Una herramienta útil a considerar en la toma de decisiones | 15 DIC 14

Pruebas de diagnóstico rápido para faringitis por estreptococo grupo A

La faringitis continúa siendo un motivo de consulta frecuente en pediatría. Las pruebas diagnósticas rápidas son la opción más costo efectiva para decidir el tratamiento de las faringitis por SGA.
2
8
INDICE:  1.  | 2. Referencias

Introducción

El dolor de garganta es un motivo de consulta común en atención primaria de la salud y en el departamento de emergencia, sobre todo en la población pediátrica. La causa bacteriana más común de dolor agudo de garganta es el Streptococcus β hemolítico grupo A (SGA).

En un estudio de cohorte realizado en Australia, la incidencia de faringitis por SGA en niños de 5 a 12 años fue de 13 casos por cada 100 personas-año. La faringitis por SGA representa un costo considerable para la sociedad; en Estados Unidos se estima que la faringitis por SGA en niños solamente cuesta entre $224 y $539 millones por año.

Además de los síntomas agudos de dolor garganta, el SGA puede llevar a secuelas supurativas, incluyendo absceso peri-amigdalino, y secuelas no supurativas, incluyendo fiebre reumática, aunque esta complicación es poco frecuente hoy en día en los países industrializados.

Sin embargo, existen retos en el diagnóstico de faringitis por SGA. En primer lugar, los signos y síntomas de la faringitis por SGA son a menudo indistinguibles de las causas virales y otras causas de dolor de garganta. No se demostró que ningún síntoma o signo aislado tenga una probabilidad lo suficientemente alta como para permitir un diagnóstico preciso de faringitis por SGA.

Se desarrollaron combinaciones de síntomas y signos en reglas de predicción clínica para ayudar a identificar pacientes con mayor probabilidad de infección por SGA. Una de las reglas de predicción más comúnmente utilizadas validadas tanto en adultos como en niños son los criterios de Centor, que usan hasta 4 características clínicas (exudado amigdalino, adenomegalias cervicales anteriores dolorosas, fiebre, y falta de tos).

Sin embargo, esta regla identifica sólo el 53% de los pacientes con dolor de garganta con cultivo positivo para SGA, incluso cuando están presentes los 4 criterios. Por lo tanto, si el médico tiene la intención de tratar la faringitis por SGA, por lo general, se recomienda que el laboratorio confirme la presencia de SGA para limitar la prescripción innecesaria de antibióticos.

El estándar de oro de la investigación de laboratorio de la faringitis por SGA es el cultivo bacteriano de una muestra de la garganta. Sin embargo, el manejo efectivo se ve obstaculizado por la impracticabilidad del cultivo de la garganta debido al tiempo de latencia relativamente largo entre la toma de la muestra y el diagnóstico microbiológico final. Este retraso es especialmente problemático en los medios de bajos recursos, ya que puede no ser factible que los pacientes regresen a las consultas de seguimiento y realizar el tratamiento apropiado.

Las pruebas de diagnóstico rápido de antígeno (PDRAs) son una alternativa potencialmente más factible por su tiempo de respuesta rápido, de modo que el clínico puede tomar una decisión con respecto al tratamiento en el momento de la consulta. Desde su creación en la década de 1980, hubo varias generaciones de PDRAs que utilizaron diferentes metodologías. Las pruebas de primera generación utilizaban aglutinación en látex, seguido por ELISA, ensayos de flujo lateral e inmunocromatografía, e inmunoensayos ópticos (OIAs, en inglés).

Más recientemente, se desarrollaron técnicas moleculares, tales como sondas de ADN, reacción en cadena de la polimerasa (RCP), y métodos de hibridación con fluorescencia in situ (FISH, en inglés). Las PDRAs se incorporaron a las guías de práctica clínica de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América y de la Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, pero no se utilizan rutinariamente en todos los países, incluyendo Australia.

El uso generalizado de las PDRAs fue obstaculizado por la baja sensibilidad de la mayoría de las PDRAs comúnmente utilizadas (inmunoensayos). Las revisiones anteriores de rendimiento de las PDRAs identificaron una considerable variabilidad en el diagnóstico de la enfermedad, sobre todo en la sensibilidad, entre las diferentes metodologías.

Las guías americanas recomiendan que las PDRAs negativas en los niños y adolescentes deban respaldarse por un cultivo de garganta para reducir el número de casos de faringitis por SGA perdidos. Estas guías, junto con las guías europeas, sugieren que un cultivo de seguridad no es necesario en los adultos porque la incidencia de faringitis por SGA es generalmente menor que en los niños y porque el riesgo de fiebre reumática es bajo. Sin embargo, la mayoría de las PDRAs tienen alta especificidad, lo que significa que una PDRA positiva no requiere un cultivo de seguridad y que la tasa de sobre diagnóstico es baja.

Los autores realizaron una revisión sistemática con meta-análisis para determinar la exactitud diagnóstica de cada clase de PDRA en niños y adultos combinados y en niños solos con faringitis por SGA, y para explorar la heterogeneidad entre los estudios mediante el análisis de subgrupos clasificados según el tipo de prueba, combinadas tanto en niños como en adultos y restringidas a niños.


Métodos

Recolección de datos

Se hicieron búsquedas sistemáticas en Medline y temática EMBASE vía OvidSP para artículos publicados entre 1996 y 2013. Los autores utilizaron los siguientes términos de búsqueda: Streptococcus pyogenes, infecciones estreptocócicas, infección estreptocócica grupo A, faringitis, prueba de diagnóstico rápido, kits de reactivos de diagnóstico, inmunoensayo, técnica inmunoenzimática, inmunoensayo enzimático, prueba de fijación de látex, prueba de aglutinación en látex, prueba diagnóstica, biología molecular.

La búsqueda se complementó por una revisión manual de las bibliografías de artículos que cumplieran los criterios de inclusión y las bibliografías de los artículos previos. La búsqueda se limitó a artículos en inglés solamente.

Se revisó el resumen de todos los artículos identificados. Los autores incluyeron artículos en la revisión si contenían datos sobre la exactitud de las PDRAs para SGA. Se excluyeron los artículos de revisión, cartas, comentarios, y protocolos de estudio con datos incompletos. Después de esto, se recuperaron y revisaron los artículos completos.

Cada estudio fue evaluado por 2 investigadores (WLL, ACS) por calidad y riesgo de sesgo utilizando la Evaluación de la Calidad de los Estudios de Precisión Diagnóstica (QUADAS en inglés) para incluirlos en un meta-análisis de estudios.

Se utilizó la versión Cochrane de 11 criterios QUADAS en la evaluación de la calidad de cada estudio. Todos los estudios analizados utilizaron un cultivo en una placa de agar sangre como mínimo patrón de referencia; los datos de estudios individuales que no se compararon con cultivo de agar sangre fueron excluidos del análisis.

Los estudios que utilizaron sólo cultivo de la garganta como una copia de seguridad para la PDRA negativa fueron excluidos del meta-análisis porque esta metodología asume que todas las pruebas positivas son verdaderos positivos, y no hay falsos positivos; como resultado, la especificidad se supone que es 100% y la sensibilidad puede ser sobreestimada. Sólo se incluyeron los estudios que utilizaron hisopados de garganta, no hisopados bucales.

Extracción de datos y Categorización

Se extrajeron múltiples variables de los estudios, incluyendo el tamaño de la muestra, la prevalencia de cultivos para SGA positivos, la sensibilidad, especificidad, y muestra características. Cuando no se presentaban la sensibilidad y la especificidad en el artículo, los autores calcularon independientemente la sensibilidad y la especificidad de los datos publicados en bruto o a partir de los datos presentados por los autores cuando se los solicitaron para el presente estudio.

Los estudios se clasificaron en base al tipo de prueba, al establecimiento (departamento de emergencia, clínica ambulatoria, internados), y se definió un subgrupo de estudios realizado en niños (<18 años). Por el tipo de prueba, se incluyeron estudios que informaron el ensayo de flujo lateral y el ensayo inmunocromatográfico en una sola categoría, y las sondas de ADN, PCR, y FISH en una sola categoría (técnica molecular), además de otras 4 categorías: aglutinación en látex, tecnología liposomal, ELISA, y OIA.

Análisis estadístico

Se utilizó un modelo de efectos aleatorios bivariado para estimar los valores de resumen de sensibilidad, especificidad, y sus intervalos de confianza (ICs) del 95%, para cada categoría PDRAs con más de 3 pares de sensibilidad y especificidad y todas las categorías combinadas. Debido a que puede existir una correlación entre la sensibilidad y la especificidad entre los estudios, cada medición de sensibilidad y especificidad del estudio se analizó en conjunto como un par.

Para explorar la heterogeneidad entre los estudios, los autores prepararon lotes de pares individuales de sensibilidad y especificidad con intervalos de confianza del 95%; y trazaron una curva ROC para cada par, junto con una curva ROC resumen (R-ROC), estimaciones resumidas de sensibilidad y especificidad, y una elipse de confianza del 95% alrededor de las estimaciones de resumen.

La curva R-ROC ilustra la relación estimada entre sensibilidad y especificidad en todos los estudios; donde hay una correlación entre sensibilidad y especificidad entre estudios, se espera que los pares individuales de sensibilidad y especificidad caigan a lo largo de la curva R-ROC.

Luego se investigó la heterogenicidad realizando análisis por separado en los siguientes subgrupos clínicos: tipos de PDRAs con más de 3 estudios (flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico, ELISA, OIA, técnica molecular), y tipos de PDRAs con más de 3 estudios incluyendo sólo niños.

Muchos (19/48) estudios informaron más de 1 par de sensibilidad y especificidad. Cuando se estimaron múltiples pares de sensibilidad y especificidad a partir de diferentes muestras de pacientes, cada par se trató en este análisis como si viniera de un estudio separado. Cuando se probó una PDRA diferente en la misma muestra de pacientes, se incluyó cada par de sensibilidad y especificidad en el análisis de subgrupo para la respectiva PDRA.

Cuando se estimaron múltiples pares de sensibilidad y especificidad a partir de los mismos pacientes en un estudio, sólo se incluyó en el análisis un par de sensibilidad y especificidad. Los autores seleccionaron los pares que fueron el foco del análisis primario de los estudios seleccionados. El análisis estadístico se realizó en Stata 12 (Stata Corp, College Station, TX) usando el paquete Metandi.


Resultados

Las pruebas de diagnóstico rápido de antígeno en general tienen una alta precisión diagnóstica

En el análisis final se incluyeron un total de 60 pares de sensibilidad y especificidad, que comprendían 23934 pacientes a partir de 48 estudios. A modo de nota, se excluyeron 7 estudios después de la aplicación de la herramienta QUADAS modificada; 6 de estos estudios fueron excluidos debido a un patrón de referencia inadecuado.

Todos los estudios incluidos utilizaron el cultivo como estándar de referencia para comparar el rendimiento de la PDRA. Treinta y seis de los 48 estudios se llevaron a cabo en un país desarrollado y 12 en un país en desarrollo. Se encontraron ocho tipos de PDRAs entre estos artículos. 

Análisis de sensibilidad y especificidad: Resumen  de estimaciones

La estimación resumida de la sensibilidad de las PDRAs entre todos los estudios incluidos fue 0,86 (IC 95%: 0,83 a 0,88), mientras que la estimación resumida de la especificidad fue 0,96 (IC 95%: 0,94 a 0,97).  Los autores observaron una variabilidad considerable de la sensibilidad entre los estudios, pero poca variabilidad en la especificidad.

A pesar de esta variabilidad, los autores consideraron oportuno estimar la precisión diagnóstica con una medida de resumen para la sensibilidad y la especificidad, en lugar de una Curva R-ROC, porque no había pruebas de una correlación entre la sensibilidad y la especificidad cuando se agruparon las PDRAs (coeficiente de correlación 0,06, IC 95% -0,26 a 0,37).

Además, el lote para todos los estudios no mostró una disminución sistemática en la especificidad con aumento de la sensibilidad, lo que ilustra que un efecto de umbral, tal como la variación en el valor de corte para un resultado positivo de la prueba entre los estudios, no tiene en cuenta la variabilidad observada en la exactitud diagnóstica entre los estudios.

Análisis de sensibilidad y especificidad: tipos de prueba

Se agruparon resultados de 4 de las 6 categorías de PDRAs. En general, fue mayor la especificidad que la sensibilidad para las 4 categorías de pruebas. No hubo evidencia de una correlación entre la sensibilidad y la especificidad dentro de las categorías de las pruebas.

La  eficacia de la prueba parecía mejor para la categoría de técnica molecular con una sensibilidad agrupada y especificidad de 0,92 (IC 95%: 0,89 a 0,95) y 0,99 (IC 95% 0,97-0,99), respectivamente. La sensibilidad y la especificidad de las otras 3 categorías de prueba fueron comparables con la sensibilidad agrupada que oscila entre 0,84 a 0,86, y la especificidad agrupada que va de 0,94 a 0,96.

Los autores continuaron observando una gran variabilidad en la sensibilidad encontrada en los estudios dentro de cada categoría, en particular en la categoría flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico donde la sensibilidad osciló entre 0,59 y 0,96. De los tipos de prueba no incluidos en el meta-análisis descrito anteriormente, ambos tipos de pruebas (aglutinación de látex y tecnología liposomal) tuvieron relativamente poca sensibilidad.

Hubo menos variabilidad en la especificidad, aunque hubo 2 valores atípicos claros en la categoría OIA en el meta-análisis de los autores. El estudio de Hart y colaboradores comparó la PDRA BioStar Strep A con un Selective Strep Agar con 5% de sangre de oveja que se incubó anaeróbicamente.

La prevalencia de faringitis por  SGA en este estudio fue del 12%, que es mucho menor que los otros estudios de OIA incluidos. Este estudio encontró que las pruebas débilmente positivas se asociaron con frecuencia con resultados falsos positivos; la reclasificación de estas pruebas débilmente positivas como resultados negativos aumentarían la especificidad del OIA.

La posible reactividad cruzada con los grupos de estreptococos B y C se observaron en algunos de los casos falsos positivos.  Del mismo modo, fueron frecuentes los resultados falso-positivos en el estudio de Filho y colaboradores en Brasil, contribuyendo a una baja especificidad.

Este fue un pequeño estudio con un tamaño de la muestra de 81, comparando el OIA Strep A Max PDRA con el estándar de referencia del medio de cultivo de agar sangre de cabra 5% en un ambiente aeróbico. La alta tasa de falsos positivos (32,6%) se atribuyó al fracaso del método PDRA, detectando antígenos bacterianos inespecíficos o una reacción cruzada con otros estreptococos no grupo A.

Análisis de sensibilidad y Especificidad: Población Pediátrica

Treinta y tres resultados pareados de sensibilidad y especificidad de 25 estudios evaluaron las  PDRAs en niños solamente, y el meta-análisis se llevó a cabo para 3 categorías de tipos de prueba (flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico, OIA, y técnica molecular).

Los autores no encontraron evidencia de una correlación entre la sensibilidad y la especificidad entre las categorías de las pruebas. La estimación resumen de la sensibilidad y especificidad entre los estudios en niños fueron 0,87 (IC 95% 0,84 a 0,89) y 0,96 (IC 95%: 0,95 a 0,97), respectivamente, lo que es similar a las estimaciones de resumen en general.

Se realizaron mejor las técnicas moleculares que el OIA y el flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico en la población pediátrica, con una sensibilidad agrupada de 0,93 (IC 95% 0,89-0,96) y una especificidad combinada de 0,99 (IC 95% 0,98 a 1).

El desempeño del OIA y el flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico fue similar, el OIA y el flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico tenía una sensibilidad de 0,85 (IC 95% 0,80 a 0,89), y la especificidad del flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico fue ligeramente superior (0,97, IC 95%: 0,95 a 0,98) que la del OIA (0,95 IC 95%: 0,93 a 0,97).

Pruebas de mejor desempeño

Hubo 6 estudios que tenían una sensibilidad de 0,95 o superior. Estos incluyeron 2 estudios de la categoría flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico, 1 de OIA, 1 de ELISA, y 2 del grupo técnica molecular. De estos, 4 también tenían una especificidad de más de 0,95.

En el grupo flujo lateral/ensayo inmunocromatográfico, el estudio realizado por Al-Najjar y colaboradores en los Estados Emiratos Árabes recolectaron hisopados de garganta pareados de 505 niños con síntomas predefinidos para testearlos con la prueba Diaquick Strep A (Dialab GmbH, de Viena, Austria) y cultivo.

Con una prevalencia de SGA del 14%, el valor predictivo positivo fue muy alto (0,96) con un valor predictivo negativo de más de 0,99.

En el grupo OIA, el estudio realizado por Ezike y colaboradores, que utilizó la prueba OIA MAX, encontró la sensibilidad y especificidad más alta. Esto se logró utilizando una única muestra de la garganta tanto para el OIA como para el cultivo en los niños de entre 5 y 18 años que presentaban síntomas agudos de faringitis.

Cabe señalar que cuando los investigadores en este estudio recolectaron muestras de frotis de garganta frotando dos hisopos simultáneamente en la faringe posterior y ambas amígdalas, en lugar de un solo hisopo, observaron una menor sensibilidad (0,92) y especificidad (0,96).

En el grupo técnica molecular, la prueba de SGA directa (Gen-Probe, San Diego, CA) fue una de las PDRAs evaluadas en 520 pacientes en el estudio de Chapin y colaboradores; se reportó que sus parámetros de desempeño eran comparables a los del cultivo cuando ambos fueron comparados con el caldo de cultivo Todd-Hewitt.

Del mismo modo, un estudio clínico retrospectivo desarrollado en un laboratorio y controlado internamente de un ensayo rápido RCP para SGA utilizando el gen dnase B como el gen objetivo reportó una sensibilidad y especificidad de 0,96 y 0,99, respectivamente.

Se observó una sensibilidad y especificidad igualmente alta cuando se realizó la prueba utilizando cualquiera de los hisopos flocados o convencionales. Estas 2 PDRAs desarrolladas más recientemente tienen un tiempo de respuesta de 1 a 2 horas y requieren configuraciones especiales de laboratorio, las cuales pueden requerir seguimiento con los pacientes para la retransmisión de los resultados, en comparación con otras técnicas que son verdaderas pruebas en el punto de atención.


Discusión

El estudio de los autores es el meta-análisis más completo de PDRAs para faringitis por SGA hasta la fecha. Los autores hicieron una valoración objetiva de la calidad de los estudios utilizando la herramienta QUADAS modificada y fueron capaces de evaluar las 4 categorías de tipo de prueba  con resultados combinados.

En general, la sensibilidad de las  PDRAs incluidas en el estudio fue de 0,86 (IC 95%: 0,83 a 0,88) y la especificidad de 0,96 (IC 95%: 0,94 a 0,97), aunque con una notable variabilidad entre pruebas individuales.

Estos resultados indican que las PDRAs en general tienen una alta precisión diagnóstica. La sensibilidad y la especificidad de estas pruebas cuando se analizan en estudios pediátricos solamente fueron similares a las estimaciones globales.

En general, las técnicas moleculares más recientes fueron las pruebas de mejor desempeño, sobre todo en términos de sensibilidad, aunque una minoría de pruebas no moleculares también se desempeñó extremadamente bien. Hubo menos variabilidad en la sensibilidad observada en las PDRAs más recientemente desarrolladas comparadas con las pruebas más viejas.

Las 2 guías importantes recientemente publicadas de Estados Unidos y Europa recomiendan el uso de PDRAs en la práctica clínica de rutina, aunque con diferencias en las indicaciones para su uso e interpretación de sus resultados. También hay una considerable variabilidad en las recomendaciones para el uso de PDRAs cuando se consideran otras guías, y algunos países, entre ellos Australia, no recomiendan actualmente el uso de PDRAs.

Las recientes guías estadounidenses recomiendan PDRAs para el diagnóstico de faringitis por SGA en adultos y niños de por lo menos 3 años con dolor de garganta agudo que no tienen características clínicas sugestivas de etiología viral (tos, rinorrea, ronquera, y úlceras orales).

Estas guías recomiendan el uso de cultivo de seguridad para las PDRAs negativas en niños (pero no en adultos) por la preocupación por la baja sensibilidad. Las recientes guías europeas recomiendan utilizar los criterios de Centor para guiar el uso de las PDRAs en el diagnóstico de faringitis por SGA; los médicos pueden considerar el uso de PDRAs en pacientes con 3 a 4 criterios Centor, mientras que no hay necesidad de utilizar PDRAs de forma rutinaria en pacientes con 0 a 2 criterios.

Estas guías no recomiendan un cultivo de seguridad para la PDRA negativa, ya sea en adultos o niños. Las razones de estas diferencias en las recomendaciones no son evidentes en forma inmediata, pero pueden referirse a diferentes opiniones entre los grupos de expertos en cuanto a la necesidad percibida de tratamiento de la faringitis por SGA para prevenir complicaciones supurativas y no supurativas, en particular la fiebre reumática aguda.

Los autores consideran que sus datos muestran que la sensibilidad general de las PDRAs es suficientemente alta y que un cultivo de seguridad generalmente no es necesario, con la posibilidad de perder 14% de los casos potenciales de faringitis por SGA siendo un nivel aceptable de riesgo dado el bajo riesgo de fiebre reumática aguda en los países más industrializados, pero esta decisión es probable que sea del médico tratante.

La alta especificidad general de las PDRAs significa que estas pruebas pueden prevenir la prescripción de antibióticos innecesarios debido al mínimo sobre diagnóstico de faringitis por SGA en la gran mayoría de los casos.

Aunque la fiebre reumática es infrecuente en Europa y Estados Unidos, con una incidencia de <1 por cada 100000, la enfermedad sigue siendo una importante causa de morbilidad y mortalidad cardíaca en muchos países tropicales en desarrollo donde la incidencia es frecuentemente >50 por 100000.

En estos países, hay una clara indicación para el tratamiento de la faringitis por SGA para prevenir la fiebre reumática y sus secuelas crónicas e incapacitantes, la cardiopatía reumática. Una PDRA altamente sensible (≥95%) y de bajo costo con un tiempo de respuesta muy rápido podría hacer una importante contribución a los esfuerzos para controlar la fiebre reumática. Basados en los datos de los autores, sin embargo, no hay en la actualidad una sola prueba que cumpla con estos 3 criterios.

Cuando se considera el costo en el manejo de la faringitis, las PDRAs demostraron ser la opción más costo-efectiva cuando se compara directamente con el cultivo (ya que el tratamiento de todos o de ninguno da costos inaceptables).

En términos de costos directos, en Australia, las PDRAs cuestan aproximadamente AUD $5 a AUD $10 por prueba en comparación con los AUD $30 por cultivo, mientras que los costos en Estados Unidos y Europa son más difíciles de comparar debido a la amplia gama de precios fijados por las empresas comerciales individuales.

La práctica de utilizar cultivos confirmatorios para respaldar las PDRAs demostró que cuesta >8 millones de dólares por cada nuevo caso adicional de cardiopatía reumática prevenida, y debería ser cuestionada como un enfoque de manejo costo-efectivo.

Este estudio presenta varias limitaciones. A pesar de los mejores esfuerzos de los autores para excluir estudios de baja calidad, en particular los que tenían un estándar de referencia inadecuado, hubo una considerable variabilidad en la metodología de los estudios.

Esto incluye número y tipo de hisopos de garganta utilizados, así como las técnicas utilizadas para obtener estos hisopados faríngeos. Los métodos de recolección de muestras no estaban claramente informados en todos los estudios y no hay forma de controlar la calidad de las muestras. Los estudios incluidos también difieren en sus lugares de realización y en la gravedad clínica de los pacientes incluidos.

Por ejemplo, los autores incluyeron estudios que determinaban la precisión diagnóstica de la  PDRAs entre los pacientes antes y después de recibir el tratamiento antibiótico. Estos factores son potenciales factores de confusión en la estimación de la exactitud del diagnóstico y puede explicar alguna de la heterogeneidad observada en cada tipo de PDRA. Sin embargo, debido al número insuficiente de estudios dentro de cada tipo de prueba, no pudieron realizar ya sea una meta regresión o un análisis de subgrupos para determinar la importancia de estos factores.

En términos de la calidad de los estudios incluidos, el cegamiento de resultados estándar de referencia no fue reportado en la mayoría de los estudios incluidos. La información sobre los resultados no era interpretable en 24 de los estudios incluidos. Además, la toma de la muestra no estaba clara o no  se explica en 16 de los estudios incluidos. Por último, se incluyeron estudios publicados sólo en idioma inglés, lo que puede reducir el número de estudios incluidos en este meta-análisis.

La precisión diagnóstica de las PDRAs desarrolladas más recientemente (técnicas moleculares) es alentadora. Sin embargo, la futura investigación podría centrarse en la mejora de la viabilidad de estas pruebas, especialmente cuando se utilizan en centros de atención primaria.

Un inconveniente considerable de estas pruebas es que ninguna es verdaderamente "una prueba del punto de atención" con resultados que tardan entre 1 y 3 horas, mientras que las pruebas basadas en la inmunología son tan rápidas como 30 segundos.

Otros factores que pueden tener un impacto en la sensibilidad y la especificidad de las PDRAs, tales como el tipo de hisopo y las técnicas de muestreo, también necesitan mayor investigación en estudios bien diseñados, para mejorar aún más la precisión diagnóstica de las PDRAs.

Finalmente, los estudios de costo-efectividad de cada clase de PDRA comparados con el cultivo y el tratamiento antibiótico, especialmente en la población pediátrica, serían beneficiosos para los responsables políticos y los médicos con respecto a la elección de la PDRA y las decisiones de tratamiento.

El meta-análisis de los autores muestra que las PDRAs pueden ser utilizadas como pruebas exactas y rápidas para el diagnóstico de la faringitis por SGA y que el cultivo de seguridad para las pruebas negativas no es necesario en la mayoría de los lugares de baja incidencia de fiebre reumática, sobre todo si se usan pruebas con una alta sensibilidad,  incluyendo los nuevas pruebas moleculares.

Comentario: La faringitis continúa siendo un motivo de consulta frecuente en pediatría. Las pruebas diagnósticas rápidas son la opción más costo efectiva para decidir el tratamiento de las faringitis por SGA. Son mínimamente invasivas, aunque requieren disponibilidad en el punto de atención y personal entrenado en la toma de muestras y procesamiento. Es una herramienta útil a considerar en la toma de decisiones por su alta sensibilidad y especificidad demostrada en diferentes ámbitos.

Resumen y comentario objetivo: Dra. Alejandra Coarasa

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020