Retina | 11 ABR 16

Asociación entre drogas antiplaquetarias o anticoagulantes y hemorragia retiniana o subretiniana

Evaluación de la asociación entre drogas anticoagulantes y hemorragia retiniana y subretiniana en participantes con DMAE en el estudio comparativo sobre tratamiento de DMAE (sigla en inglés CATT).
Autor/a: Gui-shuang Ying, PhD, Maureen G. Maguire, PhD, Ebenezer Daniel, PhD,1 Juan E. Grunwald, MD, Osama Ahmed, Daniel F. Martin, MD Ophthalmology. 2016 Feb;123(2):352-60. doi: 10.1016/j.ophtha.2015.09.046
INDICE:  1. Página 1 | 2. Bibliografía
Página 1

La población mayor de 65 años, en constante aumento, padece patologías asociadas con la edad como enfermedades cardiovasculares y DAME. Las drogas antiplaquetarias como la aspirina y anticoagulantes como warfarina y clopidogrel se usan normalmente para tratar las enfermedades cardiovasculares. Su uso está  asociado con riesgo de sangrado intracerebral y hemorragia gastrointestinal. Este efecto está menos claro en las hemorragias oculares.

Varios estudios has investigado la asociación entre antiplaquetarios o anticoagulantes y hemorragia en pacientes con DMAE, pero con resultados contradictorios y no definitivos. En el presente estudio se evaluó tal asociación en los participantes del CATT. En dicho estudio se identificaron una gran cantidad de casos de hemorragia retiniana o subretiniana  y se obtuvo información sobre el uso de antiplaquetarios o anticoagulantes, proporcionando una oportunidad para estudiar esta asociación.


Pacientes y métodos

Los participantes del CATT con DMAE neovascular activa no tratada (1185), fueron evaluados para determinar la presencia y dimensión de hemorragia subretiniana en línea de base y en los años 1 y 2. Se evaluó la asociación con el uso de drogas antiplaquetarias o anticoagulantes.


Hemorragia retiniana en fotografía a color de fondo de ojo (arriba) y angiograma fluoresceínico para evaluar dimensión  (abajo). A) Superficie del disco o menos, B) entre una y dos superficies de disco y C) más de dos superficies de disco.

En el CATT más de la mitad de los participantes padecieron hemorragia retiniana o subretiniana en línea de base y la mayoría (84%) fue menor a la superficie de un disco. No hubo una asociación general sobre el uso de drogas antiplaquetarias o anticoagulantes y la presencia y dimensión de la hemorragia.

Tampoco hubo asociación entre los pacientes que tomaban altas dosis de dichas drogas por períodos prolongados. Sin embargo, entre los participantes con hipertensión, el uso de antiplaquetarios y anticoagulantes estuvo asociado con una mayor proporción de hemorragias en línea de base, pero no con la dimensión de la hemorragia o con nuevas hemorragias en los años 1 y 2. Tres estudios numerosos sobre la misma asociación obtuvieron resultados diferentes.

Otros estudios importantes, en cambio, tampoco encontraron una asociación. Las diferencias entre los resultados de los estudios pueden deberse al tamaño de la muestra, selección de participantes, dosis e intensidad de las drogas antiplaquetarias o anticoagulantes y método para determinar la presencia de hemorragia y tipo de hemorragia investigado.

El CATT determinó la presencia y tamaño de la hemorragia de acuerdo a fotografías de fondo de ojo en color y el uso de drogas antiplaquetarias o anticoagulantes mediante entrevista estándar. Los evaluadores no especificaron la ubicación de la hemorragia. Es importante señalar que se excluyeron del estudio pacientes con hemorragia de vítreo o agudeza visual peor que 20/320, mientras que los demás estudios consideraron tanto hemorragias subretinianas como de vítreo determinadas principalmente mediante examen clínico. 

Dado que la hemorragia ocular está asociada con pérdida de visión, los pacientes con DMAE se preocupan por el riesgo de hemorragia. Algunos oftalmólogos se ven tentados de recomendar a los pacientes que eviten estas drogas que podrían causar hemorragia, pero generalmente se las prescribe por riesgo de vida.

Tanto el presente estudio como los estudios sobre retinopatía diabética no encuentran pruebas de una asociación que indique que se deba interrumpir la medicación. Nuestros resultados indican que las drogas antiplaquetarias o anticoagulantes están asociadas con aumento del riesgo de hemorragia retiniana en pacientes con hipertensión. Esto es importante ya que los pacientes no hipertensos que necesitan dicha medicación deberían seguir tomándola sin temor a sufrir hemorragias oculares. 


Conclusiones: 
La mayoría de las hemorragias retinianas y subretinianas de los participantes del CATT fueron de una superficie inferior a un disco. Entre todos los participantes de CATT, el uso de antiplaquetarios o anticoagulantes no estuvo asociado significativamente con hemorragia, pero sí lo estuvo en los participantes con hipertensión.

Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí