No detectaron más o menos psicopatologías | 06 JUN 13

Los aficionados al sadomasoquismo no están mentalmente enfermos

Los resultados "parecen contradecir las opiniones de la población en general y de los profesionales".
Fuente: Reuters 

Por Andrew M. Seaman

NUEVA YORK (Reuters Health) - Hay una buena noticia para las personas que disfrutan de las ataduras o el látigo en el dormitorio: un nuevo estudio dice que probablemente no tengan un trastorno mental.

Los resultados "parecen contradecir las opiniones de la población en general y de los profesionales", dijo Andreas Wismeijer, de la Universidad de Tilburg, Holanda, y coautor del estudio con Marcel van Assen.

Estudios previos habían sugerido que las actividades de sadomasoquismo o BDSM (por sus siglas en inglés) estarían asociadas con trastornos mentales y vulnerabilidad al abuso, según publican los autores en The Journal of Sexual Medicine.

Pero en su nuevo estudio, los investigadores hallaron que los devotos del BDSM no presentaban alteraciones mentales y mostraban un bienestar levemente superior que las personas que no realizan esa práctica sexual.

"Tenemos mucha literatura académica que habla de que estas prácticas son positivas y que no poseen características dañinas", dijo la doctora Beverly Stiles, que estudió a los practicantes del BDSM, pero que no participó del nuevo estudio.

"La gente que se identifica como parte de la subcultura no se consideran con problemas", dijo Stiles, responsable de sociología de Midwestern State University, Wichita Falls, Texas.

"Muchos estudios de Finlandia y otros países no detectaron más o menos psicopatologías (enfermedades mentales) en las personas que practicaban sadomasoquismo que en los grupos control", señaló el doctor Richard Krueger, especialista en comportamiento sexual, pero que no participó del estudio.

"Esas personas eran bastante equilibradas o hasta funcionaban mejor", dijo Krueger, profesor asociado de psiquiatría de la Facultad de Medicina y Cirugía de Columbia University.

Los autores reunieron a 902 aficionados del sadomasoquismo y a 434 personas que no practicaban esa subcultura para realizar un estudio sobre la personalidad, el bienestar y el manejo del apego y el rechazo.

Quienes practicaban el BDSM estaban tan sanos como el grupo control. De hecho, rindieron algo mejor en las preguntas para evaluar el neuroticismo, la apertura, la experimentación, el bienestar, la conciencia y la sensibilidad al rechazo que el grupo control.

Aun así, Stiles advirtió que los participantes fueron voluntarios, lo que quiere decir que podrían no ser una muestra representativa de la población general.

FUENTE: The Journal of Sexual Medicine, online

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020