Angustia ante la idea de desprenderse de los objetos | 16 JUN 14

Síndrome de acumulación compulsiva

Un desorden psiquiátrico que ha sido recientemente incluido en el DSM-5. Su característica principal es la imposibilidad de deshacerse de posesiones.
Autor/a: David Mataix-Cols, Ph.D. Fuente: N Engl J Med 2014; 370:2023-2030 DOI: 10.1056/NEJMcp1313051 Hoarding Disorder
Viñeta clínica
Una mujer físicamente sana de 53 años de edad es derivada al servicio de salud mental para iniciar un tratamiento por depresión y ansiedad. Durante el interrogatorio relata que ha estado viviendo en el sótano de su edificio, que sale a comer a restaurantes y que se baña en la ducha de su gimnasio. Su departamento se encuentra lleno de ropa, revistas, libros, valijas y cajas y no tiene espacio libre. El solo pensamiento sobre deshacerse de alguna de esas cosas le genera ansiedad y la pone nerviosa. Desde que tiene memoria ha sido difícil para ella deshacerse de objetos. ¿Cómo debería ser tratada y evaluada esta paciente?

El problema clínico:

El  síndrome de acumulación es un desorden psiquiátrico que ha sido recientemente incluido en el DSM-5. Su característica principal es la imposibilidad de deshacerse de posesiones. ( Tabla 1).

Los objetos que más frecuentemente se acumulan son diarios, ropa vieja, bolsas, libros y papeles de trabajo. Para el diagnóstico no es una condición que los elementos que se acumulen sean de poco valor, también puede ocurrir con objetos de mucho valor.

Las personas con este trastorno atribuyen su incapacidad de desprenderse de las cosas a su utilidad, a su valor estético, al  valor sentimental, porque no desean generar basura o por una combinación de todos estos factores.

Uno de los criterios diagnósticos es la presencia de angustia ante la idea de desprenderse de los objetos acumulados. El resultado es una acumulación desorganizada de posesiones que comprometen el espacio del lugar donde se vive, impidiendo su permanencia en ese lugar. Esta situación genera angustia y compromete el área social, laboral u otras importantes esferas de las relaciones  del paciente, incluyendo la seguridad del ambiente.

Estos pacientes no pueden dormir en su cama, sentarse en su living o cocinar en su cocina (fig1). A veces el desorden llega más allá de la casa del individuo y se utilizan otros espacios como  el auto, los patios o jardines,  la oficina laboral y las casas de familiares. En los casos severos este trastorno puede poner en riesgo la salud debido al peligro de incendios, caídas y por las condiciones sanitarias precarias. También se encuentra aumentado el riesgo de muerte por incendio o por quedar atrapado en una “avalancha de desorden”.

Bajo estas condiciones disminuye la calidad de vida del individuo y se presentan inconvenientes en las relaciones familiares. A veces también se ve comprometida la seguridad de los vecinos.

En los casos en que el paciente no tiene conciencia de la enfermedad puede no haber angustia.

Las dificultades pueden ocurrir con los contactos cercanos o vecinos, o cuando se necesita la ayuda de terceros para eliminar posesiones siempre lo que genera  tensión y conflictos.

Puntos clave:

Síndrome de acumulación:

- Este síndrome recientemente ha sido incluido en el DSM5, se caracteriza por una dificultad para desprenderse de las posesiones lo que resulta en la acumulación de desorden y objetos en ambientes de la vivienda, angustia e impedimento funcional que no es atribuible otras condiciones neurológicas o mentales.

- La mayoría de los individuos con este síndrome adquieren objetos que no necesitan en forma excesiva o para las cuales no tienen lugar.

- Muchos de los pacientes  no tienen conciencia de enfermedad y se niegan a recibir tratamiento.

- El diagnóstico se realiza a través de la entrevista psicopatológica de ser posible en la casa de la persona para evaluar el desorden y la acumulación.

- La terapia cognitivo conductual es la intervención con mayor evidencia para su tratamiento.

Condiciones coexistentes:

Un 75% de los afectados también tienen un trastorno del humor o ansiedad. Es frecuente la presencia de síntomas de déficit de atención  e hiperactividad, especialmente la falta de atención. Estos síntomas coexistentes son la principal causa de la consulta médica  y contribuyen a la incapacidad de una persona con trastorno de acaparamiento. Los ancianos tienen un peor estado general de salud comparado con otros individuos de su misma edad.

Prevalencia e historia natural:

Según encuestas la prevalencia entre adultos es de 2 a 6% y del 2% en adolescentes. En un estudio epidemiológico  que utilizó entrevistas psiquiátricas dentro de las casas y los criterios del DSM-5 la prevalencia fue de 1,5% tanto en hombres como en mujeres.

Es una enfermedad de curso crónico y progresivo. Los síntomas generalmente comienzan en la adolescencia y aumentan su severidad con el paso de los años. A los 20 años afectan su funcionamiento diario y a los 30 años causan un impedimento clínico significativo.

Factores de riesgo:


Se desconoce su causa, pero se cree que puede heredarse.

Estudios realizados en gemelos sugieren que en adultos, un 50 % es atribuible a factores genéticos  y el resto a factores ambientales no compartidos. No pudieron ser replicados genes específicos que se vinculen a la enfermedad. En forma retrospectiva, muchos afectados  informan sobre eventos traumáticos y estresantes de su vida que preceden al inicio o a las exacerbaciones del trastorno. Aun no se sabe si estos factores pueden estar relacionados. La evidencia actual no indica que la falta o privación de objetos durante la niñez pueda ser un factor predisponente.


Estrategia y evidencia:

Evaluación:


El diagnostico se realiza en una entrevista con el paciente evaluando la presencia de los criterios de la enfermedad.

El síntoma inicial puede no ser la acumulación de objetos por lo cual el medico clínico debe realizar preguntas directas como: 

• ¿tiene dificultad para tirar a la basura cosas?
• ¿Tiene muchas cosas que ocupan los ambientes principales de su casa?
• Una respuesta afirmativa puede iniciar un diálogo que puede concluir en un diagnóstico.

Se puede realizar una visita domiciliaria para evaluar el desorden y sus riesgos asociados. Si no es posible, se debe intentar conseguir información al respecto por parte de los familiares. Esto es particularmente importante en aquellos pacientes que no tienen conciencia de enfermedad ya que pueden desestimar la magnitud de las consecuencias de este trastorno.

Los familiares pueden informar sobre la participación de terceros para realizar limpiezas, sobre la duración de este comportamiento y sobre los posibles riesgos que requieren atención. También pueden ser útiles las fotografías para documentar la presencia de un desorden significativo y para evaluar resultados del tratamiento. Las fotografías no deben sustituir a la entrevista psicopatológica.

La persona que cumple con los criterios de síndrome de acumulación compulsiva luego puede ser categorizada según otras características o “especificadores” ver tabla 1.

Una de las características es si la persona se dedica a la adquisición excesiva; esto puede implicar tomar elementos gratuitos, comprar en exceso o menos frecuentemente robar objetos que no son necesarios o para los cuales no tiene espacio. Un 80 a un 90% de las personas que padecen este trastorno tienen esta característica. Se angustian si no pueden adquirir estos objetos o si se les advierte sobre no adquirirlos.

Otra característica es la medida en  que la persona reconoce que las creencias y los comportamientos son problemáticos. El paciente que no tiene conciencia de la enfermedad se niega a buscar ayuda.

Tabla 1. DSM -5 Criterios diagnósticos ⃰

Criterios †

- Dificultad persistente para descartar bienes, independientemente de su valor real.

- Esta dificultad se debe tanto a una necesidad percibida por guardar los elementos y por la angustia ante la idea de deshacerse de ellos.

- La dificultad de descartar posesiones resulta en su acumulación, congestionan y desordenan  áreas y comprometen sustancialmente su uso previsto. Si los ambientes están ordenados, es sólo a causa de las intervenciones de terceros (por ejemplo , familiares, personal de limpieza, o de las autoridades )

-La acumulación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales , ocupacionales u otras importantes del funcionamiento ( incluido el mantenimiento de un ambiente seguro para sí mismo y terceros )

-El síndrome no es atribuible a otra condición médica (por ejemplo , daño cerebral, enfermedad cerebrovascular, o el síndrome de Prader - Willi )

- La acumulación no es atribuible a los síntomas de otro trastorno mental (por ejemplo, las obsesiones en el trastorno obsesivo-compulsivo , disminución de la energía en el trastorno depresivo mayor , delirios en la esquizofrenia u otro trastorno psicótico , déficits cognitivos en el trastorno neurocognitivo principal o intereses restringidos en el trastorno del espectro autista)

Especificadores:

Acumulación excesiva:
Indique cuando la dificultad para desprenderse de objetos se acompaña de una excesiva adquisición de elementos que no son necesarios o para los cuales no hay espacio.

Conciencia de la enfermedad:


Indique cuando la conducta y creencia acumuladora se caracteriza por uno de los siguientes:

- Conciencia de la enfermedad: la persona reconoce que tiene un problema

- Poca conciencia de la enfermedad: la persona cree que estas conductas y creencias no son problemáticas a pesar de la presencia de evidencia que pruebe lo contrario.

- Sin conciencia de la enfermedad: la persona está convencida que su comportamiento sea un problema a pesar de la presencia de evidencia que pruebe lo contrario.
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022