Una guía para la clínica | 14 OCT 18

Fármacos antidepresivos en la depresión perinatal

El tratamiento de los episodios depresivos en el período perinatal es personalizado y se basa en la evaluación de los riesgos y de los beneficios con los fármacos antidepresivos disponibles.
Autor/a: Molenaar N, Kamperman A, Boyce P, Bergink V (ANZJP) 52(4):320-327, Abr 2018
Introducción

Según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud en 2017, la depresión es la causa principal de incapacidad a nivel mundial y en países con ingresos elevados hasta el 15% de la población presenta al menos un episodio depresivo mayor durante el transcurso de su vida.

La depresión perinatal abarca el período desde la concepción hasta el primer año de vida y afecta hasta el 15% de las mujeres. Para aquellos casos leves a moderados, el tratamiento de primera elección incluye la psicoterapia antes del comienzo de la terapia farmacológica con antidepresivos, aunque en la práctica habitual estos fármacos se inician en aproximadamente el 70% de los casos.

En diversos países se han elaborado Pautas de Práctica Clínica con la finalidad de orientar a los facultativos tratantes sobre la selección de aquellas intervenciones terapéuticas más eficaces y menos perjudícales.

En este trabajo, los autores decidieron revisar el tratamiento de la depresión perinatal y el empleo de antidepresivos de acuerdo con las directrices disponibles.

Métodos

Se efectuó una búsqueda exhaustiva sobre Normas de Práctica Clínica con el empleo de términos como “embarazo”, “trastornos del ánimo”, “depresión” y “antidepresivos” en las bases de datos National Guideline Clearinghouse (US AHRQ), National Institute for Health and Care Excellence (Reino Unido): Evidence Services, Canadian Medical Association Infobase: CPG, Guidelines, National Health y Medical Research Council (NHMRC) (Australia): CPGs y las Guidelines International Network (G-I-N).

Con posterioridad, se realizó una búsqueda en Medline con términos como “antidepresivos”, “embarazo”, “período prenatal”, “depresión” y “salud mental” con el fin de limitar los resultados para la obtención de normativas, y luego se buscó en PsycInfo mediante palabras clave en los títulos de los artículos publicados.

En caso de no encontrar pautas de práctica, se contactaron a las sociedades profesionales de obstetricia y ginecología y de psiquiatría de países del primer mundo, y del más grande de los denominados segundo y tercer mundo, con lo que se incluyeron aportes de Estados Unidos, Canadá, Australia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Japón, Corea, Reino Unido, Portugal, Grecia, Italia, España, Francia, Alemania, Países Bajos, Bélgica, Turquía, Israel, Luxemburgo, Islandia, Suiza, Irlanda, Austria, Suecia, Noruega, Brasil, China, Méjico, India y Sudáfrica.

Resultados

La revisión final quedó comprendida por 16 Directrices de Práctica originadas en 12 países (8 específicas sobre el período perinatal y las restantes 8 fueron sobre psiquiatría general con un apartado especial con recomendaciones sobre la depresión perinatal): ACOG Committee on Practice Bulletins-Obstetrics, 2008; American Psychiatric Association, 2010;Austin y cols., 2017; BC Reproductive Mental Health Program, 2014; Dansk Psykiatrisk Selskab ycols., 2014; DGPPN y cols., 2015; Li and Ma, 2015; MacQueen y cols., 2016; Malhi y cols., 2015; Management of Major Depressive Disorder Working Group, 2016; Ministry of Health, 2012; Ministry of Health, Social Services and Equality, 2014; National Collaborating Centre for Mental Health, 2014;Nederlandse Vereniging voor Obstetrie en Gynaecologie, 2012;Nordeng and Jettestad, 2015 y Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN), 2012.

Durante el embarazo, cuatro de las guías recomendaron continuar con fármacos antidepresivos, mientas que en otras cinco se mencionó la posibilidad de continuarlos, pero no aconsejaron ni desalentaron su uso. En tres, no se alentó el cambio de agente farmacológico, a diferencia de la guía danesa, la cual promovió la modificación del agente cuando se utiliza paroxetina y fluoxetina.

La mayoría recomendó el abordaje inicial con psicoterapia en los casos leves a moderados, y el tratamiento farmacológico ante cuadros graves, aunque solamente las directrices del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) recomendó el uso de antidepresivos como tratamiento inicial e independientemente de la gravedad de los síntomas de presentación.

Las pautas canadienses y holandesas recomendaron específicamente la continuación del tratamiento con antidepresivos para evitar la recaída de los síntomas. En casos de episodios nuevos, la mayoría de las guías seleccionadas recomendaron la psicoterapia como tratamiento inicial y consideraron el empleo de antidepresivos ante casos de depresión grave. 

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022