En la variedad con fracción de eyección preservada | 06 MAR 17

Más ejercicio y menos reduce el riesgo de insuficiencia cardiaca

El vínculo fue más potente para un tipo de insuficiencia cardiaca diastólica
Autor/a: Mary Elizabeth Dallas MedlinePlus

Hacer ejercicio con regularidad y permanecer delgado puede reducir el riesgo de un tipo de insuficiencia cardiaca particularmente difícil de tratar, muestra una nueva investigación.

Este tipo específico de la enfermedad se conoce como insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada (ICFEP). La fracción de eyección es la cantidad de sangre bombeada por el corazón. En muchas personas con insuficiencia cardiaca, el corazón es tan débil que no bombea suficiente sangre como para satisfacer las necesidades del cuerpo.

En la ICFEP, el músculo cardiaco se vuelve rígido y no se llena con suficiente sangre. Esto hace que el fluido se acumule en los pulmones y en el cuerpo, explicaron los investigadores en un comunicado de prensa del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

"Encontramos una asociación consistente entre la actividad física, el IMC [índice de masa corporal] y el riesgo general de insuficiencia cardiaca", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Jarett Berry. El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso.

"No fue algo inesperado, pero el impacto de esos factores del estilo de vida en los subtipos de insuficiencia cardiaca fue bastante distinto", señaló Berry.

Berry, del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas, es profesor asociado en el departamento de medicina interna y ciencias clínicas, y director de rehabilitación cardiaca.

La ICFEP conforma hasta un 50 por ciento de los casos de insuficiencia cardiaca. El tratamiento de la afección con frecuencia no funciona bien, lo que aumenta la importancia de las estrategias de prevención, enfatizaron los autores del estudio.

En el informe, Berry y sus colaboradores revisaron información de tres estudios anteriores que incluyeron a más de 51,000 personas. Los investigadores excluyeron a todo el que tenía insuficiencia cardiaca cuando los estudios comenzaron.

Buscaron información sobre la cantidad de ejercicio que hacían los participantes, además de su peso. Además, revisaron los expedientes médicos de los participantes para ver si las personas habían sido admitidas al hospital por insuficiencia cardiaca a lo largo de los varios años de duración de los estudios.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022