Muchos mejoran después de la operación | 15 ENE 16

Trastornos de salud mental y cirugía bariátrica

Pero las afecciones del estado de ánimo no parecen afectar a la pérdida de peso postquirúrgica

Muchas personas que se someten a una cirugía por una obesidad grave podrían también sufrir de afecciones de salud mental, en particular depresión y trastorno por atracón, encuentra una revisión reciente.

El análisis de 68 estudios encontró que casi una cuarta parte de los candidatos a una cirugía para la obesidad tenían un trastorno relacionado con el estado de ánimo, que por lo general era la depresión. Otro 17 por ciento sufrían de un trastorno por atracón, informan los investigadores el 12 de enero en la revista Journal of the American Medical Association.

La cirugía para la obesidad, que se conoce médicamente como cirugía bariátrica, puede ser una opción para las personas con un sobrepeso grave, por lo general de 100 libras (unos 45 kilos) o más.

Y aunque los médicos saben que los pacientes con frecuencia también tienen síntomas de salud mental, no ha estado claro qué tan común es este hecho, señaló el autor del estudio, el Dr. Aaron Dawes.

"Lo que nos sorprendió es que tanto la depresión como el trastorno por atracón se produjeran más del doble de veces que en la población general de EE. UU.", dijo Dawes, residente de cirugía general de la Universidad de California, en Los Ángeles.

La buena noticia fue que la revisión no encontró una evidencia clara de que las afecciones de salud mental afectaran la pérdida de peso de los pacientes tras la cirugía.

Eso es reconfortante, dijo Dawes, porque esa posibilidad ha generado algunas preocupaciones.

Hay distintas formas de cirugía para la obesidad, pero en general todas alteran al tracto digestivo para limitar la cantidad de comida que una persona puede consumir. Dawes anotó que los candidatos a la cirugía deben comprometerse con una nueva forma de alimentación, tanto para perder peso como para permanecer sanos, y ha habido dudas sobre si las personas con una peor salud mental pueden manejar los cambios postquirúrgicos.

"Este análisis no respalda la idea de que a estos pacientes les vaya peor", dijo Dawes.

Por otro lado, añadió, los hallazgos muestran la importancia de tomar en cuenta la salud mental de los candidatos a cirugía para la obesidad.

"Los médicos deben estar conscientes de que las afecciones de salud mental son comunes en estos pacientes, y remitirlos a tratamiento si es necesario", planteó Dawes.

El procedimiento estándar conlleva que los pacientes realicen algún tipo de evaluación de salud mental antes de someterse a una cirugía para perder peso.

Lo normal es que la realice un profesional en salud mental, que entonces aconsejaría al equipo quirúrgico sobre cómo proceder si el paciente presenta una afección psiquiátrica, señaló el Dr. Bruce Wolfe.

Wolfe, vocero de la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society), es cirujano bariátrico de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022