56 vs 72 minutos | 31 JUL 14

Infartos se atienden más rápido en hospitales de lunes a viernes

Mayor supervivencia dentro de bajas tasas de mortalidad.
Fuente: Reuters 

Por Kathryn Doyle

(Reuters) - Las personas que llegan a un hospital con un infarto en horario laboral son más propensas a sobrevivir que los pacientes que lo hacen por la noche, los fines de semana o los días feriados, según un estudio.

Los autores del estudio hallaron que, en general, la mortalidad hospitalaria por esta causa es muy baja (4 por ciento), pero que fuera del horario laboral aún existen demoras en el uso de algunas terapias que salvan la vida de pacientes.

En el estudio, hecho a más de 50.000 pacientes en Estados Unidos con infartos graves en el período 2007-2010, las personas que llegaron al hospital en horario diurno, de lunes a viernes, demoraban 56 minutos en ingresar al quirófano para que les hicieran una angioplastia.

En tanto, los que llegaban de noche o los fines de semana, el tiempo de espera aumentaba a 72 minutos.

Ambos intervalos están dentro del rango que recomienda la Asociación Estadounidense del Corazón de no más de 90 minutos de espera.

Tras considerar distintas características de los pacientes, el equipo observó que los que llegaban al hospital fuera del horario punta de atención eran un 13 por ciento más propensos a morir por cualquier causa.

La proporción de pacientes tratados con una angioplastia dentro de los 90 minutos recomendados fue del 89 por ciento en horario laboral de lunes a viernes y del 79 por ciento fuera de esos días y horarios.

De todos modos, el equipo destaca que estos resultados son mejores que los de estudios previos y que en la mayoría de las categorías, y que no hubo diferencia en el tratamiento utilizado de acuerdo al día y al horario de atención en el hospital.

El manejo de estos infartos graves ha mejorado enormemente en los últimos años, dijo el doctor Rodrigo Estevez-Loureiro, de la Unidad de Cardiología Intervencionista del Complejo Asistencial Universitario de León, España.

"Las diferencias observadas en los tiempos (entre la llegada al hospital y la angioplastia) son estadísticamente significativas, pero no clínicamente relevantes entre los distintos días y horarios", aclaró Estevez-Loureiro, que no participó del estudio.

El médico sostuvo que una demora de 16 minutos no debería influir en el riesgo de morir por un infarto.

"También es sorprendente que la mortalidad hospitalaria sea muy baja en ambos grupos", indicó Saucedo.

FUENTE: Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021