Poca diferencia entre grasas saturadas o poliinsaturadas | 20 MAR 14

¿Son tan malas las grasas?

No estarían tan asociadas con el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca como se pensaba.
Fuente: Reuters 

Por Shereen y Jegtvig

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los distintos tipos de grasas que la población consume a través de la comida no estarían tan asociadas con el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca como se pensaba, según sugiere una revisión de estudios previos.

Las guías alimentarias oficiales de Estados Unidos y las recomendaciones de la Asociación Estadounidense del Corazón instan a aumentar el consumo de los ácidos grasos poliinsaturados y a reducir el de las grasas saturadas. Pero un equipo observó que el riesgo cardíaco no variaba demasiado según fuera la cantidad consumida de esas grasas.

Las grasas poliinsaturadas provienen de los alimentos de origen vegetal, como los frutos secos, las semillas y los aceites. Los Omega 3, que son un tipo de esas grasas, están presentes en los pescados. En cambio, la mayoría de las grasas saturadas de la dieta estadounidense proviene de alimentos de origen animal, como las carnes rojas y los lácteos.

"Quisimos ayudar a resolver las incertidumbres asociadas con los ácidos grasos y su posible relación con el riesgo de desarrollar la enfermedad coronaria", dijo por e-mail el doctor Rajiv Chowdhury, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, y que dirigió la revisión publicada en Annals of Internal Medicine.

Con su equipo reunió la información de 72 estudios publicados sobre más de 600.000 personas de 18 países. Los autores de esas investigaciones habían determinado el tipo de grasas consumidas o presentes en sangre o habían asignado al azar el consumo de suplementos con ácidos grasos o no. Todos los estudios incluyeron el seguimiento de los participantes para saber quiénes desarrollaron trastornos cardíacos, como infartos, enfermedad coronaria o insuficiencia coronaria.

Cuando los revisores analizaron la información sobre el consumo de ácidos grasos, hallaron que no estarían tan asociadas con el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca como se pensaba. Pero el consumo de las grasas trans (presentes en algunos alimentos procesados y en algunas margarinas en barra) estuvo asociado con un 16 por ciento de más riesgo. Las guías aconsejan evitar las grasas trans.

Al examinar los marcadores de ácidos grasos en sangre, los autores también hallaron poca diferencia en el nivel de riesgo con respecto del consumo de grasas saturadas o poliinsaturadas. Pero los resultados variaron entre los ácidos grasos.

Y a mayor cantidad de dos formas de Omega 3 en sangre (ácido docosahexaenoico y eicosapentaenoico), menor riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca.

Los autores no detectaron una reducción significativa del riesgo con ninguno de los otros tipos de ácidos grasos en los estudios en los que, al azar, los participantes habían utilizado suplementos. Las dosis utilizadas variaban entre 2 y 5,5 g/día de aceites agregados y entre 0,3 y 6 g/día cuando se utilizaban cápsulas.

"El patrón de resultados de esta revisión no respalda las guías de prevención cardiovascular vigentes que promueven el aumento de consumo de los ácidos grasos Omega 3 de cadena larga y sugiere reducir el consumo de los ácidos grasos saturados", indicó Chowdhury.

Pero aclaró que se necesitan más estudios, en especial en gran escala, antes de modificar las guías alimentarias.

Linda Van Horn, de la Escuela Feinberg de Medicina de Northwestern University, Chicago, elogió el diseño de la revisión y opinó que muestra que algunos ácidos grasos son mejores que otros. Pero no lo suficiente para modificar las guías vigentes.

Van Horn, que presidió la Comisión Asesora de las Guías Alimentarias de Estados Unidos en el 2010 y es portavoz de la Asociación Estadounidense del Corazón, agregó: "La gente debería comer como lo recomiendan las guías alimentarias. Este estudio no cambia la información sobre el efecto adverso de las grasas saturadas".

Aclaró que el cuerpo humano no tiene necesidad biológica alguna de las grasas saturadas.

FUENTE: Annals of Internal Medicine

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022