Gaming | 30 SEP 16

¿Cuántas horas de videojuegos son un exceso para los niños?

Se observan beneficios con una hora al día, pero los problemas de la conducta aumentaron tras 9 horas a la semana

Jugar videojuegos podría mejorar las habilidades motoras, el tiempo de reacción e incluso el rendimiento académico de un niño, pero una nueva investigación muestra que jugarlos en exceso puede vincularse con problemas sociales y conductuales.

Unos investigadores españoles encontraron que cualquier mejora en las habilidades vinculadas con los videojuegos en los niños de 7 a 11 años comenzaba a llegar a su límite tras unas ocho horas de juego a la semana. Y los que jugaban nueve o más horas a la semana eran más propensos a tener problemas sociales y conductuales.

La moraleja: "De una a nueve horas a la semana parece ser seguro, pero jugar más de nueve horas (una hora en los días de semana y dos horas los días del fin de semana) podría no ser recomendable para los niños de 7 a 11 años de edad", comentó el autor del estudio, el Dr. Jesús Pujol.

Pero el estudio "no [nos] permite establecer directamente si los efectos observados son una causa o una consecuencia de jugar videojuegos", enfatizó Pujol.

"En otras palabras, los niños con conflictos paritarios y unas capacidades prosociales disminuidas podrían mostrar una tendencia a aislarse y pasar más tiempo jugando videojuegos", dijo.

"Los resultados son de sentido común, e indican que jugar videojuegos en sí mismo no es ni bueno ni malo, sino que el nivel de uso es lo que lo determina", añadió Pujol, director de la unidad de investigación con IRM del departamento de radiología del Hospital del Mar, en Barcelona.

En el estudio, se pidió a padres que vivían en Barcelona que reportaran los hábitos de videojuego de más de 2,400 niños de ambos sexos de 7 a 11 años de edad.

Alrededor de cinco sextos de los niños jugaban al menos una hora por semana, y los demás eran "no jugadores".

En todas las edades, los jugadores jugaban unas cuatro horas por semana en promedio; los chicos jugaban casi dos horas más por semana que las chicas.

Las pruebas revelaron que los jugadores tenían unos tiempos de reacción más rápidos que los no jugadores. Y unos escáneres cerebrales de 260 niños vincularon incluso más el hecho de jugar videojuegos tanto con alteraciones en la materia blanca de los ganglios basales del cerebro como con una mejor comunicación entre los tipos de circuitos cerebrales que son esenciales en el aprendizaje.

Pero solo se observó una mejora motora adicional menor (sobre todo en las chicas) en los niños que jugaban dos horas o más a la semana.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022