Paso a paso a partir de un caso clínico | 27 MAY 13

Dispepsia, ¿cómo actuar?

Una síntesis actualizada de los recursos de diagnóstico, signos de alarma y criterios de derivación al especialista.
Autor/a: Dres. P A Cooke, G J Gormley, A Gilliland, M E Cupples BMJ 2011;343:d6234 doi: 10.1136/bmj.d6234

Viñeta clínica:

Una mujer de 35 años se presenta a la consulta por presentar desde hace tres meses sensación de ardor recurrente en la zona alta del abdomen. El síntoma empeora a la noche y no guarda relación con la actividad física. El malestar ha aumentado en frecuencia y no cede con los medicamentos de venta libre.

¿Qué se debe evaluar?

Este es un relato típico de dispepsia. La automedicación antes de la consulta es frecuente. Los síntomas principales son:  dolor epigástrico, pirosis y reflujo. Es importante controlar la aparición de síntomas atípicos o un aumento severo de éstos en presencia de los cuales es necesario excluir angina de pecho, cólico biliar o pancreatitis.

Puntos a considerar:

  • Signos de alarma en la historia clínica y durante la revisación del paciente.
     
  • Posibilidad de embarazo y su impacto en los síntomas y manejo.
     
  • Antecedentes personales: anemia perniciosa, esofagitis de Barret, displasia intestinal, cirugía previa por úlcera péptidica. Todas estas patologías se asocian a  un mayor riesgo de malignidad.
     
  • Antecedentes familiares: carcinoma gastrointestinal.
     
  • Medicación: consumo de medicamentos de venta libre o recetados. Los AINEs, antagonistas cálcicos, nitratos, teofilinas, bifosfonatos y los esteroides pueden aumentar el riesgo de su aparición o empeoramiento de los síntomas.
     
  • Historia social: eventos estresantes y ansiedad.
     
  • Estilo de vida: tabaquismo, hábitos alimentarios, peso, consumo de alcohol y cafeína.


¿Qué se debe hacer?

Para establecer el diagnóstico:

  • Indague sobre síntomas de ansiedad antes del diagnóstico y si se decide realizar endoscopia.
     
  • Informe al paciente que la dispepsia es una enfermedad común que habitualmente responde al tratamiento.
     
  • Disminuya o discontinúe cualquier medicamento que pueda estar agravando la enfermedad.
     
  • Aconseje sobre el estilo de vida,  abandono del tabaco, disminución de peso, reducir la ingesta de alcohol y cafeína y la realización de ejercicio físico.
     
  • Indique terapia farmacológica: realice pruebas para detectar H. pylori e indique tratamiento si es necesario.
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022