Cefalea | 18 AGO 14

Pronóstico de las cefaleas en niños

Estudio de 30 años de seguimiento de cefaleas en niños para evaluar su pronóstico.
Autor/a: Joseph M. Dooley, Haley F. Augustine, Paula M. Brna, Alyson M. Digby Pediatr Neurol 2014; 51: 85-87

Introducción

El dolor de cabeza recurrente afecta de un tercio a un medio de los niños y adolescentes y se considera como uno de los cinco primeros problemas de salud pediátricos.

En un estudio poblacional canadiense, se encontró que el 26,6% de los niños de 12 a 13 años y el 31,2% de los niños de 14 a 15 años reportaron dolor de cabeza por lo menos una vez por semana. La cefalea, en particular la migraña, también se asocia con un deterioro significativo en la calidad de vida relacionada con la salud y tiene un impacto en el funcionamiento tanto en el hogar como en la escuela.

A pesar de la prevalencia y el impacto de las cefaleas en pediatría, hay datos limitados sobre el pronóstico a largo plazo en los niños que las sufren. Los autores presentan el resultado 30 años después del diagnóstico en un grupo de niños canadienses inicialmente diagnosticados con cefaleas por uno de los autores (J.D.) en 1983. Este grupo fue previamente estudiado a los 10 y 20 años después del diagnóstico.


Métodos

Los pacientes pediátricos que presentaron cefaleas en 1983 fueron referidos al único centro terciario de neurología pediátrica en Canadá Atlántica. Para mantener la coherencia en el diagnóstico y tratamiento, se incluyeron en el estudio sólo los pacientes atendidos en las clínicas no docentes por uno de los autores (J.D.).
Fueron contactados para el presente estudio los pacientes que participaron en el estudio de 20 años de seguimiento. La información de contacto de los pacientes se recuperó de la información de contacto anterior y de los registros del hospital y del médico de familia.

Los datos fueron recolectados a través de una entrevista telefónica estandarizada, que se basó en los formatos de entrevistas telefónicas utilizadas en los dos estudios anteriores. La clasificación de las cefaleas evolucionó y se utilizó la Clasificación Internacional de Trastornos de Cefalea, 3ª edición (versión beta) (ICHD-III-beta) para clasificar los tipos de cefalea. En 1983 se utilizaron los criterios Prensky; en 1993 se utilizaron los criterios de la IHS; y en 2003 se utilizó la versión revisada de estos criterios (IHS-II). Para la comparación, se aplicó el ICHD-III (beta) de forma retrospectiva a los datos de las evaluaciones anteriores.

Los datos recogidos en la entrevista incluyeron detalles sobre los síntomas del dolor de cabeza, gravedad, frecuencia, tratamiento, precipitantes, y los cambios percibidos en los dolores de cabeza en el tiempo. Las características documentadas del dolor de cabeza incluían tipo de cefalea, localización, frecuencia, severidad, características asociadas, y factores agravantes o de alivio.

Esta información se codificó al momento del diagnóstico en 1983 y en cada uno de los estudios de seguimiento en 1993, 2003, y 2013. La severidad de los dolores de cabeza fue subjetivamente clasificada como leve, moderada o grave y luego fue valorada por el impacto en las actividades de la vida diaria. Se le pidió a los pacientes que identificaran los factores desencadenantes y de alivio asociados a los dolores de cabeza al momento del diagnóstico y en el seguimiento en 1993, 2003 y 2013. También se registraron los medios más eficaces de control de los dolores de cabeza.

El estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación del Centro de Salud IWK.


Resultados

De los 60 pacientes que participaron en el estudio de seguimiento de 20 años en 2003, 28 (47%) participaron en este seguimiento a 30 años. Había 16 varones y 12 mujeres con una media de edad de 41,3 años (rango, 37-47). De este grupo, 17 (61%) tenían una historia familiar positiva de cefaleas.

En 2013, ocho pacientes (29%) reportaron más de un tipo de cefalea. El tipo de dolor de cabeza más común fue migraña sin aura, que fue reportado por 10 (36%), seguido de la cefalea de tipo tensional episódica frecuente (CTTEF) en ocho (28%) y cefalea de tipo tensional episódica infrecuente en siete (25%). La cefalea de tipo tensional crónica (CTTC) y la migraña con aura (MA) fueron reportadas por dos pacientes.

Ocho pacientes reportaron una resolución completa de los dolores de cabeza, reflejando un cambio en el estado de la cefalea para tres participantes desde el estudio de seguimiento de 20 años. Un paciente con CTTC en 2003 informó un cambio a cefalea de tipo tensional episódica infrecuente en 2013.

Otro paciente informó una evolución de la migraña sin aura a MA y otro informó un cambio en la dirección opuesta. Dos pacientes reportaron un cambio de CTTEF a CTTC, y otros dos informaron un cambio en las características de CTTC a CTTEF. Entre los otros pacientes, el tipo de cefalea se mantuvo sin cambios respecto a los 10 años anteriores en seis pacientes (21%).

Durante el intervalo de 30 años, el tipo de cefalea fluctuó con frecuencia entre la migraña y la cefalea tensional. Si se combinan los tipos de migraña y se amalgaman las diversas categorías de cefalea tensional, sólo 13 de los 20 que continuaron con cefaleas tenían el mismo dolor de cabeza en 2003 y 2013. Dos pacientes que tenían migraña cuando se evaluaron en 1983, 1993 y 2003 tenían cefalea de tipo tensional en 2013. En general, sólo tres pacientes mantuvieron el mismo diagnóstico en los cuatro períodos de tiempo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022