Escepticemia por Gonzalo Casino | 30 OCT 18

Alimentos biológicos y cáncer

Sobre la lógica de la alimentación orgánica y la lógica de la investigación
Autor/a: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

El auge de los caros alimentos orgánicos obedece principalmente a motivos de sostenibilidad y salud. Estos alimentos, producidos sin pesticidas, fertilizantes artificiales y técnicas de manipulación genética, son más respetuosos con el medio ambiente; y, en principio, parecen también más beneficiosos para la salud. La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS ha incluido tres pesticidas habituales en el grupo de sustancias “probablemente carcinogénicas para el ser humano” (grupo 2A), el mismo grupo en el que por cierto también está la carne roja. Muchos pesticidas son además disruptores hormonales, que pueden causar cáncer. En buena lógica, el consumo habitual de alimentos biológicos, ya sean vegetales, lácteos o cárnicos, podría prevenir el desarrollo de algunos cánceres. Sin embargo, esto está lejos de ser confirmado. Y probarlo, además, no es tarea fácil.

La asociación entre consumo de alimentos orgánicos y riesgo de cáncer apenas ha sido estudiada. Pero el pasado 22 de octubre, la revista JAMA publicó un estudio francés de cohorte que mostraba que quienes consumían más alimentos orgánicos tenían un riesgo de sufrir algunos cánceres un 25% menor que quienes apenas los consumían. La investigación tiene sin duda interés científico y mediático, y por eso su eco en la prensa ha sido notable. Al tratarse de un estudio observacional y además solo el segundo de este tipo (en 2014 se publicó un estudio similar en el Reino Unido), algunos periódicos han realizado una cobertura rigurosa y prudente, como The New York Times o El Universal. Otros, sin embargo, han difundido mensajes sensacionalistas desde sus titulares, como The Independent (Eating organic food lowers risk of certain cancers, study suggests) o la CNN (You can cut your cancer risk by eating organic, a new study says).

No es lo mismo decir que entre los consumidores de alimentos orgánicos se han observado menos cánceres que entre los no consumidores, que proclamar que el consumo de estos alimentos “reduce” el riego de cáncer o lo “previene”.

Este estudio francés tiene como puntos fuertes el tamaño del grupo (68.946 participantes), su diseño prospectivo y su financiación completa con fondos públicos. Sin embargo, entre otras limitaciones, la cohorte está formada por voluntarios preocupados por su salud y no es representativa de la población general francesa; el consumo se ha medido mediante un cuestionario, lo que podría no reflejar el consumo real, y el seguimiento es de menos de cinco años. Además, algunos hallazgos (el riesgo de cáncer de mama, por ejemplo) son contradictorios con los del estudio británico. Todo esto obliga a ser cautelosos en la interpretación.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021