Desregulación circadiana | 16 AGO 17

Cuando el cortisol, la hormona del estrés, falla

Un estudio sugiere que la falta de variación en los niveles de cortisol podría vincularse con males como la inflamación y el cáncer
1
1
Autor/a: Robert Preidt MedlinePlus

Unos niveles diurnos constantes de cortisol, una hormona del estrés, se asocian con graves problemas de salud, como la inflamación, la obesidad y el cáncer, señalan unos investigadores.

Normalmente, los niveles de cortisol deberían variar a lo largo del día.

"El nivel de cortisol es alto de forma natural en la mañana para ayudar a animar a las personas, y se reduce en la tarde", dijo la autora líder del estudio, Emma Adam, profesora de desarrollo humano y políticas sociales en la Universidad de Northwestern.

"La pérdida de este ciclo, o la falta de variación en el cortisol, es lo que se asocia con resultados negativos de salud en nuestro estudio", apuntó Adams en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores sospechan que el estrés crónico podría ser responsable de unos niveles de cortisol menos variables. Lo llaman "desregulación circadiana relacionada con el estrés".

Pero el estudio solo encontró una asociación entre unos niveles de cortisol menos variables y una mala salud. No se diseñó para probar causalidad.

Para la investigación, el equipo del estudio revisó los datos de 80 estudios. Los investigadores observaron en concreto 12 problemas de la salud, y encontraron que 10 parecían estar asociados con una pérdida en la variación de los niveles de cortisol.

"Aunque la inflamación y la disfunción del sistema inmunitario presentaron las asociaciones más firmes, la fatiga, el cáncer, la depresión y la obesidad eran peores en las personas que tenían menos variación en el cortisol", dijo Adam.

Los hallazgos sugieren que restaurar los ritmos diarios de cortisol podría beneficiar a la salud de las personas.

"Lo importante es corregir los ritmos, más que corregir los niveles", escribieron los investigadores.

Adoptar hábitos saludables, como el ejercicio regular y un sueño adecuado, es un paso importante para restaurar los ritmos diarios de cortisol potentes, apuntaron Adam y sus colaboradores.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de septiembre de la revista Psychoneuroendocrinology.

FUENTE: Northwestern University

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020