La voluntad y el cerebro | 13 FEB 19

¿Quién decide? ¿Existe el libre albedrío?

Un clásico interrogante de filósofos y teólogos que hoy aclara la neurociencia. Revisitan el clásico experimento de Libet
1
3
Autor/a: Chris D.Frith, PatrickHaggard Fuente: Trends in Neuroscience Volume 41, Issue 7, July 2018, Pages 405-407 https://doi.org/10.1016/j.tins.2018.04.009 Volition and the Brain
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

En 1983, Libet et al. demostró que la actividad cerebral asociada con un acto voluntario precede a la experiencia consciente de la intención de actuar por varios cientos de milisegundos. La implicación de que es el cerebro, y no el "libre albedrío", lo que inicia los actos voluntarios ha sido discutida desde entonces por filósofos y abogados, así como por científicos.

Aquí mostramos cómo el estudio original de Libet dio origen a todo un campo de investigaciones experimentales sobre la volición.

¿Qué se hizo en el estudio?

El estudio de 1983 de Libet et al.[1] investigó los procesos cerebrales que subyacen en la conciencia de la intención y el inicio de acciones voluntarias y endógenas. Se les pidió a los participantes que hicieran un movimiento manual simple en el momento de su propia elección.

La actividad neuronal que precede al inicio de la acción se registró promediando las trazas de electroencefalografía (EEG) en varios ensayos para producir un potencial relacionado con el evento (ERP). Además, Libet y sus colegas les pidieron a sus participantes que informen el momento en el que "sintieron la necesidad de actuar".

Los participantes notaron e informaron el momento en el que experimentaron el "impulso urgente de actuar" subjetivo al observar un osciloscopio que giraba como una manecilla de un reloj. De este modo, el estudio continuó una larga tradición de "cronometría mental": investigar el contenido de la experiencia subjetiva mediante la medición del momento de la experiencia [2].

Este método sorprendentemente simple produjo importantes ideas sobre las relaciones temporales entre una acción, los procesos neuronales que la preceden y la experiencia subjetiva de iniciarla.

Libet et al. encontró un precursor neuronal de la acción voluntaria, es decir, el "potencial de preparación" (RP), que comenzó en promedio 635 ms (pero con un rango de 1200 a 225 ms) antes de la acción. Sin embargo, la experiencia subjetiva de querer la acción ocurrió solo unos 200 ms antes de la acción.

Debido a que las causas deben preceder a los efectos, Libet et al. argumentó que este orden temporal descarta la posibilidad de que, conscientemente, la acción provocó la PR y el inicio de la acción. Esto deja abierta la posibilidad de que el RP cause la experiencia subjetiva de la voluntad [3].

Resumen del trabajo original de Libet (1983)
Brain Volume 106, Issue 3, September 1983, Pages 623-642

Tiempo de intención consciente de actuar en relación con el inicio de la actividad cerebral (potencial de preparación): El inicio inconsciente de un acto libremente voluntario

La actividad cerebral registrabable (potencial de preparación, RP) que precede a un acto motor libremente voluntario y completamente endógeno se comparó directamente con el tiempo notificable (W) para la aparición de la experiencia subjetiva de "querer" o intentar actuar. El inicio de la actividad cerebral claramente precedó por al menos varios cientos de milisegundos el tiempo informado de la intención consciente de actuar.

Esta relación se mantuvo incluso para aquellas series (con RP 'tipo II') en las que los sujetos informaron que los 40 movimientos autoiniciados en la serie aparecieron 'espontáneamente' y caprichosamente. Los datos se obtuvieron en al menos 6 sesiones experimentales diferentes con cada uno de 5 asignaturas.

En serie con RP de tipo II, el inicio del desplazamiento negativo principal en cada RP precedió al valor W medio correspondiente en un promedio de aproximadamente 350 ms, y en un mínimo de aproximadamente 150 ms.

En series con RP de tipo I, en las que se produjo una experiencia de planificación previa en algunos de los 40 actos autoiniciados, el inicio de RP precedió a W en un promedio de aproximadamente 800 ms (o de 500 ms, tomando el inicio de RP en un 90%). de su área).

Los informes de tiempo W dependían del recuerdo del sujeto de la "posición de reloj" espacial de un punto giratorio en el momento de su conciencia inicial de querer o intentar moverse. Dos modos diferentes de recuperación produjeron valores similares.

Los sujetos distinguieron la conciencia de querer moverse (W) de la conciencia de moverse realmente (M). Los tiempos W fueron sistemáticamente y sustancialmente negativos para, antes de, los tiempos medios informados para M y también para S, la sensación provocada por un estímulo cutáneo relacionado con la tarea administrado en momentos irregulares que el sujeto desconocía.

Se concluye que la iniciación de un acto espontáneo y deliberadamente voluntario puede comenzar de manera inconsciente, es decir, antes de que haya una conciencia subjetiva (al menos recuperable) de que ya se ha iniciado una "decisión" de actuar cerebralmente. Esto introduce ciertas restricciones en la potencialidad para el inicio consciente y el control de los actos voluntarios. © 1983 Oxford University Press.

¿Por qué eso importa?

La conclusión de Libet puede no sorprender al neurocientífico materialista moderno, que considera la experiencia consciente como una consecuencia de la actividad cerebral y no como una causa extrínseca de la actividad cerebral. El resultado se ha replicado, con varios estudios similares que informan valores similares para el momento de la intención consciente.

Sin embargo, el resultado contrasta dramáticamente con la noción de acción voluntaria que domina en la psicología popular, en la cultura occidental moderna [4], en la filosofía y en la ley [5]. De hecho, la definición legal de acción implica tanto un evento de movimiento físico (actus reus) como una intención consciente (mens rea) que se encuentra en una relación causal apropiada con el acto. Se considera que la intención consciente es un requisito previo para la acción voluntaria y, por lo tanto, para la responsabilidad.

Libet y colaboradores afirman que demuestra que las acciones voluntarias, de hecho, se inician de manera inconsciente. Esta visión tiene profundas implicaciones para las teorías filosóficas, políticas y legales de la autonomía y la conciencia individuales.

El documento proporciona un ejemplo sorprendente del impacto de la neurociencia en los conceptos de la naturaleza humana. Tal vez no sea sorprendente, tanto los métodos como la interpretación del estudio se han debatido acaloradamente, pero, a pesar de sus deficiencias, el trabajo ha dejado una marca duradera en estos debates y se ha mencionado frecuentemente en las décadas desde su publicación.

La importancia del resultado de una acción

Agencia: la experiencia de controlar el mundo a través de nuestras acciones.

Una crítica frecuente del paradigma de Libet ha sido que la acción involucrada (levantar un dedo) es relativamente trivial. Este es un ejemplo de una acción sin ninguna consecuencia sustancial. Fuera de los entornos de laboratorio, la mayoría de las acciones se realizan para producir resultados.

Las acciones son el único medio por el cual podemos influir en el mundo y las personas en él. Es este aspecto de la acción lo que hace que la volición sea importante. La fenomenología de la volición se ha caracterizado como "delgada y esquiva", pero tenemos un sentido vívido de agencia: la experiencia de controlar el mundo a través de nuestras acciones.

Los estudios de seguimiento han utilizado las mismas técnicas para investigar la experiencia de las acciones y sus resultados. Esta obra descubrió un fenómeno de intencionalidad vinculante en la experiencia subjetiva. El tiempo entre una acción y su resultado se percibe como más corto que el intervalo de tiempo objetivo.

Cuando presionamos intencionalmente un botón para producir un sonido unos 250 ms más tarde, el intervalo parece ser más corto que cuando un dedo se mueve pasivamente por una fuerza externa para presionar el botón. Esta experiencia vinculante depende de la medida en que creemos que el resultado está siendo causado por nuestra acción [6].

Cuanto más nos importa el resultado, mayor es el vínculo y el sentido de agencia asociado

Además, curiosamente, la vinculación aumenta para decisiones con un componente moral más que económico [7]. Los diferentes componentes de la agencia, la intención y su resultado, pueden vincularse con regiones específicas del cerebro.

El área motora pre-suplementaria (pre-SMA) se refiere a la representación de la intención de hacer un movimiento específico, mientras que la corteza parietal inferior se ocupa de un modelo interno predictivo del próximo movimiento. El daño tanto en la pre-SMA como en la corteza parietal inferior puede alterar la experiencia de la agencia [8].

El paradigma original de Libet también descuidó el proceso de elegir entre posibles acciones alternativas. La mayoría de las situaciones de la vida real involucran una decisión entre dos o más acciones diferentes con consecuencias reales. Antes de elegir qué acción iniciar, debemos reflexionar sobre qué resultado queremos lograr y qué acción mejor logrará ese resultado. Una vez que la acción ha sido finalmente elegida, puede ser iniciada.

Existe evidencia de que el momento de "la necesidad de moverse" está asociado con el punto en este proceso de toma de decisiones en el que se ha elegido la acción. Por ejemplo, cuando la elección es entre usar la mano izquierda o la mano derecha, el momento de la "urgencia" se relaciona con el momento de la aparición del potencial de preparación lateralizada, la señal neural que refleja qué mano está a punto de usarse ([ 3], pero ver [9]).

Este período, durante el cual las personas eligen qué respuesta realizar, se asocia con la actividad en la corteza prefrontal dorsolateral (dlPFC) [11]. Sin embargo, para ser claros, esto no implica que esta región del cerebro sea el origen del libre albedrío. La dlPFC es parte de lo más externo de una serie de bucles de acción que involucran a los ganglios basales, lo que permite realizar elecciones en el contexto más amplio posible.

Arrepentimiento y responsabilidad

Nuestro recuerdo de pensar acerca de qué acción elegir puede dar lugar al arrepentimiento, la sensación de "desearía haber elegido lo contrario" cuando se revela un resultado insatisfactorio. El sentimiento de arrepentimiento surge relativamente tarde en el desarrollo humano (∼9 años de edad) y se ve afectado por lesiones en el lóbulo frontal [12]. El sentimiento de arrepentimiento está estrechamente relacionado con el sentimiento de responsabilidad: podría haber elegido lo contrario y, por lo tanto, soy responsable de tomar una mala decisión.

Quizás la creencia de que podríamos haber elegido de otra manera es una ilusión. Sin embargo, la asignación de responsabilidades es un aspecto importante de la sociedad humana, ya que es crucial para la asignación de la culpa y el castigo.

Por ejemplo, en la ley, los niños menores de una edad específica no se consideran responsables de sus acciones, presumiblemente porque no se considera que tengan la capacidad suficiente para una deliberación racional acerca de sus acciones.

También se puede considerar que las personas no son responsables de sus acciones en situaciones en las que actúan mientras están inconscientes [4], por ejemplo, durante algunos tipos de ataques epilépticos o mientras caminan dormidos. En estos casos, se considera que una ausencia de conciencia implica una falta de control. En la ley, esta relación se utiliza para justificar la defensa del automatismo [13].

La creencia de que las personas son responsables de sus acciones tiene un papel importante en el mantenimiento de la cohesión social. A menos que castigemos a aquellos entre nosotros que incumplen las normas de cooperación, las ventajas resultantes de la vida grupal y la cooperación mutua podrían disiparse [14]. Sin embargo, solo castigamos a las personas que consideramos responsables de sus acciones, y reconocemos las exenciones, incluidos los niños y algunos pacientes con afecciones de salud mental.

¿Cuál es el rol de la intención consciente?

Las acciones asociadas con el arrepentimiento y la responsabilidad son generalmente preplanificadas. En su artículo Libet et al. informaron que, aunque algunas acciones implicaban una "planificación previa", otras se experimentaban como "espontáneas" y "de origen libremente caprichoso".

Esta distinción parece haber sido parte de las instrucciones de Libet para los participantes y también parte de los informes de los participantes, y por lo tanto su importancia para interpretar los datos no está clara.

Las acciones endógenas pueden ser preplanificadas y deliberadas en mayor o menor grado. Los RP antes de las acciones preplanificadas, que Libet denominó "tipo I", tuvieron inicios más tempranos y mayores amplitudes que los RP que precedieron a más acciones espontáneas, denominadas "tipo II".

Esta distinción no se hace en ninguna otra parte de la literatura, por lo que sabemos, y parece haber sido en gran parte olvidada o ignorada por los lectores de Libet. Sin embargo, ambas formas de RP comenzaron antes de la intención consciente, apoyando el argumento de Libet sobre la precedencia temporal.

La mayor parte del trabajo posterior sobre la volición se ha centrado en las acciones de "tipo I" de Libet en las que participa la planificación previa, ya que los participantes deben elegir entre acciones con resultados diferentes. Libet et al. optó por centrarse en acciones voluntarias más espontáneas (tipo II) que presumiblemente tienen mayor "aleatoriedad".

Esto se enlaza con otra línea de investigación que utiliza tareas en las que se les pide explícitamente a los participantes que respondan al azar (por ejemplo, [12]). Curiosamente, sin embargo, es bastante difícil para los humanos comportarse al azar. Una estrategia que podría superar este problema es confiar en el ruido estocástico, que está presente en el cerebro, como en todos los sistemas biológicos.

Schurger y sus colegas [15], por ejemplo, sugieren que, dado un imperativo débil para moverse, el momento preciso en que se cruza el umbral de decisión para el movimiento está determinado en gran medida por las fluctuaciones espontáneas en la actividad neuronal.

¿Es posible que las personas puedan tomar en cuenta de alguna manera tales fluctuaciones y usarlas para generar acciones "espontáneas"? En este caso, la observación de que la actividad cerebral precede a la "necesidad urgente de actuar" consciente ya no sería incompatible con nuestras creencias sobre la naturaleza de la voluntad.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí