Los viajes, la soledad, la vejez | 09 MAY 17

Viajero

Cuando permanecemos solos durante mucho tiempo, poblamos de fantasmas el vacío
Autor/a: Dr. Leonardo Strejilevich 

No soy un viajero ni me gusta viajar mucho. Cambiar de sitio me parece, la más de las veces, una acción inútil y fatigosa. Los días y las noches viajando en ferrocarril, en ómnibus, en el propio automóvil recién estrenado, en avión con el sueño agitado, con dolores de cabeza y pinchazos y hormigueos en las piernas para sufrir además el fastidioso jet lag, el despertar deslomado y quebrantado en estos inefables rodantes terrestres o aéreos, tener esa sensación de suciedad en la piel, esas comidas espantosas en las paradas o en las envasadas con gusto a goma de borrar son, a mi parecer, detestables consecuencias del hecho de viajar.

Después de llegar a destino tenemos las tristezas del hotel tan lleno de gente y tan vacío, la habitación desconocida, lastimosa, la cama sospechosa cuando no reemplazaría jamás mi cama que me gusta más que ninguna. Mi cama es el santuario de mi vida. Le entrego mi carne fatigada para que la reanime y la descanse entre la limpieza de las sábanas y el calor del colchón y las almohadas.  Allí es donde encuentro las más dulces horas de mi existencia, las horas de amor, de sueño, de recuperación de mis achaques y enfermedades, de lecturas agradables y profundas. La cama es sagrada. Debe ser respetada venerada por nosotros y amada como lo mejor y más dulce que poseemos en la tierra sobre todo en las horas de abandono, aislamiento y soledad. Es en estos momentos cuando vemos bien toda la vida de una sola ojeada, al margen de la idea de esperanza eterna, al margen del engaño de los hábitos adquiridos y de la espera de la felicidad siempre anhelada. Es al irnos lejos cuando comprendemos cuán próximo, lejano, corto y vacío es casi todo; recorrer largas distancias permite ver cuán pequeño y casi semejante es nuestro vapuleado planeta.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021