Las prescripciones en diferentes países | 28 DIC 17

Utilización de drogas antiepilépticas en pediatría

Revisión sistemática sobre el uso de drogas anti epilépticas en pediatría
Autor/a: Oluwaseun Egunsola, Imti Choonara, Helen M Sammons BMJ Paediatrics Open 2017;1:e000088.
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Introducción

En las últimas dos décadas, se aprobaron varios nuevos fármacos antiepilépticos (FAEs) para el tratamiento de la epilepsia. Mientras que el uso de estos medicamentos de nueva generación está creciendo, se prefieren algunos de los medicamentos de la vieja generación debido al costo y a la disponibilidad. Se reportó eficacia y seguridad similares para ambas generaciones de FAEs1; sin embargo, existen diferencias entre drogas específicas.2 Los factores específicos del paciente, como edad, género, tipo de epilepsia y disponibilidad de monitoreo también influyen en la elección de los FAEs. La creciente utilización de los nuevos FAEs presenta un nuevo desafío para identificar nuevas toxicidades e interacciones medicamentosas. Por ejemplo, el creciente uso de lamotrigina en Suecia dio lugar a un aumento de los informes de las reacciones adversas a la droga.3

Los estudios de utilización de fármacos proveen una visión de los estándares y tendencias actuales de las prescripciones de los fármacos. La información de estos estudios puede utilizarse para evaluar y modificar las políticas clínicas de prescripción y para identificar áreas de necesidad de investigación. Las bases de datos electrónicas, como las bases de datos administrativas de salud, las bases de datos de dispensación y registros de seguros de salud, proporcionan una valiosa herramienta para llevar a cabo estudios de utilización.

Además de identificar las tendencias de prescripción, algunas bases de datos proporcionan información de salud general del paciente y se pueden utilizar para evaluar los resultados del tratamiento.4 Los estudios basados ​​en los registros del seguro de salud pueden sin embargo, subestimar el consumo actual de drogas porque los medicamentos que no son reembolsados por los servicios nacionales de salud pueden no estar registrados.5 6

En esta revisión sistemática, las prescripciones de FAEs en diferentes países fueron identificadas de la literatura publicada.


► Métodos

Estrategia de búsqueda

Se chequearon las bases de datos Embase (1980-mayo 2017), Medline (1946-mayo de 2017) y PubMed para buscar investigaciones originales sobre la utilización de FAEs. Los términos de búsqueda utilizados fueron 'utilización o utilización o patrón* o prescripción o base de datos o prescripción* o tendencia* o farmacoepidemiología* o acceso o prevalencia o práctica o población o uso´ en el título, combinado con filtros pediátricos 'pediátricos* o pediátrico* o niño*' en el título y ´antiepiléptico' o antiepiléptico* o anticonvulsivo' también en el título. También se realizaron búsquedas en Google Académico y de referencia manuales. Solamente un revisor llevó a cabo la búsqueda.

Criterios de inclusión y exclusión

Se incluyeron todos los estudios y encuestas de bases de datos nacionales o regionales independientemente del idioma de publicación. Se excluyeron los estudios de un solo centro. Los estudios de poblacionales mezcladas en los cuales se presentaron datos pediátricos también se incluyeron. Se definió "pediátrico" como cualquier paciente ≤ 18 años o como fue definido por los respectivos autores. Se excluyeron los estudios en los que el porcentaje de utilización de FAEs no se presentó o no pudo calcularse. Dos revisores determinaron la elegibilidad para la inclusión.

Extracción de datos

Los datos extraídos de cada estudio incluyen el año del estudio, el país del estudio, el entorno, la edad de los pacientes, el diseño del estudio, el número de participantes en el estudio, el tipo de FAE y el porcentaje de niños que reciben FAE. Un sólo revisor realizó la extracción de los datos.


► Resultados

El valproato de sodio fue el FAE más frecuentemente prescrito en niños en la mayoría de los países

Se identificaron veintiún estudios. Cinco fueron excluidos de la revisión ya que los datos se recolectaron antes de 2005. Éstos fueron eran excluidos porque era poco probable que capturaran los nuevos FAEs. La monoterapia fue el régimen más común, variando entre el 58% y el 94% en diferentes países. En varios estudios, el valproato de sodio fue el FAE más frecuentemente prescrito, representando el 7%-66% de las prescripciones. Una revisión de la base de datos holandesa de las prescripciones de FAEs informó una tasa de prescripción de valproato de sodio del 66%7.

Las tasas más bajas de prescripción de valproato sódico fueron de 12% y 7%, informadas en 2003 y 2007 en un estudio poblacional taiwanes de seguro de salud nacional8. Varios estudios mostraron una tasa decreciente de utilización de valproato sódico. En el Reino Unido, el estudio de la base de datos de la Red de Datos de Investigación de Práctica Clínica (RDIPC) informó una tasa de prescripción del 56% para el valproato de sodio en 1993, con un descenso posterior del 50% en 2008.9 Entre 2005 y 2009, la tasa de prescripción del valproato sódico disminuyó de 58% a 36% en Hong Kong,10 mientras que se registró una disminución marginal de 40% a 38% entre 2000 y 2009 en un estudio realizado en un sólo hospital de niños en Singapur11.

La carbamazepina fue el segundo FAE más frecuentemente prescripto en varios países. De forma similar al valproato de sodio, las tasas de prescripción de carbamazepina también mostraron una tendencia a la baja. La base de datos SAIL registró una tasa de prescripción del 14% en 2001 en comparación con el 10% una década más tarde12. De forma similar, se reportó una disminución del 2% hasta el 30% en Hong Kong entre 2005 y 2009.10 En Taiwán, se registró una disminución mínima del 7% en 2003 al 6% en 2007.8 Sin embargo, se reportó en Singapur un aumento del 4% en la prescripción de carbamazepina en una década (2000-2009)11.

La utilización de fenobarbital fue muy variable en diferentes países con tasas de prescripción que varían entre el 1% y el 65%. La prescripción de fenobarbital fue mayor en Asia, que representa el 8%, el 13% y el 24% de todos los FAEs utilizados en Hong Kong (2009) ,10 Singapur (2009) 11 y Taiwán (2007), 8 respectivamente, en comparación con el 2% y el 5% en el Reino Unido (2008) 9 y los Países Bajos (2006), respectivamente. Las prescripciones de fenitoína variaban entre 1% y 4% en todos los estudios, con sólo cambios marginales en las tasas de prescripciones observadas en las dos últimas décadas.

La lamotrigina fue el FAE de nueva generación más frecuentemente prescrito en varios países, con tasas de prescripción que van del 1% al 34%. La tasa de prescripción más alta del 34% se registró en un estudio de Base de Datos de Prescripción Noruego 2000-2007.13

El estudio de la RDIPC del Reino Unido (1993-2008) y el estudio de la base de datos Welsh SAIL (2000-2010) mostraron una prevalencia de prescripción creciente, con un incremento de la prescripción de 4% y 11% en 2000 a 22% y 21% en 2010, respectivamente. Sin embargo, los estudios en Hong Kong y Singapur registraron un descenso marginal en la tasa de prescripción de lamotrigina. En Taiwán, se reportó un descenso del 9% en la tasa de prescripción entre 2003 y 2007.

La tasa de prescripción de levetiracetam aumentó un 10% dentro de 8 años después de 2000 en el Reino Unido9 y 8% en 10 años en Gales.12 En Taiwán, la tasa de prescripción de levetiracetam aumentó de 0% en 2003 a 18% en 20078, mientras que la tasa de prescripción de topiramato en Taiwán disminuyó de 21% en 2003 a 9% cuatro años después. Entre 1999 y 2006, la oxcarbazepina fue del 28% en EEUU.14 En 2007, los datos de la base de datos del seguro de salud surcoreano informaron que la oxcarbazepina es el segundo FAE más frecuentemente prescrito, lo que representan el 18% de todos los FAEs prescritos.15

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022