En pacientes vulnerables | 12 OCT 16

Hacer ejercicio estando enojado aumenta el riesgo cardíaco

Pero los investigadores sugieren que tiene que haber placa bloqueando las arterias para que el riesgo aumente

La rabia intensa o un esfuerzo físico fuerte podrían ser desencadenantes de un primer ataque cardiaco en algunas personas, sugiere una nueva investigación.

En el estudio de más de 12,000 personas, tanto la actividad intensa como las emociones fuertes parecieron duplicar las probabilidades de sufrir un ataque cardiaco en la siguiente hora. Ese riesgo aumentó unas tres veces cuando las personas se sentían enojadas y se esforzaron físicamente al mismo tiempo.

El estudio dista mucho de ser el primero en sugerir que los brotes de ira o el esfuerzo físico puedan desencadenar un ataque cardiaco, y tampoco lo prueba.

Pero es más grande que estudios anteriores, y más diverso, ya que cubre a los pacientes de un primer ataque cardiaco en 52 países, apuntó Barry Jacobs, un vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) que no participó en la investigación.

"Esto confirma que enojarse en extremo no es bueno, ni para los demás ni para usted", apuntó Jacobs.

¿Significan los hallazgos que todo el que se enoja experimenta un aumento similar en el riesgo de ataque cardiaco?

"El sentido común dice que no", comentó Jacobs, director de ciencias conductuales del Programa de Residencia en Medicina de la Familia Crozer-Keystone en Springfield, Pensilvania.

Señaló a la biología subyacente: las emociones o las actividades intensas pueden aumentar la presión arterial y la frecuencia cardiaca, y hacer que los vasos sanguíneos se estrechen. Eso, a su vez, podría provocar que cualquier "placa" que esté taponando las arterias se desprenda y corte el flujo sanguíneo al corazón, provocando un ataque cardiaco.

Pero una persona tendría que tener esas placas en primer lugar, dijo Jacobs.

En el estudio, los investigadores preguntaron a los pacientes de ataque cardiaco si habían estado enojados o emocionalmente molestos en la hora antes del ataque cardiaco, o durante la misma hora el día anterior. También les preguntaron sobre el esfuerzo físico intenso.

El estudio no exploró los detalles, como el tipo de actividad física o si la persona había tenido una explosión de ira o había sufrido en silencio.

"Lo que pensamos que era importante fue preguntar a la misma persona sobre dos periodos distintos", aclaró el investigador líder, el Dr. Andrew Smyth, del Centro de Investigación sobre la Salud de la Población de la Universidad de McMaster, en Canadá.

Su equipo encontró que, en promedio, las personas tenían más de dos veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco en la hora posterior a haber experimentado emociones o actividades intensas, en comparación con la misma hora del día anterior.

En total, casi un 14 por ciento de los participantes del estudio dijeron que se habían esforzado físicamente en la hora antes de que comenzaran sus síntomas de ataque cardiaco. Una cantidad similar afirmaron haber estado enojados o molestos.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022