Apps | 24 MAY 18

GeoVin: una app para reportar la presencia de vinchucas y aprender sobre ellas

Fue desarrollada por investigadores del CONICET con el objetivo de determinar la distribución geográfica de las distintas especies y prevenir su proliferación

Los triatominos o vinchucas son una familia de insectos hematófagos, es decir que se alimentan de sangre, que tienen una amplia distribución geográfica en Argentina, fundamentalmente en el centro-norte del país. A lo largo de todo el territorio nacional se han detectado 16 especies distintas y una de ellas, Triatoma infestans, se erige como la más problemática por ser el principal vector del parásito Trypanosoma cruzi, causante de la enfermedad de Chagas.

Numerosos grupos del país se dedican al tema desde múltiples abordajes, pero el Laboratorio de Triatominos del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET – UNLP) puso la mira en un espacio poco explorado: el universo de las aplicaciones digitales.

Quienes descarguen la app podrán acceder a un mapa de datos que ya cuenta con casi 10 mil puntos del país

Con la idea de generar una base de datos actualizada sobre la distribución geográfica de las vinchucas y prevenir su proliferación, los profesionales del CEPAVE dieron origen a GeoVin, una app que ya se encuentra disponible para su descarga en las tiendas de aplicaciones digitales para dispositivos con sistema operativo Android y que se configura como un proyecto de ciencia ciudadana, es decir una iniciativa en la que los científicos y el público no especializado trabajan conjuntamente con un objetivo común.

Quienes descarguen la app podrán acceder a un mapa de datos que ya cuenta con casi 10 mil puntos del país donde alguna vez se encontraron especies de vinchucas, que fue elaborado en el marco de la tesis doctoral de Soledad Ceccarelli, becaria del CONICET en el CEPAVE.

“La información que circulaba estaba incompleta o poco sistematizada, y lo que hice fue recopilar datos de publicaciones científicas, tesis doctorales, informes, y el propio trabajo de campo que hacemos desde el laboratorio, más el aporte voluntario de algunos colegas para armar la base de GeoVin”, cuenta la experta.

“Lo que nosotros queremos es que esa base se vaya actualizando con la colaboración de los usuarios”, explica Gerardo Marti, investigador independiente del CONICET en el CEPAVE, y apunta que “en muchos de esos puntos previamente cargados puede ser que ya no haya vinchucas, y sí aparezcan en nuevos lugares”.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022