Análisis Multicéntrico | 11 MAR 18

Injerto de arteria mamaria interna bilateral y riesgo de nuevas revascularizaciones

En los pacientes sometidos a cirugía de derivación coronaria con injerto el uso de injertos de arteria mamaria interna bilateral se asocia con un riesgo reducido de necesidad de nuevos procedimientos de revascularización y con mejor supervivencia a largo plazo, en comparación con la utilización de injertos únicos de arteria mamaria
Autor/a: Darmouth-Hitchcock Medical Center, Lebanon, EE.UU. Circulation 136:1676-1685, Nov 2017
Introducción

La cirugía de revascularización coronaria con injerto (coronary artery bypass grafting, CABG) sigue siendo un proceso muy utilizado en los pacientes con enfermedad coronaria (EC). Diversos estudios revelaron su superioridad respecto de la intervención coronaria percutánea (ICP) en subgrupos seleccionados de pacientes, por ejemplo, en los sujetos con EC compleja o con enfermedad de múltiples vasos y en los pacientes diabéticos.

En los Estados Unidos, el índice de mortalidad intrahospitalaria asociado con la CABG es inferior al 2%, a pesar de que cada vez son sometidos a este procedimiento pacientes de mayor gravedad. En este escenario, la permeabilidad a largo plazo de los injertos de vena safena es uno de los desafíos clínicos más importantes y el uso de un segundo conducto arterial ha sido uno de los avances más significativos en tal sentido.

El injerto de arteria mamaria interna bilateral (AMIB) se describió en 1973; la primera serie relevante de enfermos sometidos a este procedimiento se publicó en 1983. Numerosos metanálisis confirmaron después que este injerto se asocia con una reducción significativa de la mortalidad; además, en los trabajos no se observaron efectos adversos sobre la supervivencia.

A pesar de los resultados alentadores, en los Estados Unidos y otros países, el índice de implementación de este método ha sido lento; en Norteamérica solo se registró un aumento de 3.5% en 1999 a 4.1% en 2009. El objetivo del presente trabajo, con los datos de un amplio registro prospectivo y multicéntrico, fue determinar si la CABG con injerto de AMIB disminuye el riesgo de necesitar nuevas revascularizaciones coronarias a largo plazo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021