¿El "efecto Angelina"? | 20 MAY 13

Un hombre se sacó la próstata por miedo a desarrollar cáncer

Fue en Londres y es el primer caso que se conoce en el mundo. Al paciente, de 53 años, le habían detectado un gen que aumenta el riesgo de tener un tumor. Y decidió operarse en forma preventiva.
 
El rebote del caso Angelina Jolie no se demoró: durante la última semana hubo un aluvión de turnos en hospitales y clínicas porteñas de pacientes interesadas en hacerse la prueba genética que determinó a la actriz a practicarse una doble mastectomía. Pero mientras se esperaba que la extirpación de una glándula sea un fenómeno exclusivamente femenino, un inglés decidió pasar por el quirófano para que le sacaran la próstata. Sería el primer caso conocido en el mundo de un varón que pide que le extirpen un órgano en forma preventiva. El caso genera controversia: no es un práctica avalada por la comunidad científica. Sin embargo, un estudio reciente indica que el gen del que es portador, es predictivo del cáncer de próstata.
 
Del paciente se sabe que es empresario y tiene 53 años, está casado y tiene hijos, y cuenta con antecedentes de cáncer de próstata en familiares directos. Tomó la decisión tras someterse a un estudio en el Instituto Inglés para la Investigación del Cáncer, que detectó un gen que aumenta el riesgo de esa enfermedad, conocido como “BRCA2”. Según publicó el diario inglés El Independiente, apenas se entero de la decisión de Jolie –a quien el test genético le indicó que porta el gen BRCA1– conversó con su equipo médico para que lo operaran “por las dudas”.
 
“No se sugiere a ningún varón que se someta a una cirugía radical de próstata cuando no hay indicio de la enfermedad. Sin embargo, un instituto londinense determinó que la mutación de este gen protector para el cáncer denominada BRCA2 incrementa en ocho veces el riesgo de cáncer de próstata y esto lo puede padecer el 1,2% de la población. En este caso la cirugía estaría razonablemente indicada, aunque habría que esperar un poco para profundizar la investigación”, apunta el urólogo Adolfo Casabé, miembro de la Sociedad Argentina de Urología, al frente del sector de Medicina Sexual del Durand y director médico de IME.
 
Al principio, los médicos se negaron la extraerle la próstata (que era sana), sobre todo por la consecuencias que implica la operación. Pero el cirujano Roger Kirby decidió que la presencia del gen justificaba la intervención quirúrgica, inédita en su tipo. Los estudios previos a la operación indicaban que los tejidos extraídos al paciente habían sufrido algunas mutaciones malignas que en el futuro podían desarrollar la enfermedad. La sorpresa luego de la operación fue que un estudio más profundo reveló la presencia de células cancerígenas.
 
“Este tipo de intervenciones son depresoras. Se hace sólo cuando hay un diágnóstico que indica presencia de células malignas”, señala Guillermo Gueglio, subjefe de Urología del Hospital Italiano. Y agrega: “Entre las consecuencias está la infertilidad, la posibilidad de sufrir disfunción erectil y problemas para orinar ”, agrega. La próstata está ubicada enfrente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria. Tiene un función sexual importantísima: contiene células que producen parte del líquido s
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022