillante saltamontes.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí