Funciones de restauración neuronedócrina e inmunitaria | 13 FEB 15

Las siestas podrían mejorar la salud

Un estudio encuentra que dormir por la tarde podría deshacer el daño hormonal por el sueño que se pierde de noche.

Robert Preidt

Unas siestas diurnas breves podrían proteger de los efectos nocivos para la salud de dormir mal de noche, sugiere un estudio reciente.

Específicamente, las siestas parecieron restaurar a la normalidad los niveles de las hormonas y las proteínas involucradas en el estrés y en la función inmunitaria en el estudio.

El pequeño estudio incluyó a once hombres sanos de 25 a 32 años. Los investigadores restringieron el sueño de los voluntarios a apenas dos horas por noche. El día siguiente, tenían un aumento de 2.5 veces en los niveles de norepinefrina, una hormona del estrés que aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial y el azúcar en sangre.

También tenían unos niveles más bajos de una proteína llamada interleucina 6, que combate a los virus.

En otra noche, el sueño se limitó de nuevo a dos horas. Pero al día siguiente se les permitió tomar dos siestas de 30 minutos. Tras las siestas, los niveles de norepinefrina y de interleucina 6 de los hombres eran normales.

El estudio aparece en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

"Nuestros datos sugieren que una siesta de 30 minutos puede revertir el impacto hormonal de una noche en que se durmió mal", señaló el autor del estudio, Brice Faraut, de la Universite Paris Descartes-Sorbonne Paris Cite, en Francia. "Este es el primer estudio en encontrar que la siesta podría restaurar los biomarcadores de la salud neuroendocrina e inmunitaria a niveles normales", señaló en un comunicado de prensa de la revista.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022