Igual de sanos que el resto de alimentos | 19 MAY 16

La ciencia confirma que los transgénicos son inocuos para la salud

Después de 30 años de uso, una gran revisión científica de los Organismos Modificados Genéticamente hecha en EE UU concluye que son inocuos y desacredita los mitos que los rodean
Autor/a: NUÑO DOMÍNGUEZ El País, Madrid

La mayor revisión sobre el impacto de los organismos modificados genéticamente (OMG) que ha hecho la Academia Nacional de Ciencias de EE UU acaba de concluir que estas plantas son indiferenciables del resto y que no hay ni una prueba de que tengan un impacto negativo en la salud de las personas. La Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina, principal organismo asesor del país en temas científicos, tampoco ha encontrado pruebas “concluyentes” de que este tipo de variantes agrícolas causen problemas medioambientales. Sí reconoce que la resistencia de los transgénicos a ciertos herbicidas está causando “un problema agrícola de primer orden”, ya que otras plantas e insectos están desarrollando inmunidad a los herbicidas que se usan en los campos de OMG.

El informe, presentado hoy en rueda de prensa en Washington, es una exhaustiva revisión de estudios científicos publicados desde hace 30 años, cuando se comenzaron a usar maíz, soja y otros cultivos transgénicos, hasta ahora.

Aunque los transgénicos tienen un enorme potencial para desarrollar vegetales con un sinfín de características, por ahora solo han llegado al mercado unas pocas variantes comerciales de maíz, soja y algodón con dos principales características: ser resistentes a los herbicidas y tóxicas para algunos insectos. El trabajo se ha centrado en el análisis de 900 estudios científicos sobre el impacto de este tipo de cultivos y ha sido supervisado por un panel de expertos independientes liderados por Fred Gould, entomólogo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Estas son sus principales consecuencias:

Efectos en la salud humana

El comité ha analizado todos los estudios disponibles sobre el tema y no ha encontrado “ninguna prueba” de que los transgénicos dañen la salud, según la nota emitida por la Academia. Los estudios con animales y de composición química no revelan ninguna diferencia para la salud entre el consumo de un transgénico y un vegetal que no lo es.

En cambio, sí hay evidencias de que los OMG resistentes a plagas han supuesto un beneficio para la salud humana al reducir las intoxicaciones con pesticidas. El trabajo destaca también que hay variantes de transgénicos que pueden tener un impacto abrumador en la salud global y cita el caso del arroz dorado, una variante modificada para contener altos niveles en beta carotenos y que sigue en vía muerta a pesar de poder evitar millones de casos de ceguera y muertes infantiles por desnutrición en países en desarrollo.

Impacto en el medio ambiente

El uso de transgénicos no reduce la diversidad ni vegetal ni de insectos en los campos donde se plantan e incluso a veces la aumentan, dice el informe. El trabajo reconoce que los genes de los transgénicos acaban invadiendo campos que no lo son, pero que esto no ha provocado ningún impacto en el medio ambiente. El estudio reconoce “la dificultad de determinar cambios a largo plazo a veces hacen difícil alcanzar conclusiones definitivas”.

Efectos en la agricultura

Este es el único aspecto donde la Academia detecta impactos preocupantes y cuestiona más sus supuestos beneficios, aupados por las multinacionales como Monsanto, principal empresa del sector. El informe confirma que hay insectos que están evolucionando resistencia al tipo de pesticidas usados en los campos de OMG. Esto sucede solo en los lugares donde no se siguen las normas de gestión para evitar que estás resistencias aparezcan. Del mismo modo, el trabajo confirma que hay malas hierbas que han desarrollado resistencia al glifosato, el polémico herbicida que se usa en estos cultivos.

El informe da una versión agridulce de los supuestos beneficios de estos productos para los agricultores. Los transgénicos les han aportado beneficios económicos, reconoce. Incluso agricultores a pequeña escala se beneficiaron con este tipo de cultivos durante los primeros años de adopción. Pero para mantener esas ganancias los productores necesitan ahora recibir apoyo de las instituciones, acceso al crédito, fertilizantes a un precio asequible y acceso a los mercados locales y globales, resalta el análisis.

El estudio ha revisado los índices de producción de soja, maíz y algodón previos a la llegada de los GMO. Según las conclusiones, no hay evidencias de que los transgénicos hayan aumentado la producción de estos productos. En su web, Monsanto sigue manteniendo lo contrario y tacha de “simplemente falsas” aseveraciones similares a la emitidas por la Academia Nacional.

¿Qué es un transgénico?

El informe recomienda que las regulaciones de nuevos tipos de cultivo se hagan en base a las características del producto (mayor contenido en vitaminas, por ejemplo) y no en el proceso por el que han sido desarrollados (modificación genética versus selección de variantes convencional). Según el informe, la línea divisoria entre un transgénico y lo que no lo es se está difuminando con la llegada de las nuevas técnicas de edición genética, como el CRISPR. Una variante agrícola desarrollada por este método no sería considerada como transgénico por la legislación de muchos países, señala el informe. Además, las mismas características que podrían lograrse por ese método se consiguen ahora bombardeando con radiación las semillas y después seleccionando las más adecuadas, un proceso que está considerado como desarrollo “convencional” en la mayoría de países, señala el trabajo.

A la luz de la evidencia científica, el trabajo desaconseja marcar en la etiqueta de los productos que contienen transgénicos como supuesta salvaguarda de la salud pública. No obstante, reconoce que en este caso, como en otros relativos a los OMG, no solo depende de cuestiones técnicas, sino también legales y sociales.


PETER BEYER | CREADOR DEL ARROZ DORADO
“La opinión sobre los transgénicos cambia cuando tu hijo se queda ciego”


Peter Beyer trata de combatir la deficiencia de vitamina A a través de la ingeniería genética

DANIEL MEDIAVILLA

Peter Beyer, creador del arroz dorado, posa en la Real Academia de Ingenieria. LUIS SEVILLANO
“Habría que vigilar si el producto es seguro, no preocuparse tanto por el proceso”, se queja Peter Beyer (Hanover, 1952). El profesor de la Universidad de Friburgo se refiere a las trabas que está teniendo que superar el arroz dorado para cumplir las enormes promesas que realizó hace más de 14 años. En 1999, junto a su colega Ingo Potrykus, de la Escuela Politécnica Federal de Zurich, anunció que, gracias a la ingeniería genética, habían creado un arroz capaz de producir beta-caroteno, el precursor a partir del que se produce la vitamina A.

Cientos de miles de niños en todo el mundo mueren por enfermedades que prosperan ante la deficiencia de esta vitamina o quedan ciegos de por vida. En estos países pobres, el arroz es un alimento básico que proporciona gran parte de los nutrientes y, ante la falta de una alimentación más variada, introducir en este cereal un micronutriente básico como la vitamina A podría ser revolucionario. Sin embargo, pese a que más de treinta años de consumo de productos modificados genéticamente no han ofrecido evidencias de riesgos para la salud, las reticencias del público ante estas tecnologías las han rodeado de una regulación inmensa que dificulta llevar al mercado los avances del laboratorio.

El arroz dorado no es una panacea, pero puede ayudar a mejorar el mundo

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022