La verdad y otras mentiras | 30 JUL 15

Tu barra brava

Acerca de la estúpida idea de que la tristeza o la felicidad son una cuestión de actitud.
5
2
Fuente: IntraMed 

Por qué la buena gente -que es la mayoría- no comprende que no es posible desbaratar ni el dolor ni la depresión con buenas intenciones.

¿Alguien se ha imaginado alguna vez cómo suena un mensaje positivo -de los que apelan a la pura actitud pero ignoran las circunstancias- desde el lugar de la derrota?

Te alientan desde la tribuna pero a vos te han cortado las piernas. Te quieren, vos los querés. Se esfuerzan y vos lo agradecés. Pero no pueden hacer lo que quisieran porque no logran comprender lo que te pasa. Te dicen lo que ya sabías. Porque no aceptan que has descubierto que no era verdad.

Las frases estimulantes y las propuestas idílicas sólo resultan verosímiles cuando no son necesarias. Los eufóricos, los maníacos, los militantes del optimismo sueltan propuestas que creen que son las causas de su bienestar cuando son sus consecuencias. Te exigen que veas al mundo con otros colores. Que salgas de la penumbra que te encierra y que te agobia. Creen que has elegido voluntariamente instalarte en ese infierno.

Te abruman con libritos de autoayuda, con posters de gatitos y mensajes celestiales, con el fervor maniaco de pastores y pitonisas. Te alientan con la ridícula energía de una tribuna enfurecida que le pidiera a un amputado batir el record de los 100 metros llanos. Te arrojan por la cabeza toda esa ortopedia inútil cargada de buenas intenciones. No entienden. No saben.  

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021