¿Por qué el IAM e infecciones son peores por la mañana? | 30 ENE 19

El reloj que controla las infecciones y la enfermedad cardiovascular

Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares ha demostrado la existencia de un reloj inmunitario que coordina los ciclos día/noche con la actividad de los neutrófilos

Los neutrófilos son la principal línea de defensa del organismo, pero también son capaces de causar daño a las células sanas y al sistema cardiovascular.

Contrariamente a lo que se predica normalmente, el mundo no está dominado por los humanos sino por miles de billones de seres microscópicos (bacterias, hongos y virus) que están en todas partes, que son esenciales para la vida en el planeta y con los que necesariamente debemos convivir. Dicha convivencia se ‘rompe’ cuando algunos de estos seres diminutos se introducen en nuestra sangre y órganos y se convierten en patógenos que causan enfermedad y muerte.

El sistema inmunitario, y particularmente el neutrófilo (principal línea de defensa del organismo), permite que esta convivencia sea pacífica al eliminar eficientemente los microorganismos que nos infectan. Sin embargo, esto genera un problema porque a menudo la respuesta inmune es desproporcionada y daña a los tejidos sanos. Andrés Hidalgo, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), explica que esto “es lo que ocurre, por ejemplo, durante el infarto de miocardio, el ictus o el daño pulmonar agudo.

El dilema biológico es cómo controlar al sistema inmunitario para que proteja frente las infecciones, pero no cause daños colaterales al organismo”. Precisamente, una respuesta a este problema biológico es lo que presentan Hidalgo y su equipo del CNIC en un estudio que se publica esta semana en la revista Immunity. En este estudio los investigadores han demostrado la existencia de un reloj biológico inmune que coordina los ciclos día/noche con la actividad del neutrófilo. 

Neutrófilos (en amarillo)

Crédito: CNIC

El reloj recién descubierto dicta cuándo los neutrófilos deben ser activados y cuándo eliminados de la circulación sanguínea. Más exactamente, se ha identificado “una serie de moléculas en el núcleo y la membrana de los neutrófilos que responden a patrones diurnos de luz y oscuridad –es decir, circadianos- y regulan su migración y ubicación dentro del organismo”, indica José María Adrover, primer autor del trabajo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021