Retina | 19 OCT 15

Rifampicina oral para tratar retinopatía serosa central

Presentación de tres casos de retinopatía serosa central en los que se utilizó rifampicina oral como alternativa a la terapia fotodinámica.
Autor/a: Andrew E. Pouw, BA; Lisa C. Olmos de Koo, MD, MBA, Ophthalmic Surg Lasers Imaging Retina. 2015;46:98-102.
INDICE:  1.  | 2. Bibliografía

Introducción

La retinopatía serosa central es una patología que se caracteriza por la acumulación de fluidos subretinianos en el polo posterior. La disfunción del epitelio pigmentario retiniano e hipepermeabilidad de los vasos coroidales pueden contribuir a su etiología, mientras que estados de hipercortisolismo podrían disparar episodios de dicha patología. En el presente estudio se describen tres casos en los que se utilizó rifampicina oral para inducir el metabolismo de corticosteroides y se siguieron los casos utilizando tomografía de coherencia óptica de dominio espectral (SD-OCT).


Caso 1:

Hombre de 51 años que se presenta con mala visión en ojo derecho durante muchos años, diagnosticado con retinopatía serosa central con fluidos subretinianos por 6 años. La agudeza visual mejor corregida al momento de su presentación era de 20/50 en ojo derecho y 20/20 en ojo izquierdo, con fluidos subfoveales según la SD-OCT. (Fig. 1A). Comienza tratamiento con rifampicina oral, 600 mg diarios, luego de controlar la función hepática.

A la semana del tratamiento, la agudeza visual mejor corregida mejoró a 20/30 en el ojo derecho, con una casi total resolución de los fluidos subretinianos y ciertas molestias estomacales. A las 3 semanas, se discontinuó el tratamiento por síntomas hepáticos. Al mes de haber discontinuado, se resolvieron los fluidos subretinianos en ojo derecho (Fig. 1 B) y a los 4 meses del tratamiento, la agudeza visual mejoró a 20/25 en el mismo ojo.

Al año del tratamiento, volvió a empeorar y presenta fluidos subretinianos recurrentes en SD-OCT. (Fig 2 A). Comenzó con 300 mg diarios de rifampicina, pero al mes presentó mialgias en todo el cuerpo, insomnio y erupciones en brazos y cara. Los valores de la función hepática estaban un poco elevados. Se discontinuó el tratamiento y se resolvieron los síntomas. A las dos semanas, los fluidos subretinianos habían disminuido (Fig. 2 B). A los 8 meses del tratamiento, la agudeza visual mejor corregida del ojo derecho había mejorado a 20/30, sin fluidos subretinianos en SD-OCT (Fig. 2 C).

Fig 1 y 2. Caso 1


Caso 2:

Hombre de 33 años derivado por visión borrosa durante 9 semanas. Negó haber experimentado episodios anteriores, pero reconoció encontrarse bajo estrés laboral. Su agudeza visual mejor corregida era de 20/20 en ojo derecho y 20/50 en ojo izquierdo. Se intentó realizar angiografía fluoresceínica, pero el paciente se quejo de vértigo y nauseas, perdiendo el conocimiento brevemente. Al completarse el estudio, se observaron fluidos en ojo izquierdo, confirmados por SD-OCT (Fig. 3 A-C). Se diagnosticó retinopatía serosa central y el paciente optó por la observación. A los 8 meses, el paciente volvió y aunque la visión del ojo izquierdo había mejorado a 20/30, persistían los fluidos subretinianos (Fig. 3 D).El paciente aceptó comenzar el tratamiento con rifampicina, 300 mg diarios. A las dos semanas, el paciente regresó habiendo discontinuado el tratamiento. La agudeza visual mejor corregida era de 20/20 en ambos ojos y la SD-OCT mostró la resolución total de los fluidos subretinianos en ojo izquierdo. (Fig. 3E).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022