Control de la toxicidad | 13 FEB 17

Retinopatía por cloroquina e hidroxicloroquina

Recomendaciones de la Academia Americana de Oftalmología sobre estudios para controlar retinopatía debido a nueva información sobre la toxicidad, factores de riesgo y eficacia de las herramientas de estudio
Autor/a: Michael F. Marmor, MD, Ulrich Kellner, MD, Timothy Y.Y. Lai, MD, FRCOphth, Ronald B. Melles, MD, William F. Mieler, MD. Ophthalmology 2016;123:1386-1394
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Introducción

La toxicidad es preocupante porque no es tratable

Hace años que se conoce la toxicidad retiniana de la cloroquina y su análogo hidroxicloroquina. En Estados Unidos se utiliza la hidroxicloroquina, especialmente para el tratamiento de lupus sistémico, artritis reumatoidea y patologías inflamatorias relacionadas, como así también problemas dermatológicos. Se ha comenzado a utilizar para otras patologías como diabetes, patologías cardiacas y para terapia contra el cáncer. Por lo tanto es importante que oftalmólogos y otros especialistas conozcan la prevalencia y factores de riesgo de retinopatía.

La Academia Americana de Oftalmología publicó recomendaciones en 2011, que están siendo revisadas debido a nuevos descubrimientos científicos. La nueva información ha demostrado que el peso real es mejor que el ideal para calcular las dosis y que existe menor riesgo con dosis ≤5 mg/kg de peso real. También se ha descubierto una distribución distinta de la toxicidad en pacientes de origen asiático, que muestran daño temprano con un patrón más periférico.

La toxicidad es preocupante porque no es tratable. Sin embargo, se ha demostrado que la visión central puede preservarse si se detecta el daño antes de que haya alteraciones en el epitelio pigmentario retiniano, con un seguimiento adecuado, la retinopatía en ojo de buey como se la conoce, no debería ser un problema.

La dosis máxima recomendada por día de hidroxicloroquina es ≤5 mg/kg de peso real.  No existe información demográfica similar para la cloroquina, pero en la literatura antigua se sugiere utilizar ≤2,3mg/kg de peso real.

El riesgo de toxicidad depende de la dosis diaria y la duración del tratamiento. En las dosis recomendadas el riesgo de toxicidad a los cinco años está por debajo del 1% y a los 10 años 2%, pero aumenta a casi 20% después de los 20 años de tratamiento. Sin embargo, aun después de los 20 años, un paciente sin toxicidad corre solo 4% de riesgo de verse afectado en el año siguiente.

Los principales factores de riesgo significativos son las dosis elevadas y la prolongación del tratamiento. Otros factores de riesgo importantes son patología renal concomitante o uso de tamoxifeno.

Se recomienda realizar un examen de fondo de ojo en línea de base para descartar maculopatía preexistente. Se debería comenzar el control de toxicidad después de los cinco años en pacientes con dosis recomendadas y sin otros factores de riesgo. Los principales estudios a realizar son: campo visual automatizado y tomografía de coherencia óptica de dominio espectral. Con estos estudios debería poder verse más allá de la mácula central para los pacientes asiáticos.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022