Limitan el azúcar y la sal, aumentar el consumo de frutas y verduras | 12 ENE 16

Nuevas directrices dietéticas de los EE.UU.

Las recomendaciones, que se revisan cada cinco años, están diseñadas para fomentar unos estilos de vida más saludables

Los estadounidenses deben reducir los azúcares añadidos, las grasas saturadas y la sal si desean consumir una dieta que pueda mejorar su salud, según la más reciente versión de las Directrices dietéticas del gobierno federal.

Las directrices, publicadas el jueves, abren un nuevo terreno al recomendar específicamente que las personas limiten los azúcares añadidos a menos de un 10 por ciento de sus calorías diarias.

La última versión de las directrices, publicada en 2010, solo decía que las personas debían reducir su ingesta de azúcares añadidos, sin mencionar una meta específica. Las directrices se actualizan cada cinco años para mantenerse al día con la ciencia actual.

Las nuevas recomendaciones, denominadas Directrices dietéticas para los estadounidenses 2015-2020, también piden a la gente que limiten el consumo de grasas saturadas a menos de un 10 por ciento de sus calorías diarias, y consumir menos de 2,300 miligramos de sal al día. Eso es un poco menos de una cucharadita de sal.

En general, las directrices enfatizan la adopción de un patrón saludable de alimentación que se adapte al estilo de vida de una persona, en lugar de recomendar cantidades específicas de distintos alimentos, como verduras o carnes.

"Estos patrones pueden adaptarse a las preferencias personales de un individuo, permitiendo a los estadounidenses elegir la dieta adecuada para ellos", señala el informe.

Las directrices incluso ofrecen tres ejemplos de un plan de alimentación saludable que las personas pueden adoptar: una dieta estadounidense saludable, una dieta de estilo mediterráneo y una dieta vegetariana.

El énfasis en un plan de alimentación saludable busca ser más cómodo para los consumidores, facilitando que la gente use las directrices, señalaron los expertos.

"Las directrices dietéticas de 2015 se enfocan en unos hábitos saludables de alimentación, y menos en incluir o eliminar nutrientes individuales", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Duke Elisabetta Politi, directora de nutrición del Centro de Dieta y Aptitud Física de la universidad. "Esto es esencial, porque la dieta entera influye en la salud y en el riesgo de enfermedad".

"Los estadounidenses deben modificar sus dietas e incluir más alimentos vegetales, como las verduras y las frutas, como se hace en la popular dieta mediterránea, que incluye muchas grasas saludables y granos integrales", añadió. "Las directrices enfatizan el valor de hacer comidas y refrigerios desde cero, en lugar de usar alimentos procesados. Con atajos como las verduras congeladas, o los productos frescos prelavados y empacados, preparar comidas saludables para la familia puede en realidad ser más fácil de lo que la mayoría de personas piensan".

Otro experto alabó las nuevas directrices.

"Ya era hora", comentó el Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía para la obesidad del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. "Tanto la comunidad médica como el gobierno tienen cierta responsabilidad por la epidemia de obesidad y diabetes", dijo.

"En un esfuerzo por prevenir la enfermedad cardiaca, proliferó la idea de que si simplemente eliminábamos el colesterol de la dieta, se podían prevenir las enfermedades del corazón", explicó Roslin. "[El] problema es que la mayor parte del colesterol del organismo es producido por el cuerpo, y si se reduce el colesterol y las grasas, la gente tiende a reemplazarlos con carbohidratos. Y así hemos desarrollado una sociedad de adictos a los carbohidratos".

Según las nuevas directrices, un patrón de alimentación saludable incluye:

Cualquier tipo de verdura, sobre todo si se come una amplia variedad.
Frutas, sobre todo frutas enteras.
Granos, de los cuales al menos la mitad sean granos integrales.
Lácteos sin grasa o bajos en grasa, entre ellos leche, yogurt, queso y/o bebidas fortificadas de soya.
Proteína de una variedad de fuentes, como mariscos y pescados, carnes magras y aves, huevos, frijoles y guisantes, frutos secos y semillas, y productos de soya.
Aceites.
Si se consume alcohol, debe ser con moderación: hasta una bebida al día para las mujeres, y hasta dos bebidas al día para los hombres, señalan las directrices.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022