Utilidad clínica, seguridad y eficacia | 24 SEP 17

Uso de pregabalina en casos de fibromialgia

La fibromialgia es un síndrome de dolor crónico generalizado, con gran impacto global sobre los pacientes, su entorno y la sociedad. El tratamiento con pregabalina es moderadamente eficaz para mejorar los síntomas, pero es bien tolerado y es rentable
Autor/a: Bhusal S, Diomampo S, Magrey M y colaboradores Drug Healthc Patient Saf. 2016 Feb 17;8:13-23.

Introducción y objetivos

La fibromialgia (FM) es la tercera enfermedad reumática en frecuencia (después de la lumbalgia y de la artrosis) y la causa más común de ausentismo laboral. La FM es un síndrome clínico caracterizado por dolor crónico generalizado que se manifiesta en todos los cuadrantes corporales, del lado izquierdo y del lado derecho, por encima de la cintura y por debajo de ella y en el esqueleto axial. Se acompaña de otros síntomas, como fatiga, sueño no reparador y  trastornos cognitivos.

De acuerdo con los criterios delAmerican College of Rheumatology (ACR), la prevalencia estimada de FM está entre el 0.5% y el 4.0%, con una relación mujer-hombre de 9:1. La etiopatogenia de la FM es incierta; los estudios genéticos sugieren una asociación de la enfermedad con polimorfismos en las vías serotoninérgicas, dopaminérgicas y catecolaminérgicas, que intervienen en la transmisión del dolor y en su modulación. Se cree que la enfermedad se expresa a través de un factor desencadenante ambiental o endógeno (trauma emocional, enfermedad aguda, lesión física) que lleva a la expresión de genes que amplifican la percepción del dolor.

La FM es una entidad heterogénea, que se presenta en subtipos que difieren tanto en la presentación clínica como en la respuesta al tratamiento. La heterogeneidad de los síntomas en la FM y en otros síndromes dolorosos es explicada por la teoría de la neuromatriz dolorosa, que propone que la experiencia neurosensorial del dolor es una emisión activa de la neuromatriz cerebral, más que una respuesta pasiva al estímulo doloroso. La emisión activa consiste en la percepción del dolor, con sus dominios sensoriales, afectivos y cognitivos. Los criterios actualizados del ACR para el diagnóstico de FM suman al síntoma básico de dolor, otros síntomas, como la fatiga, el sueño no reparador y las manifestaciones cognitivas.

El objetivo de los autores de esta revisión fue actualizar los conocimientos sobre la FM, sus criterios diagnósticos y su tratamiento, enfocado principalmente en la utilización de pregabalina.

Impacto de la FM sobre la calidad de vida

La FM conlleva una importante carga global de morbilidad para el paciente, en varios niveles: individual, interpersonal, ocupacional y socioeconómico. Los efectos de la enfermedad a nivel individual se hacen evidentes con la medición de la calidad de vida, por medio de la escala Health-Related Quality of Life (HRQoL). En las relaciones interpersonales, los pacientes con FM reciben menos apoyo por parte de sus compañeros, en comparación con los sujetos con artrosis.

En el aspecto laboral, los pacientes con FM tienen mayor porcentaje de ausentismo, en comparación con aquellos con dolor por artrosis o por lumbago, y se jubilan a edades más tempranas. La tasa de obtención de certificados de discapacidad de los individuos con FM es comparable a la tasa de artrosis y de artritis reumatoidea. A nivel socioeconómico, la FM es costosa, tanto por los costos directos (medicamentos, visitas médicas, estudios diagnósticos) como por los costos indirectos (pérdida de productividad, ausentismo, discapacidad).

Los trastornos del sueño son frecuentes en la FM. Un 88% de los pacientes informan dificultades en alguno de los dominios del sueño: dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido o un despertar excesivamente temprano después del sueño nocturno. El patrón de alteraciones más común presenta un período entre 2 y 3 horas de sueño, seguidas por un despertar en un modo hiperalerta, con dificultad para retomar el sueño por varias horas.

En general, mayores trastornos del sueño se asocian con mayor dolor, en una relación directamente proporcional. Los trastornos del sueño, por otra parte, tienen su impacto específico, independiente del dolor, en la escala HRQoL y en la discapacidad. Algunos estudios han mostrado anormalidades polisomnográficas en los pacientes con FM. Se requieren aún estudios que aclaren la relación entre los trastornos del sueño, el dolor, la fatiga y las anormalidades cognitivas en la FM.


Tratamiento

La heterogeneidad del cuadro clínico de la FM hace que se requieran tratamientos individualizados. Éstos se componen de educación del paciente, fisioterapia, psicoterapia y farmacoterapia. La identificación del subtipo clínico ayuda en las decisiones terapéuticas. La Food and Drug Administration (FDA) estadounidense ha aprobado 3 fármacos para el tratamiento de la FM: la pregabalina, la duloxetina y el milnaciprán.

Se ha sugerido una estrategia multimodal de tratamiento, con la utilización de un fármaco de base (con posterior ajuste personalizado de la dosis) y con el agregado secuencial de fármacos para síntomas específicos, como el modafinilo (para la fatiga), el ciclobenazepril (para la rigidez), el zolpidem (para el insomnio) y el tramadol (para el dolor), siempre con un seguimiento adecuado en relación con la aparición de eventos adversos.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022