Incluso tras la pérdida de peso | 30 NOV 15

La obesidad en la juventud podría dañar al corazón a largo plazo

El riesgo de muerte cardiaca súbita seguía siendo más alto décadas después de que las mujeres hubieran perdido peso

Robert Preidt

Un estudio reciente revela que incluso si las mujeres jóvenes con sobrepeso u obesas pierden peso más adelante, el daño cardiaco relacionado con la obesidad podría persistir durante décadas.

La investigación muestra que incluso las mujeres que ya no tienen sobrepeso siguen en un mayor riesgo de muerte cardiaca súbita más adelante en la vida.

"Es importante mantener un peso saludable durante toda la adultez como forma de minimizar el riesgo de muerte cardiaca súbita", señaló en un comunicado de prensa de la revista JACC: Clinical Electrophysiology la autora líder del estudio, Stephanie Chiuve, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. El estudio fue publicado en la revista el 25 de noviembre.

En su investigación, el equipo de Chiuve siguió los resultados de más de 72,000 mujeres estadounidenses sanas entre 1980 y 2012. Las mujeres proveyeron información sobre su peso y estatura cuando tenían 18 años. Entonces, su índice de masa corporal (el IMC, un cálculo de la grasa corporal basado en el peso y la estatura) se revisó cada dos años durante el periodo del estudio.

Durante esos 32 años, hubo 445 muertes cardiacas súbitas, casi 1,300 muertes por enfermedad cardiaca, y casi 2,300 ataques cardiacos no letales, apuntaron los investigadores.

En comparación con las mujeres con un peso saludable en la adultez, el riesgo de muerte cardiaca súbito en los dos años siguientes era 1.5 veces más alto en las que tenían sobrepeso y 2 veces más alto en las obesas.

Y las mujeres que tenían sobrepeso o eran obesas a los 18 años o al inicio del estudio tuvieron un mayor riesgo de muerte cardiaca súbita durante todos los 32 años del estudio, independientemente de si habían perdido el peso excesivo o no.

Las mujeres que aumentaron mucho peso unos pocos años después (entre la adultez temprana y la media) también tenían un riesgo más alto de muerte cardiaca súbita, independientemente de su IMC a los 18 años, encontró el equipo de Chiuve. De hecho, las mujeres que aumentaron 44 libras (20 kilos) o más entre la adultez temprana y la media tenían casi el doble de riesgo de muerte cardiaca súbita, en comparación con las mujeres que permanecieron delgadas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023