Para una buena salud cardíaca | 27 ABR 16

Hay que centrarse en los alimentos sanos, en lugar de en evitar los "malos"

Entre las personas que siguen un plan de alimentación al estilo mediterráneo se observan menos ataques cardiacos, ACV y muertes

Enfatizar los alimentos sanos en la dieta, y no solo prohibir los "malos", podría ser la clave para evitar los ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares (ACV), según un nuevo estudio.

Los investigadores analizaron los hábitos alimentarios de miles de personas mayores en todo el mundo con enfermedades cardiacas y hallaron unos resultados que podrían resultar sorprendentes.

"Comer una dieta sana parece tener efectos protectores, pero los alimentos no saludables no parecen causar ningún daño", comentó el investigador principal, el Dr. Ralph Stewart, cardiólogo del Hospital de la Ciudad de Auckland, en Nueva Zelanda.

Pero los nutricionistas no se mostraron de acuerdo con esto último, y enfatizaron que sin duda se necesita más investigación.

El nuevo estudio halló que por cada 100 personas que comían la dieta saludable al estilo mediterráneo, se produjeron 3 ataques cardiacos, ACV o muertes menos, en comparación con la misma cantidad de adultos que comían la llamada dieta occidental, según el estudio.

Una dieta mediterránea es rica en fruta, verdura, pescado y alimentos no refinados. Una dieta occidental incluye postres azucarados, carne y alimentos fritos, todos los alimentos llamados "malos", dijo Stewart.

"Tradicionalmente, los consejos dietéticos se han centrado en evitar los alimentos no saludables, pero en cuanto a la reducción del riesgo, probablemente se trate de aumentar más los alimentos saludables que de evitar los no saludables", dijo. "El problema en la dieta de muchas personas es la falta de alimentos saludables, y no tanto comer alimentos no saludables".

Pero los alimentos no saludables aumentan el riesgo de obesidad, especialmente en los jóvenes, y la obesidad es una causa principal de problemas cardiacos, dijo Stewart.

"Una vez se tiene una enfermedad cardiaca, hay cosas que podrían ser más importantes que la dieta", dijo Stewart.

El informe aparece el 25 de abril en la revista European Heart Journal.

Para realizar el estudio, Stewart y sus colaboradores pidieron a más de 15,000 personas de 39 países que completaran un formulario sobre el estilo de vida cuando se inscribieron en un ensayo que evaluaba el tratamiento con darapladib, un medicamento contra el colesterol. Todos tenían una enfermedad cardiaca estable, y su promedio de edad era de 67 años. GlaxoSmithKline, el fabricante del medicamento, contribuyó en la financiación del estudio.

Se preguntó a los participantes cuántas veces a la semana comían alimentos como carne, pescado, productos lácteos, granos integrales o granos refinados, verdura, fruta, postres, dulces, bebidas azucaradas, alimentos fritos y alcohol.

Después de casi 4 años de seguimiento, aproximadamente el 7 por ciento de los que obtuvieron las puntuaciones más altas en la adhesión a una dieta mediterránea (los que comían la mayor cantidad de alimentos sanos) sufrieron un ataque cardiaco o un ACV o fallecieron, frente a casi el 11 por ciento de los que obtuvieron la peor puntuación en el seguimiento de esa dieta sana, hallaron los investigadores.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022