Análisis de su uso clínico | 02 FEB 15

El uso de pregabalina en los trastornos de ansiedad

La pregabalina, un nuevo fármaco gabapentinoide, es efectiva y segura para el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada en los adultos.

Introducción y objetivos

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por un estado de preocupación excesiva permanente, un estado de hiperalerta y de hipervigilancia, y síntomas de ansiedad inespecífica que persisten por más de unos pocos meses. Estos síntomas psicológicos se acompañan con frecuencia de manifestaciones clínicas somáticas, como tensión muscular, palpitaciones, molestias abdominales, sudoración, náuseas y sequedad de boca.

El TAG tiene las características de una enfermedad crónica y fluctuante, y se encuentra con relativa frecuencia en la comunidad y en el consultorio médico. El TAG conlleva una gran carga de morbilidad, en términos del deterioro de la actividad del paciente, de su calidad de vida relacionada con la salud, de la pérdida de la productividad laboral y del costo económico asociado, lo que hace al TAG comparable al trastorno depresivo mayor (TDM). Adicionalmente, se estima que el 60% de los pacientes con TAG también cumplen los criterios diagnósticos para TDM. Se sabe que tanto el TAG como el TDM son factores de riesgo de suicidio.

Los objetivos del tratamiento del TAG son disminuir (o, en el mejor de los casos, suprimir) los síntomas asociados con la enfermedad y restaurar las funciones deterioradas, a la vez que se previene la recurrencia de los síntomas. Se trata de objetivos a largo plazo, dada la naturaleza crónica del trastorno. Entre los recursos terapéuticos figuran las intervenciones psicológicas (la psicoterapia cognitivo-conductual es la más estudiada y la más difundida) y la farmacoterapia.

Entre los tratamientos farmacológicos de primera línea se incluyen a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (escitalopram, paroxetina y sertralina), a los inhibidores de la recaptación de serotonina y de noradrenalina (vanlafaxina y duloxetina) y al gabapentinoide pregabalina.

Esta revisión se centra en las características farmacológicas y en la eficacia clínica de la pregabalina.

Propiedades farmacológicas

La pregabalina es el enantiómero S activo del ácido 3-(amino-metil)-5-metilhexanoico y pertenece al grupo de fármacos denominados gabapentinoides. La pregabalina es un análogo estructural del GABA, pero no interactúa con los receptores del GABA, no es agonista del GABA ni se convierte en GABA.

Su acción ansiolítica parece estar relacionada con la unión selectiva de alta afinidad con las subunidades auxiliares alfa-2-delta de los canales de calcio neuronales. La reducción del flujo de calcio a través de los canales se refleja en una disminución de la liberación de neurotransmisores excitatorios por las terminales nerviosas. Entre estos neurotransmisores, se encuentran el glutamato y las sustancias monoaminérgicas específicamente implicadas en la ansiedad patológica.

Dentro del SNC, los niveles más altos de unión de la pregabalina se observan en la corteza cerebral, en el bulbo olfatorio, en el hipotálamo, en la amígdala, en el hipocampo, en el cerebelo y en el cuerno dorsal de la médula espinal.

La pregabalina se absorbe rápidamente del tubo digestivo después de la administración oral y penetra fácilmente la barrera hematoencefálica. Presenta características farmacocinéticas lineales en el rango de dosis utilizadas clínicamente. El fármaco sufre un metabolismo casi insignificante en el hígado y se excreta mayormente sin cambios por el riñón, por lo que es necesario un ajuste de la dosis en los enfermos renales. A dosis terapéuticas, la pregabalina no presenta interacciones relevantes con otras drogas ni se une a las proteínas plasmáticas.

El rango recomendado de dosis de pregabalina para el tratamiento del TAG en adultos va de 150 mg a 600 mg diarios, administrados en 2 o 3 tomas. Se recomienda una dosis inicial de 150 mg diarios, que puede ser aumentada progresivamente, de manera semanal, hasta alcanzar los 600 mg diarios, según la respuesta individual del paciente y su tolerabilidad. Los pacientes con deterioro de la función renal deben recibir una dosis ajustada al nivel de la depuración de creatinina. En caso de pacientes hemodializados, debe administrarse una dosis posterior a la sesión de hemodiálisis.

Eficacia terapéutica

El autor discute en este apartado los resultados de estudios multicéntricos, a corto plazo, aleatorizados, a doble ciego y controlados con placebo o con un agente activo. La pregabalina fue administrada como único fármaco, como fármaco complementario de otros tratamientos o para facilitar el retiro de las benzodiacepinas. El criterio principal de valoración fue la modificación de los puntajes en las escalas de ansiedad.

Se observó una reducción significativa de los niveles de ansiedad en los pacientes que recibieron pregabalina, en comparación con placebo. Los efectos se notaron en la primera semana del tratamiento. En los estudios en los que se comparó la pregabalina con una benzodiacepina (alprazolam o lorazepam) o con velafaxina, se vio que la eficacia era similar. También el efecto de la pregabalina sobre los síntomas depresivos fue comparable a las benzodiacepinas y a la velafaxina.

Los estudios de la pregabalina como fármaco complementario de otros tratamientos se realizaron con pacientes que presentaban una respuesta solo parcial al fármaco indicado (escitalopram, paroxetina o venlafaxina). Los pacientes fueron asignados en forma aleatoria para recibir pregabalina o placebo, en adición al tratamiento de base. La pregabalina complementaria alivió los síntomas de ansiedad en forma significativa.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022