La historia del gran Laënnec y la invención del estetoscopio | 30 JUL 18

El hacedor de su propia semiología

"Se valió de una(s) hoja(s), que enrolló en forma de tubo, para emplazar un extremo del cilindro sobre el pecho de la enferma, mientras que acercaba su oreja al otro. Con ello consiguió oír con bastante nitidez los latidos de aquel corazón endeble..."
27
10
Autor/a: Oscar Bottasso 

La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.
Pablo Picasso

Un hecho saliente de la medicina del siglo XIX fue la iniciativa de relacionar los datos clínicos del paciente con los estudios anatomopatológicos post-mortem para así avanzar en el logro de pautas diagnósticas. La idea, incluso, de contar con un procedimiento que anticipara lo que estaba ocurriendo in vivo, desvelaba a muchas mentes inquietas ávidas de intentar alguna medida de control y salirse de esa suerte de resignación al dixit de la disección.

Lento, pero inexorablemente aquella práctica del naciente ottocento heredera de la mirada Hipocrática estaba atravesando el umbral de lo que constituiría un cambio radical y sin retorno. En los principales hospitales de Francia, Alemania, Gran Bretaña y lo que posteriormente sería Italia, la asistencia de tantísimos casos sumado a la realización de las correspondientes autopsias posibilitaron el desarrollo de prestigiosos centros de estudios. La tríada material clínico, examen físico y la mesa de disecciones estaba desplazando al clásico acto médico basado en la información aportada por el propio paciente y las observaciones surgidas de la consulta, donde el examen físico era bastante escueto.

En honor a la verdad, cierto es que el siglo precedente también había aportado lo suyo. El año 1761 en el cual Morgagni publicó su monumental obra De Sedibus et Causis Morborum por Anatomen Indagatis Libri Quinque, también fue testigo de la aparición de otro gran clásico en la historia de la medicina el Inventum Novum por parte del médico vienés Leopold Auenbrugger.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021