Síndrome de dolor patelofemoral | 24 FEB 16

Dolor crónico de rodilla: buenos resultados con una toxina botulínica

Los investigadores británicos usaron Dysport para conseguir un alivio a largo plazo para este problema típico en las personas físicamente activas
Autor/a: Robert Preidt MedlinePlus

Una inyección parecida al toxina botulínica, junto con la fisioterapia, podría aliviar un tipo de dolor de rodilla que es habitual en los corredores, los ciclistas y otras personas activas, según un estudio reciente.

La afección, llamada síndrome de dolor patelofemoral (SDPF), afecta a más de una de cada 8 personas que hacen ejercicio regularmente, explicó el equipo de investigación británico. La afección provoca dolor en la parte frontal y lateral de la articulación de la rodilla, y puede ser difícil de curar, dicen los expertos.

"El dolor de rodilla en los corredores y los ciclistas a menudo es difícil de tratar", dijo el Dr. Víctor Khabie, jefe de medicina deportiva del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York. "La mayoría responderá a la terapia tradicional, pero algunos seguirán sintiendo dolor".

Según los autores del estudio, las investigaciones anteriores han mostrado que el 80 por ciento de las personas con el SDPF siguen presentando síntomas después de someterse al tratamiento convencional, y el 74 por ciento tienen niveles de actividad reducida. Los métodos actuales de tratamiento incluyen la fisioterapia, los medicamentos antiinflamatorios y las inyecciones de esteroides. Si estas terapias no funcionan, los pacientes podrían optar por la cirugía, según los investigadores.

El nuevo estudio fue dirigido por investigadores del Colegio Imperial de Londres y contó con 45 pacientes. Cada uno de ellos recibió una inyección de un tipo de toxina botulínica conocida como Dysport a fin de relajar un músculo de la parte frontal y externa de la cadera, seguida de sesiones de fisioterapia.

Se actuó sobre la cadera porque, en investigaciones previas, los investigadores habían observado que las personas con el SDPF tendían a usar en exceso este músculo particular de la cadera, en lugar de usar los músculos glúteos de las nalgas.

Según los investigadores, dos terceras partes (el 69 por ciento) de los pacientes no requirieron de más tratamientos y habían dejado de sentir dolor cuando se les evaluó 5 años después de la inyección en el músculo de la cadera.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022