Análisis | 24 NOV 14

Obesidad y tendencias en reclamos por mala praxis para médicos y cirujanos

El propósito del presente estudio fue caracterizar las tendencias en los reclamos de mala praxis médica, relacionados con la obesidad, desde 1990 hasta 2009, a través de todos los campos de la medicina, con particular atención a los reclamos en cirugía general.
Autor/a: Dres. Weber CE, Talbot LJ, Geller JM, Kuo MC, Wai PY, Kuo PC Surgery 2013; 154(2): 299-304
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Referencias
Desarrollo

Introducción

La prevalencia de la obesidad en los Estados Unidos y mundialmente, ha aumentado marcadamente en las últimas décadas. Se ha estimado que dos tercios de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso y que un tercio es obeso [1-3]. Muchos estudios han demostrado que la obesidad tiene numerosos efectos adversos sobre la salud, calidad de vida y expectativa de vida. Como resultado de ello, han emergido nuevos campos en la medicina y cirugía para tratar y potencialmente “curar” a los pacientes de esa enfermedad crónica debilitante.

Desde un punto de vista médico, los medicamentos y dietas anti-obesidad han sido un área de mucha investigación y desarrollo desde la década de 1970.

Desafortunadamente, la misma ha estado plagada sólo de éxitos marginales y notorios retrocesos, debido a los efectos adversos colaterales. Desde Fen-Phen (retirada en 1997 debido a la valvulopatía) hasta Ephedra (prohibida en 2004), muchas drogas han llegado y se han marchado. Más recientemente, la sibutramina (Meridia) fue retirada en 2010, por el riesgo de eventos cardíacos adversos.

Actualmente, sólo 3 drogas para la pérdida de peso están aprobadas por la US Food and Drug Administration, para el tratamiento médico de la obesidad. El Orlistat, un inhibidor de la lipasa pancreática, vendido como Xenical por Roche, o de manera libre como Allis, es la única droga aprobada para tratamiento a largo plazo. Dos nuevas drogas fueron aprobadas en 2012 y han entrado ya en el mercado: lorcaserina (Belviq) y fentermina más topiramato de liberación prolongada (Qsymia) [4-6].

Desde un punto de vista quirúrgico, las altas tasas de obesidad estimularon grandes avances en el tratamiento operatorio de la obesidad. En 1993, aproximadamente 9.000 procedimientos bariátricos fueron realizados, primariamente bypass gástrico en Y de Roux, sin embargo, alrededor de 1999 el abordaje laparoscópico para la pérdida de peso comenzó a expandirse y la cirugía bariátrica vio un incremento exponencial. Para 2003, > 120.000 procedimientos bariátricos fueron realizados anualmente. También contribuyó a ese dramático incremento la introducción del bandeo gástrico ajustable laparoscópico en 2001.

Para 2004, había una meseta de aproximadamente 135.000 procedimientos bariátricos realizados anualmente. En 2008, > 90% de la cirugía bariátrica fue realizada laparoscópicamente, representando el bypass gástrico cerca del 70% de todos los procedimientos y el bandeo gástrico ajustable el otro 30%. Muchos estudios probaron la seguridad de esos procedimientos, citando una disminución en la tasa de mortalidad intrahospitalaria a < 0,1%.

Además, numerosos estudios citaron no sólo los beneficios de la pérdida de peso con la cirugía bariátrica, sino también excelentes beneficios metabólicos y de sobrevida a largo plazo [7-10]. Más recientemente, la gastrectomía laparoscópica en manga se ha convertido en el procedimiento dominante, representando el 36% de todas las cirugías bariátricas en 2012 [11].

Además de dar alas a esas nuevas modalidades de tratamiento en medicina y cirugía, la obesidad epidémica ha alterado también la praxis médica y quirúrgica habitual, porque el médico que trata a un paciente obeso debe tomar en cuenta su fisiología alterada y otras comorbilidades del síndrome metabólico.

Además, los diagnósticos y procedimientos de rutina son frecuentemente más difíciles en los pacientes obesos. Por lo tanto, los autores de este trabajo hipotetizaron que la obesidad ha alterado el panorama de los reclamos por mala praxis médica y quirúrgica. Un estudio previo realizado por ellos sobre este tema, mostró que había existido un aumento significativo en los reclamos de cirugía general asociados con la obesidad [12].

El propósito del presente estudio fue caracterizar las tendencias en los reclamos de mala praxis médica relacionados con la obesidad desde 1990 hasta 2009, a través de todos los campos de la medicina, con particular atención a los reclamos en cirugía general.


Métodos

La Physician Insurers Association of America (PIAA), establecida en 1977, es una organización con 60 compañías de seguro para responsabilidad profesional médica (CSRPM), que pertenecen y/o son operadas por médicos, hospitales, dentistas y otros profesionales de la salud. Más del 60% de los médicos con praxis privada en los Estados Unidos están cubiertos por esas CSRPM, que suscriben anualmente primas de mala praxis médica por alrededor de $ 5.2 billones (dólares estadounidenses). Desde 1985, las CSRPM que integran la PIAA, han estado suministrando datos anónimos de reclamos de mala praxis médica cerrados, a una base de datos llamada Data Sharing Project (DSP).

Actualmente, 25 de las 60 CSRPM suministran esa información semi-anualmente y la base de datos incluye información sobre > 274.000 reclamos. A partir de 2010, la indemnización total desde el inicio del DSP totalizó > $ 12,5 billones y la base de datos puede ser accesada para investigar reclamos e información sobre aquellos asociados con códigos específicos de la International Classification of Diseases, 9º edición (ICD-9). Por cada reclamo, la base de datos identifica el error alegado o la “desventura médica” principal, la severidad de la lesión, especialidad médica, procedimiento asociado con el reclamo, resolución del reclamo y pago total de indemnización asociado con el mismo [13].

Los autores buscaron en el DPS los reclamos cerrados asociados con los códigos de la ICD-9 para la obesidad, en 1990-1999 y 2000-2009, para pacientes con edad ≥ 18 años. Se registró el número total de reclamos así como el porcentaje de reclamos pagados, asociados con la obesidad y la información relacionada con el pago de indemnización. Además, se obtuvieron datos sobre el número de reclamos cerrados y pagados, estratificados por especialidad médica, para cada uno de los 2 períodos de 10 años. Finalmente, en relación con los reclamos en cirugía general por obesidad, se registró el número de reclamos cerrados y pagados, la información sobre el pago total de indemnizaciones y el resultado del reclamo (acordados, retirados/desestimados).

Este estudio fue efectuado con la aprobación del comité de revisión institucional. El análisis estadístico fue realizado utilizando la función de la prueba de Chi-cuadrado en Microsoft Excel.


Resultados

1990-1999

Se registró un total de  108.705 demandas en el DPS para el período 1990-1999. De esos reclamos, 32.196 (30%) resultaron en pago de indemnización. Cuando las demandas fueron ulteriormente limitadas a aquellas asociadas con el código ICD-9 para obesidad, el número total de reclamos desde 1990 hasta 1999 fue identificado como 411, siendo responsable por el  0,4% del total de las demandas en ese período. De esas 411 demandas relacionadas con la obesidad, a través de todas las especialidades médicas, 193 (47%) fueron reclamos pagados. La media del pago de indemnización para las demandas relacionadas con la obesidad, durante ese período, fue de $ 107.232, con un total de indemnizaciones de $ 20.695.711 (Tabla 1).

• TABLA 1: Características de los reclamos (Ver tabla)

En ese período de tiempo, la cirugía general fue la especialidad con el número mayor de reclamos cerrados por mala praxis, con un total de 198, representando el 48% del total de 411 demandas relacionadas con la obesidad. De esos 198 reclamos, 136 (69%) resultaron en pago al demandante. La praxis médica general y familiar fue la segunda, con un total de 88 reclamos cerrados o 21% del total. La medicina interna quedó tercera, con 53 reclamos, representando el 13% del total.

Las otras especialidades: cirugía plástica, cardiovascular y torácica, gastroenterología, anestesiología, ginecología, cirugía ginecológica y obstétrica, cardiología no quirúrgica, psiquiatría, cirugía ortopédica, otras especialidades no quirúrgicas, radiología, neurología no quirúrgica y terapia radiante, tuvieron cada una un puñado de demandas, redondeando los restantes 72 reclamos cerrados.

La suma media de indemnización pagada en nombre de los cirujanos generales por los reclamos relacionados con la obesidad fue de $ 96.352. La indemnización total por cirugía general en reclamos por obesidad fue de  $ 13.103.837. La especialidad con el pago promedio de indemnización más alto fue la cirugía torácica y cardiovascular, con una indemnización media de $ 373.537.

El error más comúnmente alegado por el demandante en los reclamos por obesidad en el período 1990-1999, fue el desempeño impropio del médico o del cirujano, representando 195 de 411 reclamos (47%). El procedimiento más común por el que se presentó una demanda fue por un “procedimiento quirúrgico del estómago”, representando 159 de 411 reclamos (39%).

El segundo y tercer procedimiento más comunes por los que se presentaron demandas fueron “prescripción de medicación” y “bypass gástrico”, con 94 (23%) y 40 (10%) reclamos, respectivamente. La lesión más comúnmente alegada, basado en el National Association of Insurance Commissioners Severity Index fue una injuria permanente menor, con 129 reclamos cerrados. Para señalar también, se completaron 66 reclamos por muerte del paciente, de los que 29 fueron pagados.
 
Finalmente, el pago de indemnización más grande registrado para ese período de tiempo fue de $ 1.650.000, pagado en nombre de un médico de familia, en un acuerdo por un error de medicación que resultó en una lesión mayor permanente.

Muy pocos de los 198 reclamos en cirugía general por obesidad fueron a juicio (n = 7). De esas 7 demandas, no obstante, sólo 1 fue decidida a favor del demandante. La gran mayoría de los reclamos (135; 68%) fueron arreglados antes del juicio. Finalmente, 56 (28%) fueron retirados o desestimados, sin pago de indemnización

2000-2009
En el siguiente período de 10 años, desde 2000 hasta 2009, se registró un total de 84.714 demandas en el DSP, de las que 23.140 (27%) resultaron en el pago de indemnización al demandante. Cuando se limitó por los códigos del ICD-9 para obesidad, un total de 1.591 reclamos fueron cerrados entre 2000 y 2009, representando el 1,9% del total de demandas por mala praxis. De esos 1.591 reclamos relacionados con la obesidad, se pagaron 224 (14%).

Debe señalarse que se trata de un descenso en el porcentaje de demandas por obesidad pagadas, a través de todas las especialidades, desde la década de 1990 (47%) a la de 2000 (14%; P < 0,0001). La media del pago de indemnización por los reclamos relacionados con la obesidad, en ese período de tiempo, fue también sustancialmente más grande, $ 312.668, con un total de indemnizaciones de $ 70.037.709 (Tabla 1).

En este período de tiempo, la praxis general y familiar fue la especialidad con el mayor número de reclamos por obesidad, con 613 demandas cerradas, representando el 39% del total de 1.591 reclamos. Sin embargo, debe señalarse que sólo 18 (3%) de esos reclamos fueron pagados, un porcentaje muy bajo comparado con el 30% de reclamos de medicina familiar en 1990-1999.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022