Nuevas herramientas clínicas | 03 DIC 17

Automonitorización electrónica en el trastorno bipolar

Los pacientes con trastorno bipolar II pasaron más tiempo deprimidos, fueron más inestables anímicamente y sufrieron síntomas de mayor duración
Autor/a: Faurholt-Jepsen M, Ritz C, Kessing L y colaboradores Journal of Affective Disorders 186:342-349, Ene 2015

Introducción

La inestabilidad anímica es una característica frecuente de los individuos con trastorno bipolar (TB) que puede asociarse a una mayor incidencia de recaídas e internaciones. Además, un gran número de pacientes con TB presentan dicha inestabilidad por fuera de las fluctuaciones correspondientes al trastorno del estado de ánimo. Esta sintomatología subsindrómica puede tener un gran impacto en la recuperación funcional de estas personas.

La importancia de la inestabilidad anímica ha llevado a considerarla como un criterio principal de valoración en ensayos clínicos aleatorizados, por sobre la presencia de las recaídas o recurrencias de los episodios maníacos, hipomaníacos o depresivos. Sin embargo, no se han elaborado métodos para cuantificar esta inestabilidad ni identificar sus factores predictivos.

Se sabe que los pacientes con TB pasan más tiempo deprimidos que en episodios maníacos o hipomaníacos, y esta tendencia es particularmente notoria en los individuos con TB de tipo II. Adicionalmente, los pacientes pueden llegar a presentar síntomas subsindrómicos la mitad del tiempo. Sin embargo, el control de estos datos puede ser problemático, debido a la baja adhesión de los pacientes a los métodos clásicos de control (lápiz y papel), el completado retrospectivo de las tareas y la dificultad para verificar los datos.

En este sentido, la automonitorización electrónica puede ofrecer importantes ventajas, como la recolección de datos en tiempo real por períodos prolongados de tiempo en ambientes totalmente naturales. Hoy las computadoras personales y hasta los smartphones pueden utilizarse de manera beneficiosa para tal fin. Lamentablemente, no existen datos acerca del automonitoreo de pacientes con TB mediante este tipo de plataformas.

Los objetivos del presente estudio son la identificación de diferencias clínicas entre pacientes con TB de tipo I y TB de tipo II y encontrar indicadores de actividad de la enfermedad entre estas poblaciones mediante el uso del sistema de automonitoreo MONARCA en los smartphones de los participantes.


► Materiales y métodos

El presente trabajo es subsidiario de un ensayo clínico aleatorizado en el que se comparó el uso del sistema MONARCA con los métodos tradicionales de automonitorización.

Se reclutaron pacientes de la Copenhagen Clinic for Affective Disorders, Psychiatric Center Copenhagen, Copenhague, Dinamarca, entre septiembre de 2011 y marzo de 2013. Dicha clínica está localizada en un área urbana del país, abarca una zona de influencia de 1.4 millones de personas y atiende principalmente a individuos con diagnóstico reciente de TB o TB resistente al tratamiento.

Los criterios de inclusión eran un diagnóstico de TB según la CIE-10, una edad entre 18 y 60 años, un valor de 17 o menos en la Hamilton Depression Rating Scale (HDRS) y un puntaje de 17 o menos en la Young Mania Rating Scale(YMRS). El embarazo, la falta de comprensión del idioma danés, la negativa a utilizar teléfonos con sistema operativo Android, la presencia de enfermedades físicas graves y el diagnóstico de esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo o trastorno delirante fueron criterios de exclusión.

El sistema MONARCA fue instalado en los teléfonos celulares de los participantes. Este sistema evalúa diariamente el estado de ánimo (en una escala numérica que va desde -3 hasta +3), la duración del sueño, la adhesión a la medicación, el nivel de actividad (en una escala numérica que va desde -3 hasta +3), la irritabilidad, el estado de ánimo mixto, los problemas cognitivos, el consumo de alcohol, el nivel de estrés, la presencia de menstruación y la aparición de signos de alarma individualizados.

Los participantes fueron seguidos por 6 meses. Adicionalmente, se realizaron entrevistas mensuales que incluyeron evaluaciones según las escalas HDRS y YMRS; los examinadores no tenían acceso a las mediciones del sistema MONARCA. Se calculó la proporción de días en los distintos niveles de estado de ánimo, actividad y estrés. Se definió el tiempo con síntomas maníacos como el tiempo transcurrido con evaluaciones de estado de ánimo de +1 o más, y el tiempo con síntomas depresivos como el tiempo transcurrido con evaluaciones de estado de ánimo de -1 o menos. Se ajustó a cada variable por edad, género y duración de enfermedad.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022