¿Personas de diferentes culturas tienen diferente cableado cerebral? | 26 MAY 19

No nacemos con un cerebro social, lo construimos

“El cerebro infantil no es un cerebro adulto en miniatura; necesita instrucciones de cableado procedentes del mundo y la experiencia”
12
10

Durante décadas, los científicos han asumido que el circuito cerebral para el comportamiento social se ha desarrollado a lo largo de millones de años de evolución y está programado al nacer. Basados en esta visión del desarrollo humano, todos comenzamos la vida con el mismo cableado cerebral básico, y nuestra singularidad se basa en esa base biológica común.

Esa suposición es cuestionada en un artículo publicado por la neurocientífica Lisa Feldman Barrett, quien sugiere que los bebés no nacen con los circuitos para el comportamiento social. En cambio, ese circuito se crea durante la infancia y la niñez, ya que el cerebro se conecta a sí mismo en respuesta a los cuidadores, la cultura y el entorno social.

“El cerebro infantil no es un cerebro adulto en miniatura; necesita instrucciones de cableado procedentes del mundo y la experiencia", dijo Barrett, distinguida profesora de psicología de la Universidad de Northeastern.

El documento, que fue coautor con el becario postdoctoral de Barrett, Shir Atzil, e investigadores de la Universidad Hebrea en Jerusalén y el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, fue publicado en la revista Nature Human Behavior.

El documento presenta un nuevo marco para comprender el comportamiento social, que Barrett dijo que podría representar un cambio de paradigma en el campo de la neurociencia del desarrollo.

"No es una hipótesis única, sino todo un marco que guía las preguntas que hacen los investigadores, los experimentos que realizan y cómo interpretan los datos", dijo. "Estamos reemplazando el marco anterior por uno nuevo que tiene preguntas nuevas y mejores".

Este nuevo marco podría tener implicaciones de gran alcance.

Por ejemplo, afirma que los circuitos del cerebro humano no son idénticos. El microondas en cada cerebro se crea en respuesta a las experiencias durante la infancia y la niñez. Por lo tanto, el cerebro de un niño se desarrollará de manera diferente según lo atentos que estén sus padres, si vive en la pobreza y en qué cultura crece.

“La infancia temprana es un momento crítico para establecer la biología de una mente sana. No naces con un cerebro social, construyes uno ".

"La evidencia empírica sugiere que no todas las capacidades mentales y sociales son universales y que existen diferencias culturales profundas entre los grupos", escriben los autores. "Los conceptos emocionales y sociales se construyen ambientalmente en cada cultura, y estas diferencias culturales se integran biológicamente en la estructura del cerebro".

Esto lleva a otra implicación importante: que las experiencias de crianza de los hijos y la infancia temprana son más importantes de lo que pensábamos. No solo las experiencias tempranas dan forma a nuestra personalidad y valores; también crean el cableado que gobernará nuestra percepción del mundo hasta la edad adulta.

Barrett enfatizó que incluso en el nuevo marco, existen puntos en común significativos en los cerebros humanos, independientemente de la ubicación geográfica y la posición social. Una de las claves es que la calidad de las experiencias de la vida temprana juega un papel mucho más importante de lo que comúnmente se piensa en la salud de los adultos.

"No todos somos copos de nieve", dijo, refiriéndose a la idea de que no hay dos iguales. “Eran más como casas; solo podemos resistir fuertes tormentas si estamos construidos sobre una base sólida".

Construyendo un cerebro social (nadie es una isla)

Barrett y sus coautores basan su teoría en una revisión extensa de la investigación existente en los campos de imágenes cerebrales, desarrollo cerebral y neurobiología del desarrollo social en animales.

"Tomados en conjunto, estas líneas de investigación [indican] que la idea de que estamos preparados para el vínculo social no está bien respaldada por evidencia empírica, y existe la necesidad de un marco teórico alternativo", dijo Barrett.

Este nuevo marco aún acredita la evolución con la impregnación del cerebro del recién nacido con varias cualidades universales. Primero está el tiempo extraordinariamente largo en que los bebés dependen de sus cuidadores. Esto, a su vez, da como resultado un poderoso incentivo biológico para que el bebé se conecte con los cuidadores para que puedan aprender a sobrevivir en el complejo mundo social de manera más efectiva.

  • En el centro de este instinto de supervivencia biológica se encuentra un proceso denominado alostasis: un tipo de eficiencia biológica que debe lograrse para sobrevivir en una gama de situaciones estresantes.
     
  • La alostasis recompensa el comportamiento que repone la energía y, en respuesta a los factores de estrés, asigna esos recursos de manera eficiente.
     
  • Durante el desarrollo temprano, los bebés dependen de los cuidadores para mantener la alostasis para ellos al proporcionarles la comida, la temperatura y el contacto social adecuados.
     
  • Barrett sostiene que la función principal del cerebro no es pensar, sino anticipar las necesidades del cuerpo y satisfacer esas necesidades antes de que lleguen. Así es como la alostasis se mantiene de manera eficiente.
  • Los animales sociales no nacen con un "cerebro social" predeterminado, sino que se adaptan biológicamente para volverse sociales como resultado de la dependencia de la alostasis.

  • De importancia específica tanto para la alostasis como para el procesamiento social son la red de SALIENCIA y la red de modo predeterminado (también llamada red de mentalización).

  • Las redes de saliencia y predeterminada conforman una red integrada para implementar la alostasis y representan sus consecuencias sensoriales, llamadas interocepción.

  • La evidencia de los estudios de neuroimagen humana sugiere una superposición entre el sistema neural que apoya los comportamientos sociales y el que apoya la alostasis.

  • El cerebro del niño es plástico (maleable) y muy sensible al contacto social.

  • La evidencia señala que los humanos nacen SIN la infraestructura neural que soporta el contacto social.

Para más detalles acerca de ALOSTASIS

"Tu cerebro está ejecutando un presupuesto (metabólico) para tu cuerpo", dijo. "En lugar de presupuestar dinero, está asignando recursos como agua, sal y glucosa. Puedes pensar en tu cerebro como el director financiero de tu cuerpo, moviendo recursos para lograr los mejores resultados".

Debido a que los bebés son incapaces de hacer cualquiera de estas cosas por sí mismos, dependen completamente de sus cuidadores. Su supervivencia depende de formar vínculos estrechos con los cuidadores y, finalmente, aprender su forma de percibir y funcionar en el mundo.

A medida que nos convertimos en seres sociales más independientes, mantener la alostasis se vuelve mucho más complejo y requiere un cerebro social altamente sofisticado.

"Los humanos nunca pueden soportar su carga alostática por su cuenta", dijo Barrett.

Puntos destacados del trabajo de la doctora Feldman

  • La provisión constante de atención social puede afectar la plasticidad neural y promover asociaciones neuronales entre redes "a gran escala" que implementan un sistema adquirido para los fines de la alostasis.
     
  • El "cerebro social" es realmente el cerebro predictivo, que se desarrolla como una función de la experiencia social dirigida a la regulación de la alostasis.
     
  • Las respuestas maternas a las interocepciones del bebé se internalizan como “conceptos”.
     
  • Cuando la sincronización interocepción BB / exterocepción respuesta materna NO ocurre (depresión PP) la formación de conceptos interoceptivos es defectuosa.
  • Consideramos la sincronía como una estrategia eficiente para la regulación social de la alostasis.

  • A partir de la gestación, una madre controla la alostasis de su feto a través de la sincronización fisiológica madre-feto.

  • Después del nacimiento, las madres de mamíferos continúan regulando la alostasis de los bebés utilizando la misma estrategia.

  • Las madres regulan la temperatura de sus bebés manteniéndolos cerca para que se sincronicen.

  • Las madres regulan la función inmune de sus bebés mediante la lactancia materna, sincronizando su microbiota intestinal y anticuerpos específicos de antígeno.

  • Las madres regulan la excitación de los bebés con la voz (cantando o hablando en voz alta o baja), sincronizando sus ritmos cardíacos.

  • Dentro de una díada sana, el bebé gana rápidamente mucha experiencia en sincronía, y aprenderá progresivamente a sincronizar voluntariamente.

  • El aprendizaje de la sincronía es una de las primeras competencias sociales que adquieren los bebés, ya que, al cabo de varios meses, los bebés no solo aprenden a sincronizarse intencionalmente con otros para regular su propia alostasis, sino que también comienzan a usar la sincronía para impactar intencionalmente la alostasis de los demás.

  • La sincronización desarrolla la atención conjunta que es precursora de la teoría de la mente.

"Nos ayudamos mutuamente a administrar nuestros presupuestos corporales, de amigo a amigo, de padre a hijo, de compañero a compañero"

En el mundo altamente interdependiente de los humanos, nadie es una isla. Para prosperar, necesitamos un cerebro social altamente sofisticado, concluye.

Los autores sugieren que su nuevo marco para el desarrollo humano tiene implicaciones potenciales para comprender la salud, las enfermedades mentales, la educación y más.

"La infancia temprana es un momento crítico para establecer la biología de una mente sana", dijo Barrett. "No naces con un cerebro social, construyes uno".

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí