Trastornos alimentarios en un ambiente obesogénico | 28 MAY 17

Factores determinantes y prevención del ambiente obesogénico

La prevención del sobrepeso, obesidad y trastornos alimentarios radica en contrarrestar al ambiente obesogénico mediante la educación y contención en los hogares y las escuelas.

Introducción

Diversas condiciones del entorno de un individuo influyen en el aumento de la propensión a presentar sobrepeso u obesidad y en la incidencia de esta enfermedad a nivel mundial. Por otra parte, los trastornos alimentarios exacerban las condiciones establecidas por el entorno o ambiente obesogénico, el cual comprende la estimulación del consumo de alimentos, principalmente hipercalóricos, el sedentarismo (disminución en la utilización de energía), escasez de políticas que promuevan el ejercicio físico, presión social y de los medios de comunicación, respecto de las pautas de conducta alimentaria y de la imagen corporal ideal. Asimismo, existen factores intrínsecos como la presencia de alteraciones hormonales o neuroquímicas que afectan dicha conducta (adicciones) y el control del peso.

El objetivo de la presente revisión fue caracterizar los factores que contribuyen en la incidencia del sobrepeso y obesidad y las medidas factibles en su prevención.

Descripción de los factores que inciden en el sobrepeso y la obesidad

El problema de sobrepeso y obesidad se encuentra estrechamente asociado al consumo de alimentos procesados de alto contenido energético, ricos en lípidos y carbohidratos, en reemplazo de aquellos que contribuyen a un buen estado de salud (alimentos no sometidos al proceso de refinamiento). La amplia disponibilidad y bajo costo de los alimentos procesados hipercalóricos agudizan el problema, ya que se facilita su consumo en grandes cantidades y, su alta palatabilidad genera adicción. Por otra parte, los cambios culturales como la reducción de la actividad física secundaria a la utilización de diferentes aparatos electrónicos durante el tiempo de esparcimiento o la ausencia de consumo de alimentos elaborados en el hogar, reemplazados por comida rápida (rica en lípidos), influyen de manera predominante en la prevalencia del sobrepeso.

En este sentido, las conductas que llevan al exceso de peso son estimuladas en los medios de comunicación, los cuales exhiben campañas publicitarias altamente atractivas (de golosinas, gaseosas, cereales azucarados y comida rápida [el 95% de avisos comerciales de alimentos]), dirigidas a la población infantil, la cual posee menor capacidad de discernimiento. No obstante, el ideal de belleza inalcanzable (figura femenina de bajo peso [24% inferior al promedio]), promovido por los medios, no condice con la estimulación del consumo de alimentos hipercalóricos, una paradoja que redunda en la aparición de alteraciones psicológicas (rechazo del propio cuerpo, angustia y frustración) y en el aumento en la prevalencia de la obesidad y trastornos alimentarios (en particular en las adolescentes).

En este sentido, en el desarrollo de estos trastornos incide, asimismo, la discriminación sufrida por la persona con sobrepeso, desde su entorno social (familia, escuela, trabajo, etcétera) al hacerla responsable directa de dicha condición (se los cataloga como faltos de voluntad). De esta forma, la presión social resulta contraproducente, la persona afectada realiza regímenes dietarios estrictos no sustentables en el tiempo, que derivan en una ingestaposterior de alimentos exacerbada. En particular, los adolescentes recurren al binge-eating (comer en exceso), purging (eliminación inducida de alimentos ingeridos y nutrientes mediante la utilización de laxantes, diuréticos o enemas y la inducción del vómito) y el uso de fármacos para reducir su peso. Las alteraciones físicas y psicológicas experimentadas por los adolescentes (en particular, mujeres) pueden ser observadas por períodos extensos (en la década sucesiva) y redundar en sintomatología irreversible.

Por otra parte, la conducta alimentaria de los padres (cantidad y calidad de alimentos) resulta fundamental en el desarrollo de trastornos alimentarios en los niños. En este sentido, los niños imitan a sus padres cuando consumen alimentos en exceso o en ausencia de apetito, para controlar estados de ánimo, en particular si se trata de padres con sobrepeso y madres con trastornos alimentarios. Asimismo, la conducta compulsiva en la ingesta de alimentos procesados ricos en grasas y carbohidratos puede ser provocada por ciertos hábitos, como la ingesta nocturna exacerbada junto con un consumo diurno de una escasa cantidad de alimentos, regímenes dietarios sucesivos e ingesta diaria excesiva. Dichas prácticas no sólo alteran la conducta alimentaria, sino también los mecanismos neurales subyacentes. Es importante destacar que las personas pueden presentar una predisposición genética al aumento de peso en función de las calorías consumidas y utilizadas por el organismo o mayor susceptibilidad a desarrollar conductas alimentarias compulsivas en respuesta a estímulos externos (características propias del alimento y presión publicitaria).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023