Seguridad | 24 JUN 13

Detección clínica de eventos adversos severos post-inmunización

El presente artículo destaca la necesidad de que todo el personal de salud se comprometa en el correcto seguimiento, diagnóstico y reporte de eventos adversos post-inmunización.
Autor/a: Dres. S. Elizabeth Williams, Kathryn M. Edwards, Roger P. Baxter, Philip S. LaRussa, Neal A. Halsey, Cornelia L. Dekker y col J Pediatr. 2013 Feb 26. pii: S0022-3476(13)00062-0

Muchos eventos ocurridos después de la vacunación se atribuyeron a las vacunas, cuando en realidad la asociación era a menudo debida al azar. Sin embargo, como en cualquier intervención médica, hay veces en que los eventos adversos son debido a las inmunizaciones. Es un desafío para el pediatra y un foco importante para la ciencia de seguridad en vacunas distinguir los eventos que están causalmente relacionados con las vacunas, de los eventos coincidentes. Considere un niño que presenta una meningitis aséptica después de la vacunación. Debido a la relación temporal, uno puede sospechar que las vacunas son la causa, y sin embargo el aislamiento posterior de enterovirus en líquido cefalorraquídeo implica una infección por el mismo. El término evento adverso post inmunización (EAPI) se define como cualquier evento adverso que se produce después de la inmunización, independientemente de la asociación causal. EAPI es la forma preferida de describir estos eventos clínicos porque el término está libre de implicaciones sobre la relación causal y favorece una apertura mental sobre el papel de las vacunas. Los EAPIs son una parte común de la práctica clínica de rutina. La red de Evaluación de Seguridad de la Inmunización Clínica (ESIC) revisó muchos casos individuales de EAPIs y encontró que cuando se completa una investigación exhaustiva de las etiologías alternativas de los EAPIs, a menudo se identifican otras causas para el evento. Sin embargo, raramente se realizan estas evaluaciones integrales. Los autores describen un enfoque gradual para la completa evaluación de los EAPIs graves por los profesionales de la salud. El objetivo principal es poner de relieve el importante papel de los profesionales de la salud en este esfuerzo por evaluar activamente las causas más probables de eventos graves que se producen después de la inmunización.

Enfoque general para la evaluación de EAPIs severos

Paso 1: Establecer un diagnóstico claro
Muchos EAPIs se pueden clasificar utilizando la Colaboración Brighton, una red mundial independiente de científicos que desarrollaron definiciones específicas de casos para EAPIs seleccionados asignando niveles de certeza diagnóstica. Las definiciones de caso de la Colaboración Brighton son particularmente útiles para comparar los EAPIs entre individuos, regiones y países, y los autores alentaron a los participantes a utilizar las definiciones de Brighton para EAPIs cuando fuera posible. La aplicación de la definición de caso de Brighton para el síndrome de Guillain-Barré fue utilizado por los investigadores de ESIC para clasificar los casos de polineuropatía desmielinizante reportados al Sistema de Reporte de Eventos Adversos de Vacunas (SREAV) luego de recibir la vacuna monovalente de influenza H1N1 de 2009.

Paso 2: Considerar si el momento del EAPI concuerda con el conocimiento previo y con los mecanismos biológicos conocidos
Si se conocen los "intervalos de riesgo" para los EAPIs, es importante aplicar estos intervalos en la evaluación de los mismos. Por ejemplo, si un niño tiene una convulsión febril 3 días después de la aplicación de la vacuna de sarampión, paperas y rubéola (SPR), un padre podría considerar que la inmunización es la causa de la convulsión. Sin embargo, el pico de replicación del virus de la vacuna se produce 1-2 semanas después de la vacunación, y el período de riesgo elevado de fiebre y convulsiones febriles después de la vacuna triple viral suele ser de 7-10 días (rango 5-12 días) después de la inmunización. Por lo tanto, es improbable que una convulsión febril que ocurra 3 días después de la inmunización sea causada por una vacuna SPR.

Sin embargo, para muchos EAPIs graves, el período de riesgo aumentado después de la vacunación no es claro. En estos casos, los autores recomendaron al personal de salud que documente cuidadosamente el curso temporal del EAPI en relación con la vacunación. La historia natural de este evento adverso también debe ser reportada al SREAV para que esta información pueda ser recopilada y conduzca a una mejor comprensión del intervalo de riesgo de eventos similares en el futuro. La relación temporal es también útil para los investigadores de la red ESIC si el evento se evalúa en este formato.

Paso 3: Llevar a cabo una evaluación completa de todas las posibles causas no vaccinales de EAPI y buscar evidencia de que la vacuna podría estar causalmente relacionada con el evento
Este paso es crítico en la determinación de la relación del EAPI con la inmunización y necesita ser completado en el momento del EAPI por el pediatra o profesional de la salud. Las evaluaciones etiológicas completas a menudo no se realizan por una variedad de razones, incluyendo: (1) la percepción de que la definición de la causa no afecta el manejo del paciente; (2) dichas evaluaciones se asocian con costos excesivos; (3) el personal de salud cree que la vacuna era la causa probable; o (4) el personal de salud no sabía cómo llevar a cabo dicha evaluación. ESIC revisó los eventos adversos neurológicos graves reportados al SREAV después de la vacuna de influenza pandémica H1N1 y se encontró que cuando se llevaron a cabo las investigaciones etiológicas, se identificaron a menudo causas alternativas (más probables) del EAPI (por ejemplo, la ocurrencia de infección por Campylobacter, Micoplasma, o citomegalovirus antes del síndrome de Guillain-Barré). Aunque se identifique un agente infeccioso en el momento del evento no puede descartarse completamente cualquier posibilidad de que la vacuna esté relacionada con el evento, y este hallazgo disminuye la probabilidad de una asociación causal con la vacuna.

Es muy importante descubrir otras causas posibles y probables de EAPIs graves por 2 razones: (1) la investigación asegura que el personal de salud y los pacientes tengan información clínica completa que les permita tomar decisiones informadas con respecto al manejo actual y las futuras inmunizaciones; y (2) estas evaluaciones mejorarán el conocimiento colectivo del verdadero riesgo de un evento después de la recepción de vacunas específicas, ayudando así a aclarar si estos EAPIs son probablemente "causales" o "coincidentes."

Paso 4: El personal de salud debe reportar cualquier EAPI clínicamente significativo o inesperado al SREAV
Varios eventos deben reportarse  por ley. SREAV es el sistema de notificación espontánea de EAPIs en los Estados Unidos. Aunque el SREAV tiene limitaciones inherentes a cualquier sistema de vigilancia pasiva, los reportes al SREAV generaron hipótesis que pueden ser probadas utilizando las bases de datos basadas en la población, tales como la base de datos de Seguridad de Vacunas. Por ejemplo, en 1998, un grupo de reportes del SREAV notificando invaginación intestinal en lactantes después de la recepción de la vacuna tetravalente del rotavirus condujo a más estudios, lo que resultó en que la compañía farmacéutica eliminara la vacuna del mercado.

Paso 5: Evaluar la asociación causal del EAPI con la(s) vacuna(s) usando toda la información clínica recolectada como se explicó anteriormente

Incluso con la información clínica completa, si el personal de salud está preocupado por que el EAPI tenga una relación causal con la vacunación, la evaluación puede ser difícil y puede requerir la consulta con subespecialistas o expertos en seguridad de vacunas, como la red ESIC. Uno de los propósitos primarios de ESIC es revisar los EAPIs clínicamente complejos. Los investigadores de ESIC revisan todos los datos relacionados al EAPI, discuten el caso con expertos de subespecialidades e idealmente el personal de salud que lo solicita, y responde preguntas específicas, típicamente relacionadas con la causalidad y futuras inmunizaciones. El personal de salud puede dirigirse a la red a través del sitio web de la ESIC (http://www.cdc.gov/vaccinesafety/Activities/CISA.html). ESIC también desarrolló una herramienta de evaluación de la causalidad para ser usada por el personal de salud que guía a los proveedores a través de un algoritmo para determinar la causalidad. Dado que la información respecto al diagnóstico, la oportunidad y la evaluación de otras causas conocidas es intrínseca al algoritmo, es necesario completar los pasos 1 a 3 para determinar causalidad usando esta herramienta.

Evaluaciones globales de los estudios de caso de EAPIs
Para ilustrar las complejidades relacionadas con las evaluaciones globales de los EAPIs, se discuten 2 ejemplos de casos clínicos de EAPIs.

Varicela
Un niño de 1 año de edad se presenta con una erupción vesicular después de la recepción de la vacuna contra la varicela. El primer paso es caracterizar exactamente las lesiones y la presentación clínica como consistente con varicela. El paso 2 consiste en examinar si las lesiones y síntomas ocurrieron durante un intervalo de riesgo plausible después de la vacunación. El intervalo de riesgo reportado para la erupción de la varicela después de la vacuna contra la varicela es de 5-42 días, y el período de incubación habitual después de la infección por varicela tipo salvaje es generalmente de 14-16 días. Para establecer la verdadera causa de la erupción (es decir, la vacuna frente a la varicela de tipo salvaje) con el mayor nivel de certeza (paso 3), el personal de salud debe: (1) obtener muestras biológicas para confirmar la presencia de varicela; y (2) utilizar métodos moleculares para determinar si es una cepa de tipo salvaje o de la vacuna. Una consulta con un especialista en enfermedades infecciosas probablemente facilitaría la logística de esta evaluación. La confirmación de causa (es decir, cepa de virus de varicela tipo salvaje o de la vacuna) da lugar a una clara evaluación de la causalidad (paso 5).

Si la erupción fuera diseminada y se asociara con la cepa de la vacuna, se requeriría investigación adicional, porque las infecciones diseminadas del tipo de la vacuna suelen aparecer en caso de inmunodeficiencia.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022