Menos de 1.500 gramos | 26 NOV 13

Muchos debés de bajo peso serán adultos saludables

Esos pequeños son la mitad de la población de las unidades de terapia intensiva neonatales.
Fuente: Reuters 

Por Kathryn Doyle

NUEVA YORK (Reuters Health) - Aunque los bebés que nacen con menos de 1.500 gramos enfrentan muchos desafíos mientras crecen, un estudio demuestra que a muchos de ellos les va muy bien en la edad adulta.

Estudios previos habían indicado que esos niños crecen con un alto riesgo de padecer enfermedades físicas y mentales. Además, el rendimiento escolar y la interacción social serían más difíciles que para el resto de los chicos.

Pero cuando llegan a la edad adulta, muchos dejarían esos problemas atrás.

"Es como si, a pesar de todos esos desafíos durante el crecimiento y algunas cuestiones funcionales -como la miopía-, se pusieran al día", dijo el autor principal del nuevo estudio, doctor Brian A. Darlow, de la Universidad de Otago, en Christchurch, Nueva Zelanda.

Con su equipo, Darlow estudió a 230 jóvenes de 22 y 23 años. Todos habían nacido en 1986, en Nueva Zelanda, y con muy bajo peso (menos de 1.500 gramos).

Los autores observaron que pesaban unos 5,5 kilogramos (kg) menos y eran unos 4 centímetros (cm) más bajos que un grupo de 69 jóvenes que habían nacido con peso normal. Además, eran menos propensos a haber terminado el colegio secundario o alguna formación académica avanzada.

En ese grupo también era más común el uso de la asistencia social en algún momento de la vida, y lo mismo ocurrió con las sibilancias en el último año.

Pero ambas cohortes calificaron de manera bastante similar el nivel de autoestima y satisfacción con la vida. La aparición del déficit de atención con hiperactividad y el trastorno obsesivo compulsivo no varió entre los grupos, según publica el equipo en la revista Pediatrics.

Las escalas para evaluar los trastornos de conducta, depresión y ansiedad tampoco mostraron diferencias entre los participantes.

El consumo de tabaco y marihuana era similar entre los grupos, aunque eran menos los integrantes de la cohorte de nacidos con muy bajo peso que habían consumido otras drogas.

"Para mí, el resultado más importante es que a pesar de las diferencias, estos jóvenes calificaron su funcionalidad y calidad de vida de la misma manera que sus pares", indicó Darlow. "Piensan que están bien y debemos respetarlo", añadió.

Uno de cada 10 jóvenes que habían nacido con muy bajo peso había desarrollado una discapacidad moderada o grave a los 7 u 8 años de edad. Para el autor, ese fue un buen indicador de retraso con respecto al resto cuando sean más grandes.

A Darlow le hubiese gustado contar con un grupo más grande de jóvenes con peso normal al nacer.

"Lo que me parece que es más alarmante, y quizás muchos de mis colegas coincidirán, es la elevada proporción de jóvenes que habían nacido con muy bajo peso que dijeron tener pocos o ningún amigo", lo que coincide con estudios previos, indicó Eero Kajantie, que investiga la prematuridad y la salud a largo plazo en la Universidad de Helsinki, en Finlandia.

La mitad del grupo que había nacido con muy bajo peso dijo que tenía pocos amigos o ninguno, comparado con un tercio de la otra cohorte.

Aunque sólo el 1-2 por ciento de los bebés nacen con muy bajo peso, los autores publican que esos pequeños son la mitad de la población de las unidades de terapia intensiva neonatales.

FUENTE: Pediatrics

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022