Su importancia como determinantes de preeclampsia | 30 MAY 16

Factores de riesgo clínicos de preeclampsia en el primer trimestre del embarazo

El objetivo principal de este metaanálisis fue identificar los factores de riesgo clínicos que sirven como posibles factores determinantes de la preeclampsia.
INDICE:  1. Página 1 | 2. Página 2
Página 1

Objetivo
Desarrollar una lista de los factores de riesgo clínicos basada en la evidencia práctica  que pueden ser evaluados por el médico hasta la semana 16 de gestación con el fin de estimar el riesgo de una mujer de padecer preeclampsia.

Diseño
Revisión sistemática y metaanálisis de estudios de cohortes.
Fuentes de datos
PubMed y bases de datos Embase, 2000-15.

Criterios de elegibilidad para la selección de los estudios
Estudios de cohorte con ≥1.000 participantes que evaluaron el riesgo de preeclampsia en relación con un factor de riesgo clínico común y generalmente aceptado, evaluado antes de la semana 16 de gestación.

Extracción de datos
Dos revisores independientes extrajeron los datos de los estudios incluidos. Se calcularon las tasas de eventos agrupados y de factores de riesgo de preeclampsia relativos agrupados para cada uno de los 14 factores de riesgo.

Resultados
Hubo 25.356.688 embarazos en 92 estudios. El riesgo relativo agrupado para cada factor de riesgo superó significativamente 1,0, excepto para la restricción del crecimiento intrauterino. Las mujeres con el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos tuvieron una tasa agrupada de preeclampsia más elevada  (17,3%). En las mujeres con preeclampsia previa, el riesgo relativo agrupado fue más elevado (8;4; 7,1 a 9,9).

La hipertensión crónica ocupó el segundo lugar, tanto por su tasa agrupada (16,0%, 12,6% a 19,7%) de preeclampsia como por su riesgo relativo de preeclampsia agrupado (5,1, 4,0 a 6,5). Otros factores de riesgo importantes fueron la diabetes pregestación (tasa agrupada de 11,0%, 8,4% a 13,8%; riesgo relativo agrupado  de 3,7, 3,1 a 4.3), el índice de masa corporal (IMC) >30previo al embarazo  (7,1%, 6,1% a 8,2%; 2,8, 2,6 a 3,1), y el uso de la reproducción asistida (6,2%, 4,7% a 7,9%; 1,8, 1,6 a 2,1).


Introducción

La preeclampsia es una condición común del embarazo, caracterizada por la aparición de hipertensión y proteinuria. Al menos 75 ensayos aleatorizados y controlados han demostrado que los agentes antiplaquetarios, especialmente la aspirina, evitan la preeclampsia con eficacia y seguridad en las mujeres con un riesgo moderado-alto de desarrollar dicha condición.

Los metaanálisis han demostrado que cuando en las mujeres de alto riesgo se comienza la administración de aspirina a las 12-16 semanas de gestación, se produce un 53% de reducción del riesgo relativo de preeclampsia. Las guías internacionales para la práctica clínica recomiendan enfáticamente que los médicos y las parteras usen aspirina para tratar a las mujeres con un riesgo elevado de preeclampsia. Para identificar a las mujeres con alto riesgo de tener una combinación moderada de factores de riesgo, estas guías sugieren elegir de una lista de factores de riesgo individuales, pero la procedencia de esta lista parcial no fue sistemática ni basada en los factores de riesgo clínicos que se hallan hasta la 16ª semana de gestación.

Las guías internacionales para la práctica clínica recomiendan enfáticamente que los médicos y las parteras usen aspirina para tratar a las mujeres con un riesgo elevado de preeclampsia.

Centrarse en las personas con alto riesgo de preeclampsia evita el tratamiento de las mujeres sanas que obtienen poco o ningún beneficio de la profilaxis con aspirina. Muchos ensayos aleatorizados y controlados de la profilaxis con aspirina no describen los criterios que se utilizaron para definir a una mujer con alto riesgo, mientras que otros utilizaron los hallazgos anormales en la ecografía Doppler de la arteria uterina, que tiene una sensibilidad limitada, rara vez se hace antes de las 16 semanas de gestación y está poco disponible entre las parteras y los médicos de familia.

Otros estudios han propuesto varios factores de riesgo para caracterizar a las mujeres con alto riesgo de preeclampsia, incluyendo la nuliparidad, la edad avanzada, la hipertensión crónica y la diabetes mellitus previa al embarazo. Pero una vez más no se ha evaluado la importancia absoluta y relativa de un factor de riesgo sobre otro.

Dadas las limitaciones y la variabilidad en los criterios actuales utilizados para identificar a las mujeres con alto riesgo de preeclampsia se necesita contar con una lista de indicadores basados en evidencias claras y concisas para estimar el resigo de las mujeres. Estos indicadores deben tener en cuenta los eventos ocurridos en cualquier embarazo anterior, así como los factores del embarazo actual que pueden obtenerse de manera eficiente en una visita prenatal temprana.

Para generar esta lista, los autores hicieron un metaanálisis de estudios de cohortes grandes, de uno o más factores de riesgo de preeclampsia. Para generar 3 estimaciones prácticas se determinaron el riesgo relativo de desarrollar preeclampsia en presencia versus ausencia de un factor de riesgo dado, el riesgo absoluto de desarrollar preeclampsia en presencia versus ausencia de un factor de riesgo dado y, la fracción atribuible poblacional de preeclampsia en relación con cada factor de riesgo. Las dos primeras métricas son útiles para los clínicos mientras que la tercera puede ayudar a guiar las políticas de salud pública. Por último, los autores describieron cómo se podría aplicar la lista de factores de riesgo individuales para identificar a las mujeres de "alto riesgo" que pudieran beneficiarse de la profilaxis con aspirina.


Comentarios
Hallazgos principales

Sobre la base de estudios de cohortes con muestras grandes, los autores estimaron las contribuciones de varios factores de riesgo clínicos para el desarrollo de la preeclampsia, considerando el riesgo relativo y absoluto de preeclampsia─métricas entendidas por los clínicos─y la fracción atribuible poblacional─una métrica aplicable a las iniciativas de salud pública en el nivel poblacional. Excepto para el antecedente de restricción del crecimiento intrauterino, cada factor de riesgo identificado se asoció con un riesgo de preeclampsia significativamente más elevado.

Algunos factores de riesgo, incluyendo el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos, la preeclampsia previa, la hipertensión crónica, la diabetes pregestación y el IMC >30 también se asociaron estrechamente con una tasa elevada de preeclampsia. Los autores utilizaron el ejemplo de la profilaxis con aspirina para mostrar cómo estos factores de riesgo pueden dar lugar a un programa de prevención de la preeclampsia.

Fortalezas y limitaciones

Se agruparon los datos de estudios que abarcaron a más de 25 millones de mujeres, lo que permitió evaluar sistemáticamente varios factores de riesgo bien definidos que han sido ampliamente aceptados en la mayoría de los ambientes clínicos y en las guías prácticas clínicas publicadas. El hecho de haber incluido solamente estudios de cohortes con muestras grandes ayudó a reducir el sesgo que pueden introducir los estudios más pequeños, pero de ninguna manera eliminó la posibilidad del sesgo de selección de los participantes.

Muchos de los estudios de cohortes incluidos se basaron en la población, evitando así las revisiones pequeñas o basadas en estudios de un solo centro, que pueden ser más propensas al sesgo de selección. Cuando el análisis se limitó a los estudios de cohortes prospectivos, que tienden a tener menos sesgo de selección, los riesgos relativos agrupados no fueron muy diferentes de aquellos hallados en el análisis principal. Los autores pudieron determinar mejor el riesgo de preeclampsia para algunos factores de riesgo que para otros (por ej., la restricción del crecimiento uterino previa o el lupus eritematoso sistémico), los cuales se basaron solo en uno o dos estudios con un número total de participantes menor.

Otros factores de riesgo (como la edad materna >40) fueron evaluados a partir de un número suficiente de estudios y embarazos pero aún así superó el número umbral necesario para prevenir (NUNP) establecido en 250. No se evaluaron los antecedentes familiares de preeclampsia por las razones antes expuestas, pero sin duda merece la exploración adicional como factor de riesgo.

Al restringir el análisis a los estudios que analizan los factores de riesgo determinados en el embarazo temprano, los autores se centraron en los factores de riesgo que podrían motivar una intervención oportuna, como la profilaxis con aspirina. A partir de los estudios se generó una tabla fiable y resultados consistentes recogidos en las últimas 2 décadas en los países occidentales. Alrededor de dos tercios de los estudios utilizaron una definición clínica de preeclampsia estándar, lo que se puso en evidencia por una tasa media de eventos ponderada de 2,7% para todos los factores de riesgo, en todos los grupos no expuestos, una cifra similar a la estimada en los países occidentales.

En los países de bajos ingresos, donde la tasa de preeclampsia tiende a ser más elevada y la prevalencia de los factores de riesgo puede ser diferente, se sabe menos sobre el comportamiento de los factores de riesgo de preeclampsia que se evalúan en l actualidad.

Una limitación es que 15 de los 92 estudios no proporcionaron una definición formal de preeclampsia, que es el resultado principal. Cuando el resultado se basó en una definición clínica estándar, la tasa de preeclampsia fue mucho mayor que las tasas basadas en la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades), como se señaló para las mujeres con hipertensión crónica y para las mujeres con un IMC ≥30.

Otra inconsistencia surgió de las diferentes definiciones de ciertos factores de riesgo. La “enfermedad renal", por ejemplo, varió desde una pérdida de la función renal leve hasta un nivel grave. Del mismo modo, la definición de la hipertensión crónica o del síndrome de anticuerpos antifosfolípidos varió según el estudio, la época, o ambos. A pesar de esta limitación, el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos y la hipertensión crónica fueron los factores de riesgo individuales aparentes para la preeclampsia, y la enfermedad renal crónica fue probablemente la misma.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021