Estudio multicéntrico y aleatorizado | 09 JUL 17

Prasugrel o ticagrelor en el infarto de miocardio

En pacientes con IAM tratados con intervención coronaria percutánea, el prasugrel y el ticagrelor tuvieron el mismo resultado en cuanto a eficacia y seguridad
Autor/a: Motovska Z, Hlinomaz O, Widimsky P y colaboradores Circulation 134(9), Ago 2016

Introducción

El tratamiento óptimo para el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMeST) es la intervención coronaria percutánea (ICP) con la colocación de stent, con el fin de restaurar el flujo circulatorio de la arteria afectada. No obstante, por el riesgo de trombosis del stent, es necesario instaurar un tratamiento antitrombótico intensivo. Según las recomendaciones actuales se indica, además de la aspirina, ticagrelor o prasugrel, antes que clopidogrel. Excepto en pacientes con un accidente cerebrovascular (ACV) previo, en quienes el prasugrel está contraindicado, cualquiera de los dos puede utilizarse.

Solo se llevó a cabo un estudio aleatorizado sobre cada uno de estos inhibidores de la P2Y12, que mostraron su superioridad con respecto al clopidogrel. A pesar de que ambos agentes tienen eficacia similar, en la práctica clínica muchas veces se ve favorecido el uso de uno sobre el otro. Es posible que el costo sea uno de los factores determinantes de la elección, dado que existen alternativas de medicamentos genéricos para el clopidogrel. 

Los autores del presente estudio efectuaron una comparación directa entre el prasugrel y el ticagrelor. Se trató de un ensayo aleatorizado y multicéntrico diseñado para evaluar la eficacia y la seguridad del prasugrel y el ticagrelor en pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM) tratados con ICP. En este trabajo se evaluaron los resultados a los 7 y a los 30 días, mientras que el seguimiento al año se completará en mayo de 2017.


Métodos

El PRAGUE-18 fue un estudio en fase IV, aleatorizado, multicéntrico, controlado y sin enmascaramiento, llevado a cabo en 14 centros de derivación de cardiología de la República Checa, con capacidad para realizar ICP durante las 24 horas. Fue diseñado y proyectado por centros académicos, de manera independiente y sin financiamiento de la industria farmacéutica.

Los investigadores participaron de manera voluntaria, sin compensación económica. Los datos de los pacientes se ingresaron a la base de datos de manera anónima para proteger su identidad. El protocolo fue aprobado por el comité de ética del University Hospital Kralovske Vinohrady de Praga y por el comité institucional de cada centro participante.

Se incluyeron en el estudio todos los pacientes con IAM tratados con ICP primaria, incluso aquellos hemodinámicamente inestables. Los criterios de exclusión abarcaron el antecedente de ACV, sangrado de gravedad en los últimos 6 meses, indicación de tratamiento anticoagulante crónico por vía oral, uso de 300 mg o más de clopidogrel antes de la aleatorización, edad mayor de 75 años junto con un peso menor de 60 kg, alteración significativa de la función hepática, tratamiento concomitante con un inhibidor de la CYP3A4 e hipersensibilidad conocida al prasugrel o al ticagrelor. 

Los pacientes fueron aleatorizados inmediatamente luego de llegar al hospital y firmar el consentimiento. La dosis de carga de prasugrel fue de 60 mg y la de mantenimiento de 10 mg diarios, o de 5 mg en los pacientes mayores de 75 años o con peso de menos de 60 kg. La dosis de carga del ticagrelor fue de 180 mg, con una dosis de mantenimiento de 90 mg, dos veces por día. La administración del tratamiento antiplaquetario se demoró luego de la angiografía si el médico tratante consideró que podría ser necesario el tratamiento quirúrgico urgente. 

Se recomendó a los pacientes continuar con el tratamiento asignado por 12 meses, junto con 100 mg de aspirina por día. El estudio permitió que los pacientes que no pudieran costear el tratamiento asignado cambiaran a clopidogrel. Se realizaron consultas de seguimiento a los 7, a los 30 días y al año luego de la aleatorización.

El criterio principal de valoración estuvo compuesto por la mortalidad por todas las causas, un nuevo IAM, ACV, sangrado que requiera transfusión o la prolongación de la internación y la necesidad de revascularización en los 7 primeros días. El criterio secundario de valoración fue la suma de la mortaidad cardiovascular, el IAM no fatal y el ACV. También se tuvo en cuenta la trombosis del stent en los primeros 30 días, el sangrado según los criterios TIMI (Thrombolysis In Myocardial Infarction) o BARC (Bleeding Academic Research Consortium) y la aparición del criterio principal en los pacientes con clasificación Killip II o IV y en los sujetos diabéticos. 

El cálculo de poder para el análisis estadístico determinó que con 1250 pacientes se podría detectar una diferencia del 2.5% del criterio principal de valoración, con un 80% de probabilidad. Luego de un análisis al haber reclutado 1130 pacientes, el estudio se finalizó prematuramente debido a su futilidad. Las diferencias entre los grupos se evaluaron con la prueba de chi al cuadrado o exacta de Fisher en el caso de variables cualitativas, y con la prueba de Mann-Whitney para las variables cuantitativas. También se llevó a cabo un análisis de regresión logística para comparar el uso del prasugrel o el ticagrelor con respecto al criterio principal de valoración.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022