Diagnóstico diferencial y recomendaciones | 24 FEB 19

El abordaje de los trastornos de ansiedad debe ser específico

Los trastornos de ansiedad son cuadros frecuentes que generan un nivel considerable de disfunción. En consecuencia, resulta importante contar con un abordaje diagnóstico y terapéutico apropiado.
Autor/a: Bandelow B, Lichte T, Beutel M y colaboradores Deutsches Ärzteblatt International 111(27-28):473-480, Jul 2014
INDICE:  1. Página 1 | 2. Página 2
Página 1

Introducción y objetivos

  • Los trastornos de ansiedad son enfermedades mentales frecuentes que afectan principalmente a pacientes de sexo femenino.
     
  • El cuadro más observado es la fobia específica, seguida por el trastorno de pánico/agorafobia, la fobia social y el trastorno de ansiedad generalizada.

La comorbilidad entre diferentes trastornos de ansiedad es frecuente, al igual que la comorbilidad entre los trastornos de ansiedad y la depresión o las adicciones. El origen de estos cuadros tendría lugar en la interacción de factores psicosociales, genéticos y neurobiológicos.

Las recomendaciones S3 para el manejo de los pacientes con trastornos de ansiedad se encuentran disponibles en forma gratuita. Fueron elaboradas por diferentes organizaciones y sociedades especializadas, representadas por un comité de 36 individuos.

Las recomendaciones son explícitas y brindan información contextual para la toma de decisiones terapéuticas. La intención de los autores es difundir las recomendaciones y brindar una versión para el paciente.

En el presente artículo se describirán las recomendaciones S3 para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes con trastornos de ansiedad.


Métodos

La elaboración de las recomendaciones S3 incluyó la consideración de las recomendaciones existentes y el análisis de los puntos en común, y discrepantes frente a la opinión del comité elaborador.

Se evaluaron estudios aleatorizados y controlados sobre el tratamiento de los pacientes con trastornos de ansiedad, mediante una búsqueda en diferentes bases de datos. Cada estudio fue analizado en términos de calidad metodológica.

Se tuvo en cuenta especialmente la aplicación de criterios de inclusión y exclusión, ya que pueden interferir en la generalización de los resultados obtenidos en los estudios.


Diagnóstico

Los pacientes con trastornos de ansiedad son evaluados en forma ambulatoria o en contextos de internación, mediante la aplicación de criterios vigentes como los incluidos en la International Classification of Diseases (ICD-10). La falta de reconocimiento de los trastornos de ansiedad es frecuente debido a cuestiones diversas, como la presencia de síntomas somáticos que dejan la ansiedad en un segundo plano al momento de la evaluación.

Es importante efectuar un diagnóstico diferencial correcto frente a otros trastornos de ansiedad, a la depresión y a los trastornos somatomorfos, además de enfermedades somáticas, como enfermedad coronaria, asma y otras.

En general, el médico generalista es el primer profesional que contactan los pacientes, lo cual destaca su importancia con respecto al diagnóstico de los trastornos de ansiedad. De hecho, una proporción de pacientes reciben tratamiento únicamente en dicho contexto y no acuden a un especialista.

En ausencia de mejoría sintomática ante la aplicación de psicoterapia o ante la aparición de tendencia suicida y otras complicaciones, se recomienda la derivación del paciente para recibir un tratamiento especializado por parte de un psiquiatra. El abordaje generalmente es ambulatorio, excepto en presencia de síntomas graves y riesgo de suicidio.


Tratamiento

El tratamiento está indicado en pacientes con trastornos de ansiedad, malestar moderado a grave y trastornos psicosociales u otras consecuencias generadas por la ansiedad (por ej.: abuso de sustancias). Pueden aplicarse estrategias psicológicas o farmacológicas.

Ambas poseen un nivel moderado a elevado de eficacia, con índices de respuesta que oscilan entre el 45% y el 65%. Para escoger la estrategia a aplicar deben considerarse las características de los pacientes y del cuadro clínico y asegurar una relación terapéutica apropiada.

El paciente deberá recibir información completa sobre las alternativas y los resultados esperados. De ser posible, se recomienda integrar a la familia en el tratamiento y contemplar el aspecto económico.

Psicoterapia

Existen numerosos estudios sobre la aplicación de terapia cognitivo conductual (TCC) en pacientes con diferentes trastornos de ansiedad, cuyos resultados indican la eficacia de este abordaje. La TCC debe ser administrada mediante protocolos validados.

Por ejemplo, los pacientes con conductas de evitación deberían recibir estrategias de exposición con el fin de confrontar con las situaciones generadoras de ansiedad. La terapia de exposición resulta más útil si el terapeuta acompaña al paciente.

En cuanto a las terapias psicodinámicas, no se cuenta con estudios controlados y aleatorizados suficientes y de calidad apropiada para obtener conclusiones sobre su aplicación en pacientes con trastornos de ansiedad.

En ciertos estudios de comparación, se observó la superioridad de la TCC frente a la terapia psicodinámica. En consecuencia, se recomienda que los pacientes con trastorno de pánico/agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada o fobia social podrían recibir terapia psicodinámica en ausencia de respuesta o de acceso a la TCC. En caso de fobia específica, solo existen estudios sobre el uso de TCC que indican la utilidad de las técnicas de exposición.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023