Incluso en las personas no obesas | 05 MAY 16

Mejoras en el estado de ánimo y la libido tras hacer dieta

Los que redujeron las calorías dijeron que su sueño y sus relaciones también mejoraron

Hacer dieta podría ayudar a mejorar la salud, el estado de ánimo, la libido y los niveles de estrés aunque no se sea obeso, informa un nuevo ensayo clínico.

Un grupo de personas con un peso saludable o con un sobrepeso ligero que siguieron una dieta con calorías restringidas durante dos años perdieron casi 17 libras (7.7 kilos) en promedio, y disfrutaron de una mejora significativa en la calidad de vida, afirmó el autor principal del estudio, Corby Martin, director de ciencias conductuales y epidemiología del centro de Investigación Biomédica Pennington en Baton Rouge, Luisiana.

"Incluso entre las personas relativamente sanas, se observan cambios biológicos y fisiológicos positivos que ocurren con la restricción de las calorías", apuntó Martin.

Los participantes se sintieron mejor y perdieron peso aunque solo alcanzaron la mitad de su objetivo original de reducción de calorías, anotó Martin.

Los investigadores habían pedido a los participantes del estudio que restringieran su ingesta de calorías en un 25 por ciento, pero durante los dos años solo lograron una reducción promedio de calorías del 12 por ciento.

"Una reducción del 25 por ciento en la ingesta de calorías es muy difícil para la mayoría de personas", apuntó el Dr. Scott Kahan, director del Centro Nacional de Peso y Bienestar en Washington, D.C. "A pesar de solo alcanzar un 12 por ciento, se siguen viendo beneficios realmente importantes con ese grado de reducción de las calorías, y tenemos muchos datos de otros estudios que muestran que unos cambios incluso más pequeños conducen a unos resultados muy impresionantes".

Hasta ahora, los estudios han mostrado que reducir calorías puede plantear una gran diferencia en la salud y el bienestar de las personas obesas, pero si hacer dieta ayudaría o haría daño a las personas con un peso normal o casi normal ha sido una pregunta abierta, dijo Martin.

En su ensayo clínico, Martin y sus colaboradores reclutaron a 220 personas con un índice de masa corporal (IMC) de entre 22 y 28. La edad promedio era de casi 38 años, y el 70 por ciento eran mujeres.

Un IMC de 18.5 a 24.9 es un peso saludable, mientras que el sobrepeso es un IMC de 25 a 29.9, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La obesidad se define como un IMC de 30 o más.

Se pidió a casi dos tercios de los participantes que redujeran sus calorías diarias en un 25 por ciento durante dos años, mientras que los del otro tercio parte podían comer lo que desearan.

Al final del segundo año, las personas con la dieta de calorías restringidas habían perdido en promedio casi 17 libras (7.7 kilos), o un 10.4 por ciento de su peso inicial, encontraron los investigadores. No hubo un cambio de peso significativo entre las personas que comían lo que deseaban.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022