Absurdas ideas que propagan la enfermedad | 04 NOV 14

Montar una ofensiva contra el sarampión

En los EE.UU. se han reportado este año más casos de sarampión que en cualquier otro año de las últimas dos décadas. Los movimientos antivacunas y las migraciones contribuyen a crear un grave problema sanitario. "Las vacunas no salvan vidas, la vacunación lo hace".
Autor/a: Walter Orenstein, M.D., and Katherine Seib, M.S.P.H. Fuente: N Engl J Med 2014; 371:1661-1663October 30, 2014DOI: 10.1056/NEJMp1408696 Mounting a good offense against measles

Se han reportado más casos de sarampión en los Estados Unidos hasta la fecha en 2014 (592 casos desde 1 enero a 29 agosto) que durante cualquier año en las últimas dos décadas (ver gráfico).

Los casos de sarampión en los Estados Unidos, 1994-2014.

La alta incidencia se ha producido a pesar de que la circulación autóctona del virus del sarampión fue declarada eliminada en los Estados Unidos en 2000 y en las Américas en 2002.

Hay dos razones principales para este resurgimiento. En primer lugar, si bien se han logrado avances significativos en la reducción de la incidencia de sarampión en el mundo, todavía hay circulación importante del virus en otros países. Residentes estadounidenses susceptibles que viajan a países donde el sarampión es endémico o epidémico y personas susceptibles de aquellos países que viajan a los Estados Unidos están llevando el virus.

En segundo lugar, un número cada vez mayor de padres que en este país son reacios a que sus hijos sean vacunados, tal vacilación ha dado lugar a una acumulación de las poblaciones no vacunadas que pueden llegar a infectarse y a mantener la transmisión.

El sarampión es una de las enfermedades prevenibles por vacunación más contagiosa, con tasas de reproducción (R0) estimadas en 12 a 18 - lo que significa que una persona promedio con sarampión sería capaz de infectar de 12 a 18 otras personas si todos sus contactos fueron susceptibles.1

El umbral manada-inmunidad (el nivel de inmunidad de la población necesario para interrumpir la transmisión) se calcula por lo general como (R0-1) ÷ R0; para el sarampión, este umbral es del orden de 92 a 94% para evitar la propagación sostenida del virus - más alto que los umbrales para casi todas las otras enfermedades prevenibles por vacunación. Algunos brotes de sarampión han ocurrido en poblaciones con niveles de inmunidad aún más altos.

Casi todas las infecciones de sarampión se vuelven clínicamente evidentes, lo que resulta en una combinación de tos, coriza, conjuntivitis, fiebre alta y erupción cutánea maculopapular eritematosa. Las complicaciones son comunes y pueden incluir: otitis media, diarrea, deshidratación, neumonía, encefalitis, e incluso la muerte.

En los Estados Unidos, se ha estimado que 0,2 a 0,3% de las personas que se infectan con sarampión mueren por su complicaciones.2 En el mundo en desarrollo, la tasa de letalidad puede ser tan alta como 2 a 15%.1 En fecha tan reciente como 2012, un estimado de 122.000 niños murieron por sarampión.3

"Las vacunas no salvan vidas, la vacunación lo hace"

La licencia de la primera vacuna de virus vivos atenuados de sarampión en 1963 ofreció la oportunidad de evitar esta carga para la salud pública. Las vacunas actuales son muy eficaces - alrededor del 94% de una dosis única, si se administra en el segundo año de vida.2 Con dos dosis administradas en o después del primer cumpleaños y al menos 1 mes de diferencia, casi todos los niños inmunocompetentes están protegidos contra el sarampión para toda la vida. Pero las vacunas no salvan vidas, la vacunación lo hace. Las vacunas que permanecen en el frasco son completamente ineficaces.

Debido a su alto nivel de contagio, el sarampión es la enfermedad indicador de las debilidades de un programa de inmunización. Con lagunas en la cobertura de inmunización, el sarampión es a menudo la primera enfermedad prevenible por vacunación que se ve, lo que indica que un problema teórico, la baja cobertura de la inmunización, se ha convertido en un problema real de enfermedad, discapacidad y muerte.

Un programa enfocadao en la eliminación del sarampión en los Estados Unidos llevó a nuestra moderno programa de inmunización.4 Aunque nos encontramos con múltiples fracasos en el camino, el análisis de los fracasos de los programas y de las soluciones y el éxito, en su mayor parte todavía estamos logrando una alta cobertura de inmunización en la mayor parte de la población y una baja morbilidad de las enfermedades prevenibles por vacunación.

El sarampión perjudica no sólo al individuo sino también a la comunidad

Las personas con sarampión pueden transmitir la infección a los niños que son demasiado pequeños para ser vacunados todavía, a los que siguen siendo susceptibles, a las personas con contraindicaciones para la vacunación (tales como quienes padecen deficiencia inmune severa), y para las pocas personas que se quedan sin protección contra la enfermedad a pesar de estar vacunados.

En los Estados Unidos, los esfuerzos de emergencia para prevenir el sarampión importado que puede reestablecer la transmisión endémica pueden ser costosos. Estas respuestas incluyen a menudo los esfuerzos de trabajo intensivo para identificar, localizar, y poner en cuarentena a los individuos expuestos y, posiblemente, a las personas susceptibles, la creación de clínicas de vacunación de emergencia y otras medidas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024