Un recurso subutilizado | 05 NOV 13

El ejercicio "intensivo" beneficia a pacientes con insuficiencia cardíaca

Los programas de ejercicio duraron entre cuatro y 52 semanas.
Fuente: Reuters 

Por Andrew M. Seaman

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un equipo descubrió que los pacientes con insuficiencia cardíaca habían recuperado un 23 por ciento de la función cardíaca después de participar de programas físicos de intensidad relativamente alta, mientras que la mejoría con el ejercicio de baja intensidad no superaba el 7 por ciento.

"Tenemos que abrir los ojos y preguntarnos si la alta intensidad aumenta los riesgos o los beneficios. Pienso que lo que aumentan son los beneficios", dijo el autor principal, Neil Smart, profesor asociado de la Universidad de Nueva Inglaterra, Armidale, Australia.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por su sigla en inglés) estiman que la insuficiencia cardíaca afecta a unos 5,8 millones de estadounidenses. No tiene cura, pero los NIH aseguran que los médicos pueden ayudar a los pacientes a controlar la enfermedad para mejorar la calidad y la duración de sus vidas.

Una de las estrategias evaluadas en esos pacientes es el ejercicio, como el que se utiliza en los programas de rehabilitación cardiovascular. El equipo de Smart publica en la revista JACC: Heart Failure que estudios previos habían hallado que el ejercicio mejora la salud respiratoria y cardíaca en estos pacientes.

Pero el estudio comparativo más grande con un grupo control sólo identificó mejorías más leves que las esperadas. Muchos participantes habían abandonado el ejercicio, lo que dificultó la evaluación.

Ahora, los autores revisaron ensayos controlados, que son los más importantes de la investigación clínica. Identificaron 74 estudios que habían comparado a un total de 3.265 pacientes que hicieron ejercicio con 2.612 pacientes que no lo hicieron.

Doscientos cuarenta y un pacientes participaron de programas de ejercicio de alta intensidad. Otros 2.215 trabajaron con una intensidad alta, 672 lo hicieron con intensidad moderada y 137 ejercitaron con baja intensidad.

La intensidad depende de las capacidades individuales, lo que significa que lo que para una persona con insuficiencia cardíaca es alta intensidad, para un adulto sano puede ser una caminata a paso rápido.

Los programas de ejercicio duraron entre cuatro y 52 semanas.

Al inicio del estudio, se utilizó el consumo de oxígeno máximo de cada participante como una medida de salud cardíaca. Ese valor aumenta con el uso efectivo del oxígeno durante el ejercicio.

Durante los programas, el consumo de oxígeno aumentó un 23 por ciento con el ejercicio intenso, comparado con el 7 por ciento con el ejercicio de baja intensidad.

Un 23 por ciento más de consumo de oxígeno es un efecto que no pasa desapercibido en las personas con insuficiencia cardíaca, según opinó un experto ajeno al estudio.

Gordon Blackburn, especialista en fisiología del ejercicio y director del programa de rehabilitación cardíaca de la Clínica de Cleveland, Ohio, explicó que una persona con insuficiencia cardíaca advertiría que no siente tanto cansancio diario.

Comentó que la diferencia es suficiente como para sugerir que con el ejercicio de alta intensidad hasta podría disminuir la mortalidad. Pero el estudio no detectó diferencias en la mortalidad y las internaciones entre los grupos.

Blackburn señaló la importancia de destacar que este análisis se realizó con información obtenida durante programas físicos en entornos muy controlados y supervisados.

FUENTE: JACC: Heart Failure

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022