Espasmos infantiles | 12 DIC 16

Con frecuencia se pasa por alto un raro trastorno infantil de convulsiones

Los padres y los médicos quizá no reconozcan los espasmos infantiles lo suficientemente pronto como para prevenir el daño cerebral

Muchos bebés con una forma poco común de epilepsia conocida como espasmos infantiles no reciben un diagnostico pronto, y ese retraso puede conducir a consecuencias devastadoras para la salud, indica una nueva investigación.

Los peculiares conjuntos de convulsiones por lo general se presentan entre los 4 y los 12 meses de edad, apuntó el investigador del estudio, el Dr. Shaun Hussain, profesor asistente de pediatría de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

"Es completamente distinto de otros tipos de convulsiones", señaló Hussain. Duran más o menos un segundo. Típicamente, el niño baja la cabeza y alza los brazos de golpe. Los padres quizá no lo noten o crean que no es nada de qué preocuparse, apuntó el investigador.

Pero, si no se tratan, "los espasmos infantiles conducen a resultados terribles", advirtió Hussain, que también es director del Proyecto de Espasmos Infantiles de la UCLA.

Esos resultados pueden incluir autismo, epilepsia para toda la vida o retraso mental, dijo. Un retraso de incluso una semana en el diagnóstico y el tratamiento podría conducir a una reducción mensurable en la inteligencia, añadió.

Para este estudio, Hussain y sus colaboradores de la UCLA encuestaron a los padres de cien niños que sufrieron los espasmos. Casi la mitad esperaron un mes o más antes de recibir un diagnóstico preciso, encontró el estudio.

Solo un 29 por ciento de los niños fueron atendidos por un proveedor efectivo en un plazo de una semana del inicio de los espasmos, encontraron los investigadores.

En algunos, el retraso fue de varios años. Los niveles educativos de los padres, los ingresos de la familia, el seguro u otros factores no tuvieron ningún efecto sobre esos periodos, determinó el estudio.

En algunos casos, los médicos y pediatras no reconocieron la afección y descartaron las preocupaciones de los padres, encontró el equipo de Hussain.

Con frecuencia, los mismos padres llegaron al diagnóstico usando fuentes en internet.

Los espasmos sutiles pueden confundirse con problemas infantiles comunes como el cólico, dijo la Dra. Amy Brooks-Kayal, jefa de neurología pediátrica del Hospital Pediátrico de Colorado.

Brooks-Kayal y Hussain dijeron que los espasmos infantiles se pueden diagnosticar mediante una video-EEG (electroencefalografía). Esto se refiere a una monitorización de 24 horas o durante una noche que registra y graba los patrones de las ondas cerebrales.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022