Calcio coronario | 23 NOV 17

Enfermedad coronaria subclínica en atletas con perfil de riesgo CV bajo

La calcificación coronaria y las placas coronarias son hallazgos más frecuentes entre los atletas varones, en comparación con los hombres sedentarios; el significado clínico de estas observaciones todavía no se conoce
Autor/a: Merghani A, Maestrini V, Sharma S y colaboradores Circulation 136:126-137, Jul 2017

Introducción

La actividad física regular, es decir la realización de 150 minutos de ejercicio moderado por semana, reduce en un 50% el riesgo de eventos coronarios. Sin embargo, algunos atletas realizan varias horas de entrenamiento intensivo por día, con lo cual las recomendaciones diarias se superan en 10 a 15 veces.

En las últimas dos décadas se comprobó un incremento exponencial en el número de atletas de mediana edad y de edad avanzada (veteranos) con antecedente de haber realizado actividad física intensa desde la juventud.

Diversos estudios mostraron que estos sujetos, aunque aparentan estar en excelente estado de salud, tienen puntajes elevados de calcificación de las arterias coronarias (CAC) y fibrosis miocárdica.

Si bien el ejercicio indudablemente se asocia con beneficios cardiovasculares, la aterosclerosis coronaria también representa la principal causa de muerte súbita relacionada con el ejercicio, en atletas veteranos.

Sin embargo, los estudios disponibles presentan limitaciones importantes vinculadas al número reducido de participantes, la inclusión sólo de hombres y de atletas con factores de riesgo de aterosclerosis. Sólo uno de los trabajos a gran escala reveló aterosclerosis importante en los atletas, luego de considerar los puntajes reducidos en la escala de riesgo de Framingham.

Sin duda se requieren más estudios para establecer conclusiones definitivas en términos de la relación entre la aterosclerosis y el atletismo. El objetivo del presente estudio fue analizar el estado de las arterias coronarias en un amplio grupo de atletas veteranos de ambos sexos sin factores convencionales de riesgo cardiovascular que participaron durante varias décadas en actividad física de resistencia.


► Sujetos y métodos

Los atletas veteranos se reclutaron en centros de corredores y ciclistas del Reino Unido. Se excluyeron aquellos con antecedentes personales de enfermedad coronaria (EC), antecedentes familiares de EC prematura (< 40 años), diabetes, hipertensión arterial e hipercolesterolemia; no se incluyeron los fumadores o los sujetos con antecedente de tabaquismo.

Los participantes fueron atletas de más de 40 años que corrían por lo menos 10 millas o que recorrían 30 millas o más en bicicleta por semana, desde 10 años antes, por lo menos. Además, habían participado en diez eventos o más de atletismo de resistencia (maratón [42.2 km], media maratón [21.1 km], carreras de 10 km o carreras en bicicleta de 66 a 260 km) en un período de diez años.

Se evaluaron controles sanos, comparables a los atletas en edad, sexo y perfil de riesgo cardiovascular a los diez años (puntaje de Framingham). Los controles realizaban actividad física, según las recomendaciones vigentes.

Entre 2013 y 2016, 234 atletas y 202 controles completaron cuestionarios de salud y fueron sometidos a examen físico, electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones y estudios de laboratorio (glucemia y perfil de lípidos).

Los cuestionarios permitieron conocer las características demográficas, la presencia de síntomas cardíacos, los antecedentes clínicos, el hábito de fumar, los antecedentes familiares de enfermedad cardíaca y la actividad física (años de actividad física competitiva, número de participaciones en eventos de atletismo, distancias semanales promedio corridas o en bicicleta y las mejores marcas personales para las maratones).

La muestra final para los análisis estuvo integrada por 152 atletas y 92 controles sanos, relativamente sedentarios. Todos los participantes fueron sometidos a ecocardiografía y estudio Doppler, prueba de ejercicio cardiopulmonar, estudio Holter de 24 horas, angiografía coronaria por tomografía computarizada (ACTC) y resonancia magnética (RM) cardíaca con realce tardío con gadolinio.

La ACTC permitió definir los puntajes de CAC, la morfología de las placas y el grado de estenosis de la luz vascular (< 30%, 30% a 49%, 50% a 69% y > 70%), según las recomendaciones vigentes. La aterosclerosis coronaria significativa se definió en los enfermos con CAC por encima del percentilo 70 o en presencia de placas asociadas con estenosis de la luz ≥ 50% en un segmento coronario.

Las imágenes en la RM se obtuvieron luego de la administración intravenosa en bolo de 0.1 mmol/kg de gadoterato de meglumina, con la finalidad de identificar fibrosis regional. La prueba de ejercicio cardiopulmonar se realizó en cinta ergométrica; los participantes fueron alentados a realizar ejercicio hasta que se sintieran exhaustos.

En todos los sujetos se realizaron ECG de 12 derivaciones; la isquemia se definió en presencia de depresión del segmento ST ≥ -0.2 mV. En el estudio Holter se tuvieron en cuenta la taquicardia ventricular no sostenida (≥ 3 complejos anchos consecutivos a > 120 latidos por minuto), la taquicardia supraventricular (≥ 5 complejos regulares angostos consecutivos a > 130 latidos por minuto) y las pausas sinusales (> 2.5 s).

Las comparaciones entre los grupos se realizaron con pruebas de la t o de la U de Mann-Whitney, para las variables con distribución normal o sin distribución normal, respectivamente. Los datos categóricos se compararon con pruebas de Fisher o de chi al cuadrado, según el caso.

Los resultados de los estudios por imágenes se analizaron en relación con el sexo. Para los atletas se realizaron análisis de variables únicas y múltiples para identificar las variables asociadas con EC significativa (puntaje de CAC por encima del percentilo 70 o estenosis de la luz mayor del 50%).


► Resultados

Los atletas varones tuvieron prevalencia aumentada de puntajes moderados o graves de CAC

La edad promedio de los atletas fue de 54.4 ± 8.5 años (40 a 82 años); el 70% era de sexo masculino y el 92%, de raza blanca. Ningún atleta tenía antecedentes de tabaquismo. No se registraron diferencias entre los grupos, en términos de la edad, la etnia, la presión arterial, los niveles séricos de colesterol, el riesgo cardiovascular a los 10 años (puntaje de Framingham) y el antecedente familiar de EC (entre la quinta y la sexta décadas); sin embargo, los controles tuvieron mayor superficie corporal, respecto de los atletas.

Los atletas habían participado en actividad física de resistencia 31 años en promedio, con una mediana de 13 maratones por atleta. Diez atletas habían corrido más de 100 maratones. Los ciclistas compitieron en una mediana de 85 carreras cada uno. El número promedio de horas de entrenamiento semanal fue de 7.7 ± 3.5, con una mediana de 7 horas, en comparación con los controles (1.9 ± 0.5 horas por semana, mediana de 1.5 horas).

Los atletas presentaron dimensiones cardíacas aumentadas, respecto de los controles. El volumen promedio de fin de diástole del ventrículo izquierdo en la RM fue 14.6% y 14.1% mayor en los atletas de sexo masculino y femenino, respectivamente, en comparación con los controles (p < 0.0001). Atletas de los dos sexos presentaron un incremento de 9.9% en el espesor máximo de la pared del ventrículo izquierdo, respecto de los controles (p < 0.0001).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022